Elizabeth Inchbald: la actriz que inspiró a Jane Austen

 

(Retrato de Elizabeth Simpson Inchbald por Sir Thomas Lawrence, 1796)

Elizabeth Inchbald nació el 15 de octubre de 1753 en Stanningfield, Suffolk, y murió el 1 de agosto de 1821 en Kensington. Es, pues, contemporánea de Jane Austen. Se trata de una personalidad muy interesante por muchos motivos. Fue novelista, actriz y dramaturga. Una mujer de vida curiosa y apasionante. 

Era la octava de los nueve hijos del granjero John Simpson, que murió cuando ella tenía ocho años, y de su esposa Mary Rushbrook. La forma en que la familia salió adelante en estas circunstancias no me ha llegado pero tiene su interés. Se trataba de una familia católica, que educó en casa a sus hijos, como, por otro lado, solía pasar. Lo más extraordinario de Elizabeth es que cuando tenía dieciocho años, en 1772, se fue a Londres siguiendo los pasos de su hermano, George, que hizo lo mismo dos años antes, para actuar en teatros como actriz. Puedo imaginarme la vida en esta situación, la forma en la que ambos debían esforzarse para sobrevivir y los episodios que vivirían. En las referencias a Elizabeth siempre se recoge que sufrió acoso sexual, lo que no resulta nada extraño, habida cuenta la forma en que la sociedad veía a las actrices y la gente con la que debía tratar. 

Tras su boda con otro actor, Joseph Inchbald, del que tomó su apellido, pasó a formar parte de una compañía teatral, la West Digges, y ambos se hicieron amigos de otros famosos actores, entre ellos la gran Sarah Siddons y su hermano. El nombre de Sarah Siddons nos debe resultar familiar porque es el nombre del premio que recibe, en "Eva al desnudo", la joven promesa Eva Harrington al principio (y al final, porque todo es un flashback) de la película. La pareja vivió en diversos lugares del Reino Unido, al mismo tiempo que trabajaba en teatros diferentes. Liverpool, Canterbury fueron su hogar, además de Londres y Dublín, incluso cuando murió su marido en 1779, porque ella siguió su carrera artística en solitario. Estuvo en total diecisiete años como actriz. Sin embargo, no se conformó con actuar, sino que tuvo una vida profesional muy polifacética: escribía sus propias piezas teatrales, comedias, dramas y farsas, además de adaptar otras. 

Elizabeth Inchbald fue, también, novelista. Ha dejado escritas y publicada dos novelas "A simple story" de 1791 y "Nature and Art" de 1796. Además de eso escribió su autobiografía en cuatro volúmenes pero mandó destruirla aconsejada por su confesor antes de su muerte. Lo que sí han quedado son sus diarios, dos tomos que se publicaron por primera vez en 1833, cuando ella ya había muerto. 

En 1798 escribió y puso en escena una obra teatral "Lovers' Vows", que inspiró a Jane Austen para su novela "Mansfield Park". Un año antes de ese estreno Elizabeth sostuvo una disputa pública con Mary Wollstonecraft. Ambas eran mujeres muy viscerales y con ideas propias. A Elizabeth se le reconoce su naturaleza apasionada y su radicalismo político, además de un gran amor por la independencia, aunque todo esto se veía lastrado en cierto modo por su deseo de respetabilidad social. 

La tarea de escritura que realizó tiene una vertiente crítica y de edición, pues se encargó de editar los 25 volúmenes de "The British Theatre", entre 1806 y 1809, así como "The Modern Theatre", 10 volúmenes publicados en 1811. 

En el volumen 14 de la Encyclopedia Britannica aparece una entrada con su nombre que señala los papeles que interpretó en el teatro: Cordelia, Ana Bolena, Jane Shore, Calisto, Calumnia, Lady Anne, Lady Percy, Lady Elizabeth Gray, Desdémona...entre otros. En 1780 estaba en la plenitud de su fama y actuaba en el Covent Garden. Su repertorio era tanto clásico, shakespeariano y también moderno. 

Elizabeth Inchbald es una de tantas mujeres escondidas, ocultas en la historia, pero que tuvieron una vida apasionante y un papel propio en las artes de su tiempo. Resuelta curioso ver su actividad pionera, tanto en la interpretación como en la dramaturgia. Asimismo, cómo la religión influyó en su forma de pensar, hasta el punto de perderse su autobiografía, un material tan valioso que hoy sabríamos mucho más de ella y de su época. El hecho de que Jane Austen conociera su obra pudo deberse a que la viera actuar. A veces ella iba a Londres con su hermano Henry y acudía al teatro. Quizá Elizabeth y Jane se encontraron cara a cara. En todo caso, ahí está "Mansfield Park" y ahí está la extraordinaria Elizabeth Inchbald, una mujer singular. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

"Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante"

Violeta Ayala: "A las siete en Moscú"

Duelos

Maria Edgeworth: sin habitación propia

María Sanz: a la intemperie

Ana Bustelo: de ida y vuelta