Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de mayo, 2021

"Un alma cándida" de Elizabeth Taylor

Elizabeth Taylor (1912-1975) cuenta aquí una historia en la que no ocurre nada. Un grupo de personas unidas por lazos diversos dejan transcurrir su vida, muestran sus caracteres y se relacionan entre sí. No hay otro hilo conductor en la novela aparte de eso mismo, el pasar de los días. La escritora se asoma, los observa y nos cuenta qué ocurre con ellos durante un período de tiempo, no demasiado, el que va de una boda hasta los primeros meses de un bebé.  Flora y Richard son el matrimonio ¿feliz?. Alice su hijita, tan parecida a su padre. Luego está Percy , el padre de Richard, y su nuevo amor, Ba. Y la madre de Flora, la señora Secretan , con esa inconfesable aversión hacia su criada, tan perfecta. Están Meg y Kit, dos hermanos sin suerte. Y el escritor, diletante y sufridor, Patrick . Y Liz , una pintora llena de aristas, dura, inteligente y descuidada. En la casa del lado, otro matrimonio, Elinor y Geoffrey , sobrevive a una de esas relaciones calladas y vacías en las

La pentalogía inacabada de Irène Némirovsky

       La vida literaria de Irène Némirovsky (Kiev, Ucrania, 11 de febrero de 1903-Auschwitz, 17 de agosto de 1942), se rompió poco antes que su propia vida quedara destruida en Auschwitz. Tuvo que dejar de publicar cuando Francia fue ocupada por el III Reich el 22 de junio de 1940. A partir de ese momento lo hizo escasamente y con seudónimo, gracias a la complicidad de la editorial. Los perros y los lobos , de 1940 y Los bienes de este mundo , de 1941, son las dos obras que ven la luz en este tiempo convulso.     Irène, su marido Michel Epstein, y sus dos hijas, Denise y Èlisabeth, vivían en París pero tuvieron que abandonar la ciudad y esconderse en Issy-l'Évêque, un pueblecito de la Borgoña que hoy apenas alcanza los mil habitantes. Podía haberse marchado a Suiza, dijeron sus hijas en un momento dado. Mucha gente lo hizo. No se sabe el motivo por el que se quedaron allí con una situación tan terrible que ella conocía muy bien y de primera mano. El matrimonio había pedido la na

"Bassett" de Stella Gibbons

Stella Gibbons (1902-1989) , en la imagen, es una escritora imprescindible. Lo que no deja de resultar paradójico si tenemos en cuenta la fecha tan reciente de sus traducciones al castellano. Los cinco libros que he leído de ella han sido publicados en España por la editorial Impedimenta , responsable de la recuperación para los lectores españoles de una buena cantidad de escritores casi desconocidos, la mayoría de ellos en la franja de los siglos XIX y XX. En el caso de Stella Gibbons su vida es casi tan entretenida y original como las historias que cuenta. Nació en la ciudad de Londres y su familia tenía, en sí misma, elementos suficientes de inspiración como para escribir varios libros.  Excéntricos y complicados. Ella misma se puso a estudiar periodismo, algo no habitual en las jóvenes de la época, y se quedó huérfana muy joven, pues ambos progenitores murieron en 1926. En las fotografías que se conservan de ella tiene ese aire tan inglés, de persona discreta y elegante, que

"Primera persona" de Margarita García Robayo

Tengo una extraña relación con el mar. Para empezar, mi mar es un océano, una masa a la que no se le ve el fin y que surtió al mundo de aventuras y anécdotas. El mar-océano que conozco tiene tantos colores como horas el día y, así, ofrece siempre un perfil diferente. No es el mismo, no suena igual, no brilla de igual modo. Es el mar, la mar, toda la mar, el agua, todo.  En torno a esa masa de agua que costea, un enjambre de ciudades que se disputan el honor de tener playas o de tener salinas o de tener esteros. No todas coinciden en los hallazgos, las hay más favorecidas y otras más tristes. Todas las carreteras son istmos como si fueran gotas de cristal ensambladas a modo de penínsulas afines y en ellas puedes encontrar perseverancia y fe al mismo tiempo. Son incombustibles a la miseria, desafiantes al dolor y complacientes con la alegría. Sonríen sin tener motivo la mayoría de las veces.  Cuando era pequeña temía al mar. No me gustaba su bravura. Por eso mi calle era el sa

