La cara más oculta de la vida

 


En el debate de la meritocracia no tengo una opinión cualificada. Me temo que, conforme pasan los años, mis opiniones son, en todo, menos cualificadas que antes. En realidad fue la arrogancia de la juventud la que me hizo ver que sabía cosas. He actuado como experto cuando la ignorancia todavía me poseía en grado sumo. Y, al transcurrir los años, voy ganando en invisibilidad y perdiendo en altavoz. Nadie me pregunta lo que opino de las cosas. Soy una sin-opinión de libro. No es que no sepa ni conteste. Es que cada vez me interesan menos debates. Y los únicos que me llaman la atención son aquellos que nadie abre en público. Así que no existen. Hablo conmigo misma por eso. Y esa conversación, ya lo dijo Machado, es imparable. Recorro las horas como si fuera Vivian Maier e intentara atrapar con su cámara la cara oculta de la vida. 


Quizá mi afición de ahora a la fotografía tiene que ver con la condensación de las ideas, con ese resumir necesario, porque los discursos largos me cansan y, a la mitad de ellos, me encuentro buscando en otro lado ese resumen del pensamiento que va a completar mis ideas. No creo en los expertos y eso es un problema. No creo en las dictaduras del filósofo y solo en los libros que otros escribieron sin la pretensión de adoctrinar me parece que existen verdades duraderas, o mentiras duraderas, que es lo mismo. Vivian Maier hizo algo parecido, creo. O, al menos, eso es lo que me sugieren sus fotos. 


Por eso, cuando esto haciendo una tarea siempre termina surgiendo la pregunta: ¿Para qué? Y a veces la abandono. Mucho peor si añado otra pregunta: ¿para quién?. Nada. 

Si naces en una buena familia, si no tienes problemas económicos que te lleven a estudiar lo que sea para poder trabajar cuanto antes, si su autoestima está en su sitio, si adquieres contactos y una buena red de relaciones, si tienes suerte y la vida te respeta...entonces seguramente no pasan los años haciéndote esas preguntas. Pero, en caso contrario, lo único que tienes es el convencimiento de que las cosas podían haber sido de otra forma. Tú tienes la materia prima: la inteligencia, el talento, el ingenio, el trabajo. Pero el resto no depende de ti. Como le ocurrió a Vivian Maier. Esa es la cara más oculta de la vida. Nunca una chica de barrio conseguirá ganar el premio Nobel. 


Fotos: Vivian Maier. 


Comentarios

Entradas populares de este blog

"Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante"

El verano es (también) tiempo de lecturas

Historia de un narcisista: incapaz de amar

Los tres golpes de Tomás de Perrate

"Diario de una soledad" de May Sarton

Leyendo a Alberti, con un cuadro de Sisley