"La mejor voluntad" de Jane Smiley

"La mejor voluntad" tiene por título original "Good Will", un libro que la autora escribió en 1989 y se ha publicado por la editorial Sexto Piso en 2021. Es una historia que combina lo espeluznante con lo paradisíaco, lo tenebroso con lo cercano, lo abominable con lo didáctico. Una novela de ciento treinta páginas que va de menos a más, lo que no quiere decir que no te atrape desde el principio. No. Te atrapa convenientemente y va tirando de la cuerda que te ha colocado encima, lector, hasta que no puedes desprenderte de ella. Estoy segura de que mucha gente la leerá de un tirón, como he hecho yo misma. La cosa parece bucólica y se cuenta cómo una familia de tres, padres y un hijo de siete años, puede autoabastecerse, vivir de la naturaleza, del trueque con otras personas, de sus propias manos, sin lujos, sin televisión, con un solo reloj (esto es importante), con sábanas hechas a mano, sopas guisadas sin intervención alguna de productos del supermercado, en un lugar construido por ellos y haciendo la vida que quieren hacer. 

Dicho así parece un clarísimo "desprecio de corte y alabanza de aldea" pero, cuidado, porque en cualquier momento surge un destello que lo modifica todo. Un destello de violencia, un destello de interés, un destello de desasosiego, una caja de cerillas, un destello de llamas que lo arrasan todo. Cuando parece que todo tiene su porqué y su sentido, que esta gente ha acertado de pleno en su elección, entonces Jane Smiley introduce, poco a poco y casi sin molestarnos, esos destellos que llegan al terrible, impensable, durísimo, capítulo final. Una muñeca rota, un abrigo destrozado a tijeretazos, un resplandor en la noche. 

Robert, el padre de familia, es el que cuenta la historia. En realidad ese modo de vida es obra suya. Con sus manos ha conseguido crear una estructura diferente para su familia, para Liz y para Tom, su hijo. En un espacio enorme de Pensilvania, rodeado de campos y con el pueblo más cercano a cinco kilómetros, Robert ha pretendido desterrar todo vestigio de modernidad, de civilización, de artilugios inútiles. Nada de lujos, solo vida natural, solo naturaleza pura y dura, solo lo que cada uno de nosotros puede hacer y conseguir. De ese modo, la vida de estas tres personas depende de que lluvia o nieve, de que haya trabajos por hacer en casa de los vecinos, de que las ovejas, gallinas, patos y caballos estén sanos y hagan su cometido en la cadena alimenticia. No sabemos lo que Tom piensa de todo esto en realidad porque es un niño y porque es su padre el que ha hecho la elección y él quien nos cuenta la historia. De Liz sabemos algo, ha estado asistiendo a una iglesia después de mucho buscar porque necesita tener gente con la que compartir otras cosas. 


El problema de esta forma de vida es que hay más gente en el mundo. Cuando Tom comienza ir a la escuela se encuentra allí con niños que viven de otro modo. Y, en un momento dado, salta algún resorte que empieza a desbaratar la idílica existencia de las tres personas. Annabel es una niña que tiene preciosas muñecas y preciosos vestidos. Tiene un padre académico en Harward y una madre ilustre matemática. El conflicto se escribe en estos términos. Qué pasa por la cabeza de Tom, el niño de siete años, no lo llegamos a saber. Pero, en ese terrorífico capítulo final, sí conocemos con detalle qué sucedió el día en que el cielo se iluminó con las enormes llamaradas y qué ha sido de todos y cada uno de ellos. Porque no hay cabos sueltos, solo un fuerte estremecimiento porque la naturaleza humana, al fin y al cabo, termine siendo lo que es, pese a todo. El mes en que todo acaba es ese, noviembre. 

Jane Smiley. La mejor voluntad. Traducción de Inga Pellisa. Narrativa Sexto Piso, 2021. 



Jane Smiley nació en Los Ángeles, California, USA, el 26 de septiembre de 1949. Estudió en San Luis, estado de Missouri, en el John Burroughs School y luego en el Vassar College donde consiguió su Bachelor of Arts. Después obtuvo un doctorado en la universidad de Iowa. En 1991 publicó "A Thousand Acres" basada en "El rey Lear" de Shakespeare. El año siguiente obtuvo el premio Pulitzer de novela. La obra se convirtió en una película para televisión en 1995 y en una película en 1997. Además de eso, en 2002 se hizo una adaptación al cine de su novela corta "The Age of Brief". En este blog he reseñado de esta autora "La edad del desconsuelo", otra de sus novelas, publicada asimismo por Sexto Piso en español. 

Comentarios

Lina maria ha dicho que…
Este título que acabas de publicar en tu blog aún no ha llegado a mi país. Ayer que estuve en la libreria me compré La edad del desconsuelo, que va a ser el primer título que lea de la autora. Hace rato quería estrenarme con ella. Hay personas que dan buenas opiniones, otras no, vamos a ver que pienso de ella. Me encanta tu blog y todo lo que publicas!
Caty León ha dicho que…
Muchas gracias, yo creo que te gustará el libro y la autora, veremos a ver. Un abrazo y gracias por comentar y por tus opiniones.

Entradas populares de este blog

"Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante"

El verano es (también) tiempo de lecturas

Historia de un narcisista: incapaz de amar

Los tres golpes de Tomás de Perrate

"Nudos de vida" de Julien Gracq. Una fascinación sin compromiso.

"Diario de una soledad" de May Sarton