"La librera de París" de Kerri Maher

 


La librera de París

Kerri Maher

Traducción de Ana María Martínez

Editorial Navona (navonaed.com). Barcelona

Imagen de la cubierta Terry Miura

Primera edición febrero de 2022


Este año en que se conmemoran los cien de publicación del "Ulysses" de Joyce, he aquí que sale a la luz, en forma novelada, la historia de la persona que creyó en él y en su libro. Sylvia Beach, que es una joven americana, abre una librería en París en el año de 1919. Su nombre es "Shakespeare and Company", se ubica en el 12 de la calle Odéon, y existirá entre los años 1919 y 1941. La más famosa librería del mundo está llamada a ser un templo de los libros, un lugar de estancia y paso de lectores, artistas y escritores, y, sobre todo, el lugar de acogida de ese libro que estaba prohibido en los Estados Unidos. Junto con su amiga Adrienne Monnier, Sylvia encuentra en la apertura de su librería una forma de perfilar su vocación en torno a los libros y es, precisamente, ayudar y apoyar a los autores. Su amistad con Adrienne es uno de los faros del libro y ambas forman un equipo en el que hay talento y también contradicciones. 

Para entender el enorme deseo que tiene Sylvia de asentarse en un lugar concreto que le sirva de hogar y de refugio hay que conocer su vida itinerante y la forma en la que su familia y ella se mueven de un lado a otro del mapamundi. Por eso París significa para ella ese sitio al que siempre quería regresar (así comienza el libro: "Era difícil no sentir que París era el lugar") y mucho más cuando decidió situar allí su negocio, esa librería que abriría las puertas a lo más importante de la llamada Generación Perdida y que se hace famosa con su lucha por la publicación del libro de Joyce. Allí se vendían otros libros prohibidos como la famosa novela de D. H. Lawrence "El amante de Lady Chatterley", que fue considerada pornográfica y por ello prohibida tanto en el Reino Unido como en los Estados Unidos. En realidad, la librería era una especie de oasis de libertad. 

Por el libro cruzan todos los personajes importantes, artistas, escritores, editores, de las primeras décadas del siglo XX, un tiempo convulso. Scott y Zelda, Hemingway, Ezra Pound, Gertrude Stein, el editor Perkins, Joyce por supuesto, son los nombres más relevantes pero no los únicos. Entre ellos hay tanta rivalidad, como relaciones de afecto y admiración. Sus historias personales se entrecruzan y se mezclan con su producción literaria y artística. Están allí y confluyen todos en ese momento crucial de la historia de Europa que es el período comprendido entre la primera y la segunda guerras mundiales. Como sucede con toda historia de escritores, no siempre brilla el buen rollo o el ánimo festivo entre ellos. Las disputas personales, las envidias, las reticencias, las búsquedas, todo se mezcla en un mosaico incomparable en el que los lectores somos capaces de hallar voces que reconocemos y que nos han salido al paso en ese itinerario de lecturas que todos tenemos. 

Los hechos narrados comienzan en 1917 y terminan en 1936, formando así las cuatro partes en que el libro se divide, pero la autora nos ofrece al final un resumen de lo que sucedió tanto con Sylvia Beach como con Adrienne Monnier y este relato llega hasta años posteriores. Ambas fueron nombradas caballeras de la Legión de Honor Francesa, en años sucesivos. Sylvia siguió viviendo en París donde fallecería en 1962. Desde 1937 no tenía contacto alguno con Adrienne. Esa es una mala noticia, su amistad no sobrevivió. La librería desapareció en su ubicación original pero sigue todavía existiendo una con ese nombre en el 37 de la calle Bûcherie. Aún es un lugar de peregrinación y su conocida imagen exterior aparece en multitud de ilustraciones, incluso en escenas de películas. En 1941 los nazis tuvieron la intención de acabar con la librería pero Sylvia consiguió, con ayuda de algunos amigos, sacar antes todos los libros y disimular el rótulo de la tienda, impidiendo así el saqueo y, quizá, el incendio. Pero Sylvia no se libró de estar internada hasta seis meses en un campo de trabajo. Después de eso, ya en tiempo de paz, nunca más reabrió la librería.

Esa época fascinante tiene su memoria depositada en los libros de los autores que la vivieron y que forman parte de la historia de la literatura. Pero su recreación novelada, como se hace en este libro, puede acercarnos pequeños detalles que la gran historia no saca a la luz y que hace más humanos y más asequibles a todos aquellos genios que se unieron en una misma época de forma extraordinaria. Eso es lo que consigue Kerri Maher con su libro, después de haber ahondado en otras figuras importantes y mediáticas como la familia Kennedy o Grace Kelly. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

"Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante"

"Nudos de vida" de Julien Gracq. Una fascinación sin compromiso.

Historia de un narcisista: incapaz de amar

Seis libros para leer junto a las buganvillas

Mary Wesley: maliciosa sencillez