"Querida señora Bird" de A. J. Pearce

¿Quién es A. J. Pearce? La explicación que aparece en la solapa del libro es muy escasa. Se trata de alguien que creció en Hampshire, Inglaterra, y que estudió en las universidades de Sussex y de Northwesthern. Esta es su primera novela. Tiene una cuenta de Twitter en la que sigue muy activamente la repercusión de su libro. También usa Facebook e Instagram. Es, pues, una mujer de hoy. Cuando coloqué la portada del libro en Twitter, ella misma me respondió muy agradecida por la lectura. Eso es lo bueno de las redes sociales. Me imagino a Jane Austen en esta tesitura. Seguro que ella y sus mujeres las usarían con ingenio y elegancia. Aunque la historia que se narra aquí no se desarrolla en nuestros días sino en los convulsos tiempos de la Segunda Guerra Mundial, cuando toda Europa se retorcía en medio de la contienda. Es decir, en torno a 1940, malos momentos para la democracia y origen de muchos textos literarios, películas y heroísmos. Todo comienza con un anuncio en el periódic

"Todas las crónicas" de Clarice Lispector

  Título original: Todas as crônicas Traducido del portugués por: Elena Losada y Teresa Matarranz Editorial: Siruela,  Colección: Biblioteca Clarice Lispector 15 Foto de cubierta: Pedro Henrique Prólogo de Marina Colasanti Colaboraciones de Pedro Karp Vasquez y Larissa Vaz Edición: 1ª, 2021 Páginas: 624 En este blog: Todos los cuentos La editorial Siruela lleva años publicando la obra de Clarice Lispector (Tchetchelnik, Ucrania, 1920-Rçio de Janeiro, Brasil, 1977). En esta ocasión se trata de las crónicas periodísticas escritas en diversos medios de comunicación, sobre todo en su medio de cabecera, el Jornal do Brasil , durante los años 1967 a 1973. Quien fue una escritora precoz que publicó en 1944, con veinticuatro años, su primera y celebrada novela Cerca del corazón salvaje, estuvo desde 1940 y durante muchísimos años, escribiendo artículos en prensa. Por eso esta colección de sus crónicas periodísticas que completa la biblioteca que le dedica Siruela.  En el prólogo, Marina Cola

"Valle inquietante" de Anna Wiener

  Silicon Valley es a la alta tecnología lo que Hollywood al cine: un icono, una representación. Anna Wiener (1987) estuvo trabajando en una de esas importantes empresas y narra aquí su experiencia. Este libro es, pues, una especie de memorias de un tiempo que pasó para ella pero que continúa vigente para el mundo, la industria y la vida de miles de personas. En realidad, de millones, porque lo que allí sucede nos afecta de algún modo.  El área sur de la bahía de San Francisco es el centro de alojamiento de muchísimas de las mayores corporaciones tecnológicas de todo el mundo y también de empresas en sus inicios, las start-ups, apoyadas todas ellas en el florecimiento de la tecnología, entendida esta como la última revolución económica y social de la historia. El libro que escribe Anna Wiener podría subtitularse: La cara oculta de Silicon Valley porque desentraña con su fluida narración muchos secretos no tan a voces de lo que aquello significa: la importancia de los datos, sus anál

