Los libros de marzo 2022

 El mes de marzo me ha traído siete lecturas interesantes y alguna más que no me ha llegado a gustar por lo que no las menciono. Ya sabéis que las críticas negativas no suelo hacerlas. Prefiero resaltar lo que me gusta. 

*Protege a tus hijas, de Diana Tutton, editado por la editorial Alba en su colección Rara Avis. Intrigante, dura, desasosegante, difícil. 

*Las costumbres nacionales, de Edith Wharton, editado también por la editorial Alba. Una de las genialidades de la escritora, llena de matices. 

*Lo que quiero decir, de Joan Didion, prólogo de Elvira Navarro, editado por Random House Mondadori. Especie de ensayo biográfico muy interesante. 

*La muerte llega a Pemberley, de P. D. James, editado por Bruguera. Una recreación bien hecha de una aventura a partir de "Orgullo y prejuicio".

*La anciana señora Webster, de Caroline Blackwood, de Alba Editorial, colección Rara Avis. Raro, encantador, complicado, oscuro y, a la vez, brillante. 

*Ética para valientes, de David Cerdá, editado por Rialp. Un acertado ensayo sobre un tema fundamental en nuestro mundo de hoy. Muy educativo. 

*Edith Wharton, una mujer en la edad de la inocencia, de Jorge Freire. Editado por Alrevés ediciones. Estupenda biografía, bien escrita, llena de aclaraciones y de ideas suculentas. 

De cada uno de ellos he aprendido cosas y con cada uno de ellos he disfrutado. Placer y aprendizaje es un binomio fundamental. Algunos los he leído en e-book y otros en papel. Las fotos os dicen en qué formato estaba cada cual. Son en total una biografía, dos ensayos y cuatro novelas. De todos ellos hay reseña en este blog, que os he enlazado con los títulos respectivos. 







Comentarios

Entradas populares de este blog

"Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante"

Historia de un narcisista: incapaz de amar

Elizabeth Bennet: la emoción inteligente

Moda femenina en la época de Jane Austen

De cómo el señor Darcy rechaza a Elizabeth

La extraordinaria vida de Muriel Spark

El año en que fui Tamara

"De vuelta a casa" de María Sanz

Quien no tiene padrinos...

En septiembre