Ir al contenido principal

Anthony Hopkins es el padre

 


Creo que Anthony Hopkins (Gales, 1937) es uno de los más grandes actores que ha dado el cine. Y no por su papel de psicópata sino por todo lo contrario, por sus papeles más humanos. Expresa como nadie la sensibilidad, la cercanía, la contención, el drama y lo íntimo. El mayordomo de "Lo que queda del día", al servicio de un Lord Darlington ocupado en entenderse con Alemania casi al borde de la traición, es un prodigio de composición. No sobra ningún gesto ni ninguna palabra y, lo que es más importante, ninguna mirada. En "Howard End" le ocurre algo parecido. Es imposible no quedarse enganchado a su interpretación, que te lleva de la mano por toda la película. Es épico en "La máscara del zorro" y arrogante en "The Bounty", una de sus películas menos conocidas pero que merece la pena ver. Impecable en "La carta final", sobre el libro "84, Charing Cross Road" haciendo del librero Frank Doel. 

Detrás de sus interpretaciones hay siempre un intenso trabajo previo, una inmersión completa en el personaje. No "hace de", sino que "es". Esto requiere un acercamiento a la psicología que exige esfuerzo y exige tiempo, porque luego, delante de las cámaras, debe surgir de modo natural y no impostado, de manera que seamos capaces de ver al personaje y no al actor. Es uno de esos artistas que tienes la seguridad de que siempre hay algo bueno en las películas que hace. Una garantía. Tiene, además, una especie de química permanente con sus compañeras de reparto, que no tiene que ser amorosa, sino humana y personal la mayoría de las veces. Como con Anne Bancroft o Emma Thompson, una actriz que se complementa con él a la perfección. 

En esta última película que ha estrenado ("El padre", 2020) y que ha tenido mucho éxito y reconocimientos, ese dúo lo completa Olivia Colman, una actriz de gran fortaleza interpretativa y que hace el papel de su hija, un poco cansada ya de las excentricidades de su padre que, en realidad, esconden una grave enfermedad, el Alzheimer. Solo si has tenido cerca a alguien que la haya padecido puedes entender hasta el fondo este circuito de rareza y pérdida que significa. 

Comentarios

Juan Antonio I. ha dicho que…
Recuerdo su papel en "¿Conoces a Joe Black? , dónde lejos de verse eclipsado por el actor principal, nos hace plantearnos una segunda lectura del argumento. La primera lectura sería la evidente y trillada de que el poder económico nada puede ante la muerte, y la segunda lectura a la que me refiero se da de forma interrogativa: ¿qué harías si supieras cuándo vas a morir?.
Ésta pregunta me hizo reflexionar y me ha hecho cambiar la forma de ver la vida. La mayoría vive como si nunca fuese a morir, y pese a ser una de las verdades más absolutas en la que podemos creer, cuando llega ese momento casi siempre se afronta con sorpresa, como si no supiésemos que fuera a ocurrir. La verdad es que si dejamos de lado los accidentes , uno puede "decidir" aproximadamente cuando será esa fecha final, y una vez asumida empezar a planifioar el resto de tu vida . Se afronta la vida de otra forma cuando te impones un plazo aceptable, pues conocida la limitación de tiempo de que dispones, puedes decidir qué cosas quieres hacer y cuales no, y cuando hacerlas. Y de este modo no solo disfrutarlas más, si no incluso vivir sin miedo a la muerte, pues realmente no se teme la muerte si no la incertidumbre de no saber cuando va a ocurrir.
Yo espero poder llegar a ese dia con "mis deberes hechos" y la satisfacción del "trabajo" bien hecho , sin temores y sin tristezas.

Entradas populares de este blog

"Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante"

(Aibileen Clark con la niña a la que cuida, Mae Mobley Leefolt en Criadas y señoras, 2011) Una frase puede valer tanto como un tratado. La mayoría de los que escriben darían oro por una buena frase. Las frases son como las ideas: lo más difícil de hallar, lo más fácil de plagiar y lo más duradero. Una buena frase representa un logro para el que la escribe o pronuncia. Detrás de una buena frase siempre hay una idea valiosa. Y, además, una buena frase te hace pensar en cuestiones que merecen la pena.  La película Criadas y señoras (The Help, 2011, de Tate Taylor) incluye esta frase en boca de la criada negra de la niñita blanca: "Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante" . La criada negra no ha estudiado psicología pero ha criado ella sola a diecisiete niños. Todos ajenos. Todos blancos. Resulta incongruente cómo en esta película ( y supongo que también en la realidad que retrata) las mujeres blancas dejan a sus preciosos hijos blancos en manos de criadas

Hombres solos, hombres solitarios

Presumes que eres la ciencia y yo no lo entiendo así porque siendo tú la ciencia no me has comprendido a mí. (Soleares. Juanito Mojama) ✿✿ En los tiempos del Oeste americano, que tanta literatura ha creado y, sobre todo, tanto cine, los hombres cargaban sobre sus hombres el peso de la valentía. Ser cobarde era un oprobio. Ningún cobarde podía sacar adelante a su familia, ni mantener sus tierras, ni vivir con dignidad. Pareciera que la valentía era la moneda de curso legal. Y, sin embargo, el cine nos cuenta que los valientes o los dignos eran la excepción. Más bien hombres solos, a veces también solitarios, que, llegada la hora de la verdad, se encontraban en la más estricta y descarnada soledad. Los guionistas de los westerns eran, como se ve, grandes conocedores de la naturaleza humana, bastante más que la propia señorita Marple que decía siempre, comparando a la gente que conocía con la de su pueblo natal Saint Mary Mead, que "es la misma en todas partes

"Recado original" de María Sanz

  María Sanz (Sevilla, 1956) acaba de publicar un nuevo libro de poemas. Viene de la mano de Lastura Ediciones, que ha cuidado el envoltorio tanto como María ha cuidado el contenido. Una preciosa portada y su correspondiente marcapáginas, son la carta de presentación de un libro que ha sido trabajado delicadamente y que incluye poemas memorables. Para leer en noviembre, el mes de la poesía, el de las ausencias, las melancolías, las búsquedas.  Los libros de poesía se leen rápidamente y también muy despacio. Después de esa primera lectura transversal que pone sobre la mesa los asuntos, entra el deseo de ahondar, de sentir el ritmo tal y como se ha expresado, de conocer la música de los poemas, de adentrarse en los primeros versos, tan definitivos y en los últimos versos, tan ciertos. Así la intención está en la cita que abre el libro, Machado, sobriedad y lejanía de lo leve. Y en el primero de los poemas, numerados, sin títulos, está ya el verso que anuncia el conjunto: "Ahora sólo