Emma Woodhouse y los placeres de la juventud

  ¿En qué puede entretener sus días una chica de veintiún años de un pequeño pueblo del sur de Inglaterra, allá por los primeros años del siglo XIX? He aquí la pregunta que me propongo contestar en estos párrafos. Cómo transcurría el tiempo para Emma, de qué forma pasaban los días, qué actividades, qué tareas abordaba para que el paso de las horas no fuera excesivamente lento, para evitar eso que hoy es un mal y que conocemos como aburrimiento... Quizá nos cueste imaginarnos una vida sin teléfono móvil, sin ordenador, sin televisión, sin cines, sin ninguna de las miles de coartadas que nos ofrece el mundo de hoy. Pero, indudablemente, el ser humano, allá donde esté, y en el tiempo en que viva, busca siempre algo que endulce su existencia, algo que lo saque de la rutina, que lo eleve, que le traiga el disfrute y, todavía más, la felicidad. La ocupación eterna de los seres humanos, la que no tiene pérdida, ni se acaba nunca, es, desde luego, enamorarse. Y es una

"Historia de la moda en España" de Ana Velasco Molpeceres

Este es el segundo libro que Ana Velasco Molpeceres dedica al estudio de la moda femenina. El primero, también reseñado en este blog, fue Moda y prensa femenina en la España del siglo XIX . Se trata de un libro muy didáctico, en el que se destaca la forma en la que la prensa española veía los asuntos de la moda. Esa doble insistencia en lo femenino, la prensa y la moda, es enormemente interesante porque abarca dos aspectos que tienen mucha relevancia a la hora de conocer las formas de vida y pensamiento de las mujeres (y yo diría, de toda la sociedad) durante un siglo fundamental para nuestra historia. De modo que su lectura es muy recomendable si se quiere ahondar bien en el tema.  Reitero ahora aquello que escribí tras la lectura de ese libro :        S iempre he negado la frivolidad que se le atribuye al mundo de la moda. Por el contrario creo que es uno de los elementos que definen una sociedad, que la representan e, incluso, que la modelan. Además de una industria, un modo de vid

Juego sucio

(Firth Avenue at Twilight. 1910. Lowell Birge Harrison. Instituto of the Arts. Detroit. USA) Tenía una memoria azul y transparente. De ordinario, podía guardar en ella sabores, olores y sonidos, pero no rostros, apenas nombres, casi nunca hechos. Solo sensaciones inexplicables o difíciles de clasificar. Una memoria de lo etéreo, de lo que sobrevuela, de lo que se escapa a lo inmediato. Una memoria de la intuición, de lo que permanece con el paso del tiempo porque es una pequeña semilla que anida y se cubre de otras.  Cuando entró en aquella forma de vida que no le pertenecía sintió miedo porque era algo que se escapaba de las manos. Todo el tiempo tuvo miedo. Esa era la palabra más suya. Miedo a hacer algo mal y a hacerlo bien. Miedo a perder nada y a perderse. Ese miedo que aparecía de madrugada y que se escribía con palabras que no reconocía como suyas. Alguien había hecho brotar un punto de vista que nunca antes encontró ni hablado ni escrito. Nada de eso me importa, so

Canta Yeats la olvidada belleza

"La vida es una larga preparación para algo que nunca sucede" dice Yeats y yo tomo la frase y la traduzco a la vida: tanto tiempo esperando el mañana y cuando llega, es un hoy irremediable, que nada modifica. Los trece años fueron muy largos. Yo quería que llegara el catorce a toda costa. Los trece eran inmensos, aburridos y no tenían emociones, nada que contar ni que decir. No recuerdo el motivo solo que siempre eran trece y los trece no se marchaban para dar paso a un número sensato, el catorce, que tantas puertas debería haber abierto. No sé si las abrió. Ahora lo dudo todo. Pero esa sensación de esperar algo que no está en sazón, de desear que pasen los días para que ocurra algo, buenísimo por cierto, algo espectacular, algo que cambie todo, que lime la monotonía, que agite los pensamientos, que avente las razones, algo nuevo, esa sensación, digo, es exactamente la misma en todos los años, en todas las cosas. Por eso la frase de Yeats te consuela. Nadie mejor que al