La primavera ya planea sobre nosotros

 


(Foto de Nina Leen)

(Foto de Louise Dahl-Wolfe)


(Foto de Annie Leibovitz)

Aunque parece que el invierno ha comenzado y que su reinado será ahora mismo trending topic, en realidad ya los días y las noches anotan los segundos para que la primavera avance y ocupe su sitio, su ancestral puesto de llevador de sueños, de semilla de frutos y de lanzador de rosas al paso del amor recién nacido. ¿Por qué entonces el día amanece tan triste? te preguntas. No es posible que el sol te entristezca y las nubes te arropen con su manto gris, desarbolado y húmedo. Pero así es. La alegría te conmueve más allá de los gritos, de las risas y del olor a abrazos. Por qué, te lo preguntas a cada instante y no tienes respuestas. 

Cuando la vida te trae una gran desgracia, una pérdida antinatural, entonces todas las fechas, los aniversarios, las fiestas, las acciones cotidianas, parece que se convierten en una gran laguna convulsa. Notas la cercanía de su cumpleaños, del día de su Santo, notas la ausencia en cada acontecimiento, en cada situación, en cada problema o en cada alegría. Ya sabes que no eres la única persona que ha sufrido algo así, pero eso no te consuela. Simplemente te sigues preguntando por qué y arrastras las horas como si fueran un gran peso que ni siquiera conoces cómo soportas.

Comentarios