Jane se autopublica

Dado que Jane Austen pudo llevar a imprenta su libro "Sentido y sensibilidad" en enero de 1811 con el sistema, frecuente entonces, de "ir a comisión", puede decirse que lo que hizo fue, con palabras de hoy, autopublicar su libro. El primero que vería la luz de todos los que ya tenía escritos sin suerte alguna. Los escritores de ahora que pierden la esperanza deberían ver este ejemplo. También en tiempos de Jane se publicaban libros malos y se dejaban sin publicar libros buenos. Lo suyo fue una especie de persistencia y, quizá, de justicia divina, pero por poco nos quedamos sin poderla conocer. 

"Sentido y sensibilidad" fue aceptado para ser publicado, gracias a la intermediación de su negociante hermano Henry, en el invierno de 1810 por el editor de temas militares Thomas Egerton. La primera tirada constaría de setecientos cincuenta ejemplares, a los que ella aportaría la cantidad de ciento ochenta libras para gastos. Ese dinero, en realidad, no estaba en manos de Jane, así que menos mal que la aventura salió bien porque le hubiera tocado a Henry hacerse cargo. Desde enero de 1811 a octubre de 1811 en que el libro se publicó hubo que esperar las labores de impresión y de corrección que, según el sistema de la época, se hacían eternas. Después de ser publicado anónimamente (By a Lady), solo dos medios sacaron una reseña de la obra, tal y como cuenta Lucy Worsley en su impagable obra sobre Austen. En febrero de 1812 el Critical Review y en mayo The British Critic, elogiaron el libro y a sus personajes. Antes de eso, la noticia de la publicación había aparecido en The Star y Morning Chronicle. Esta fue toda la parafernalia mediática de la que gozó "Sentido y sensibilidad". El hecho de que la primera tirada se agotara tuvo que ser debido al boca a boca. Pero no ocurrió lo mismo con la segunda, que se llevó a cabo también a comisión, lo que indica que el editor seguía sin fiarse del posible tirón de la escritora. El éxito del libro, no obstante, convenció a Egerton de que era rentable, de modo que el siguiente en publicarse, "Orgullo y prejuicio" tenía un nuevo contrato de pago: Jane recibió ciento diez libras y los gastos corrieron a cargo del editor. Hay que decir que hizo tres ediciones, dos en 1813 y una en 1817, lo que le sirvió para obtener beneficios que a ella ya no le llegarían. 

"Sentido y sensibilidad" sigue siendo una obra controvertida. Hay lectores que la sitúan al final de la lista en sus preferencias Austen. Es una obra compleja, aunque no lo parezca a simple vista, porque encierra todo un debate filosófico, esto es, vital. Un debate que me recuerda muchísimo al que Tolstoi planteará un siglo después en "Anna Karenina". Razón o emoción. Cabeza o corazón. ¿Hay que dejarse llevar por el loco sentimiento, sin reparar en los problemas que ello pueda causar a uno mismo o a los demás? Por el contrario ¿es imprescindible para el éxito en la vida ser cauto y andar con pies de plomo en cuestión de emociones? Son las grandes preguntas que alguna vez todos nos hemos hecho y que aparecen ya aquí reflejadas de una manera directa. Desde el propio título se alude ya a ese dilema, por lo tanto no hay que imaginarlo ni investigar demasiado para ver que era una cuestión que a la autora le interesaba. No obstante la novedad de este planteamiento directo quizá el final nos parezca demasiado conservador para los lectores de hoy. Gana la razón, podríamos decir aunque esto no es del todo cierto. Pero aquellos lectores de principios del siglo XIX eran de otra manera y la obra contenía ya demasiadas transgresiones como para que el final fuera diferente. Incluso entre la primera y la segunda edición está la supresión de una escena que se consideró demasiado fuerte para la época. Para que luego digan que Austen era una señorita apacible y que no arriesgaba. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

"Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante"

"Recado original" de María Sanz

Karen Radkai: toda mujer necesita un sombrero