"Cuentas pendientes. Reflexiones de una lectora reincidente" de Vivian Gornick

 


Cuentas pendientes. Reflexiones de una lectora reincidente
Vivian Gornick
Traducción de Julia Osuna
Editorial Sexto Piso
Noviembre de 2021

A medio camino entre el ensayo literario y la narración de experiencias propias, Vivian Gornick (Nueva York, 1935), uno de los nombres que ha sonado este año para el Nobel de Literatura, regresa con la editorial Sexto Piso y un título que llama la atención: Cuentas pendientes. Reflexiones de una lectora reincidente. El título avisa del contenido y no hay que temer engaño. La estructura del libro es muy sencilla. En un momento dado, Gornick, lectora empedernida, comienza a releer obras que, leídas con muchos años de distancia, sospecha que le van a dar otra dimensión, si no de la obra en sí, de ella misma, de la forma en que va a recibir el texto y va a entenderlo. Lo que supone, ni más ni menos, la relectura, uno de los actos más interesantes de cuantos puedan llevarse a cabo en relación con la literatura. En su selección de libros para releer escoge aquellos que más le impactaron o que sospecha tienen algo nuevo que decirle. Así, Hijos y amantes, de D. H. Lawrence; así, Natalia Ginzburg, Colette o Marguerite Duras. De todos ellos me interesa el primero por razones personales de lectura y relectura propias. Se trata de una de las obras más personales del autor, una especie de presentación de principios casi autobiográfica. En el libro están él, su madre y su primer amor. 

Antes que este libro la editorial Sexto Piso ya había publicado otros tres, todos con marcado carácter autobiográfico, donde la vida y la literatura se confunden. Son Apegos feroces, La mujer singular y la ciudad, Mirarse de frente. En el primer de ello hay una especie de pugilato con su propia madre y en el segundo un paseo que dan ambas para reencontrarse. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

"Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante"

Cuando ruge la marabunta

Historia de un narcisista: incapaz de amar

Elizabeth Bennet: la emoción inteligente

Moda femenina en la época de Jane Austen

De cómo el señor Darcy rechaza a Elizabeth

Quien no tiene padrinos...

"Normas de cortesía" de Amor Towles

"De vuelta a casa" de María Sanz

Hamlet, Heathcliff, Darcy, Max...Larry