A. G. MacDonell: un escocés en la corte del humor inglés


  De modo que hay casualidades en esto de los libros. Magia. Estoy convencida de que existe una clase de magia en la literatura que te acerca a la gente que lee lo mismo que tú, que te pone por delante el libro que estás necesitando ese día o que, como en este caso, te lleva, a través de una novedad editorial, a bucear en la vida y la obra de un tipo excepcional. Comencé con lo nuevo de Siruela y llegué a la editorial Belvedere, que me causa tanta ternura porque son editores que creen en lo que hacen. Magia pura. 

Archibald Gordon MacDonell nació en Poona (India) el 3 de noviembre de 1895 en el seno de una familia de origen escocés. Es un escocés colonial, podíamos decir. Y llevó una vida tan interesante que merecería ser escrita, es más, quizá haya sido escrita, quizá en sus obras, por ejemplo en esa "Autobiografía de un sinvergüenza" publicada en español por Belvedere, haya muchos rasgos y muchas aventuras suyas. Porque fue deportista, un golfista excelente, periodista, escritor de cuentos, locutor de radio, actor, dramaturgo, ensayista de temas históricos, teniente en la primera guerra mundial, inválido de guerra, y, por último, escritor de novelas, algunas de ellas policíacas. También se casó dos veces y tuvo una hija. Y usó varios pseudónimos y formó parte del Partido Liberal, por quien fue candidato. No le faltó de nada y no sé por qué en las únicas fotos que se conservan tiene siempre esa expresión tan seria y poco afectiva que en nada casa con su forma de escribir. 


Con el pseudónimo de Neil Gordon publicó una serie de novelas policíacas:

El misterio de Bleston (1928)

Veneno del profesor (1928)

Asesinatos silenciosos (1929)

La coartada del Big Ben (1930)

Cuerpo encontrado apuñalado (1932)

Los asesinatos de Shakespeare (1933)

Y con su propio nombre otros libros, el primero de los cuales es el más famoso de todos: 

Inglaterra, su Inglaterra (1933)

Qué parecido a un ángel (1934)

Napoleón y sus mariscales (1934)

Una visita a América (1935)

Señores y amos (1936)

La autobiografía de un sinvergüenza (1939)

Huida de una dama (1939)

En español se han publicado, salvo error, tres de ellos: La Autobiografía de un sinvergüenza e Inglaterra, su Inglaterra, ambos por la editorial Belvedere y Los asesinatos silenciosos por la editorial Siruela, que acaba de salir. 



"Autobiografía de un sinvergüenza" escrito originalmente en 1939, se publicó por Belvedere, con traducción de Ricardo Bestué en 2016. Por su parte, "Inglaterra, su Inglaterra", de 1933, lo publicó la misma editorial, traducido por M. A. Herranz, en 2014. 

La editorial Siruela acaba de sacar a la luz "Los asesinatos silenciosos", que había salido con el pseudónimo de Neil Gordon en su momento. La trama es muy ingeniosa y el estilo del autor irónico, divertido y con un doble sentido que te atrapa. La traducción es de Pablo González-Nuevo. Los asesinados, que aparecen con un cartón indicando un número, Tres, Cuatro, Cinco, dan pie a una investigación de los miembros de Scotland Yard, el inspector Dewar y el superintendente Bone, que se preguntan dónde están los que llevan el número Uno y el Dos. La búsqueda de la solución les llevará hasta Sudáfrica desde la campiña inglesa. 

La gran novela policíaca británica, siempre adobada de tazas de té y de sentido del humor, tiene en MacDonell un genial representante, que merece la pena conocer y disfrutar. Esperemos que haya más traducciones y que tengamos un buen repertorio de sus obras a nuestra disposición. El escritor murió repentinamente en Oxford en 1941. 

MacDonell es de la misma generación de otros dos grandes escritores de novela policíaca, también adobada con ese especial sentido del humor británico. Se trata de dos viejos conocidos de este blog que tampoco gozan de un gran conocimiento entre los lectores españoles. Richard Hull y Josephine Tey. 
Richard Hull nació en Londres en 1896, un año después que MacDonell pero tuvo una vida más larga, pues murió en 1973. Por su parte, Josephine Tey es del mismo año, 1896, y murió en 1952. Tey es también escocesa, porque nació en la localidad de Inverness. 

Ambos, Hull y Tey, han escrito una cantidad importante de novelas policíacas, con un estilo característico, mucho más corrosivo en el primer caso. De Hull he reseñado en este blog su magnífica "El asesinato de mi tía", publicado por Rara Avis, de la Editorial Alba, que es un caso maravilloso de prosa desternillante. Y de Tey he reseñado aquí todos sus libros publicados en español, todos por la misma editorial, Hoja de Lata, que ha hecho una extraordinaria labor al respecto. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

"Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante"

Historia de un narcisista: incapaz de amar

Elizabeth Bennet: la emoción inteligente

Moda femenina en la época de Jane Austen

De cómo el señor Darcy rechaza a Elizabeth

La extraordinaria vida de Muriel Spark

El año en que fui Tamara

"De vuelta a casa" de María Sanz

Quien no tiene padrinos...

En septiembre