Ir al contenido principal

"Veinticinco de hace veinticinco" de Víctor Colden

 


Los recuerdos, las vivencias, las experiencias personales...lo vivido, lo soñado, lo imaginado, lo temido...todo lo que significa el equipaje de la sentimentalidad es el caldo de cultivo donde se muestra la prosa (y la poesía) de Víctor Colden (Madrid, 1967), al que el corrector se empeña en apellidar Holden, como el actor. Basta con leerlo para entender lo que digo. Cada uno de nosotros haría un inventario de su propia infancia, con detalles imprecisos y definitivos. Cada cual trazaría la imagen original de lo que, en forma de versos en prosa, constituyen sus emociones o sus fracasos, de modo que la melancolía sería la mejor prueba de que no somos perfectos. Cada uno escogería en el gran mosaico de su vida los elementos que constituyen lo peor de sí mismos, lo mejor, lo esencial. Esto último es "Veinticinco de hace veinticinco", una foto-fija de lo que el autor extrae de su 1988 (el libro se escribe en 2013, veinticinco años después), para mostrarlo a través de un caleidoscopio que tamice la luz. No es nostalgia, es, de nuevo, melancolía, pasada por la clave de bóveda de la palabra. Sencillamente numerados así, 1 de 25, 2 de 25...

Veinticinco fragmentos de vida, seleccionados del pasado, de cuando tenía veintiún años y el mundo empezaba a individualizarse, a convertirse en lección o en tragedia. De eso nace esta colección de pequeños textos en los que se encuentra de todo, un mercado persa organizado pero imbuido del desorden de la mirada joven. Tempus fugit, a pesar del corrector. Siente una la tentación de hacer el ejercicio retrospectivo de pensar qué hacíamos esos días, con quién estábamos, qué sentíamos, cuál era el dolor o la alegría del momento...

Esta es una forma de hacer memoria, pero la memoria es tanto recuerdo como construcción. La música, la literatura, libros y autores, los viajes, gente querida, gente inolvidable, gente desaparecida y presente. Las paradas de este autobús simbólico tienen en común el punto de vista, pues todo ha de ser convertido en palabras y todo ha de ser llevado al terreno de lo íntimo, de lo propio, autoficción incluso sin hechos, relevantes pensamientos y también nimiedades, tonterías dichas en voz baja, introspección y realidades. 

Cómo nos pesa el tiempo, parece decirnos, cómo nos convierte en lo que somos y en lo que no hemos querido ser, cómo miramos hacia atrás y nos hacemos preguntas sin respuesta, cómo dejamos ahí al padre, a la música de Antonio Vega o Los Secretos, a los poemas amados y a la gente que nos siguió en nuestro viaje, piedra, cielo, edificios, naturaleza, todo a la par. La reflexión sobre el pasado es una de las constantes de nuestra vida y por eso Víctor Colden utiliza la forma literaria que mejor domina, el texto corto, mitad prosa, mitad poesía, o poesía-prosa en una mezcla unitaria y sin fisuras, para contar que lo vivió, que estuvo, pero que hoy, todavía, esa huella sigue perenne y sin remedio. Tempus fugit, reconoce el corrector. Y no se equivoca. 

Veinticinco de hace veinticinco. Víctor Colden. Newcastle Ediciones. Enero de 2021. 

Otros libros del autor: Inventario del paraíso, 2019, editorial Canto y Cuento. Gazeta de la melancolía, 2020, editorial Canto y Cuento. 

Entradas populares de este blog

"Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante"

(Aibileen Clark con la niña a la que cuida, Mae Mobley Leefolt en Criadas y señoras, 2011) Una frase puede valer tanto como un tratado. La mayoría de los que escriben darían oro por una buena frase. Las frases son como las ideas: lo más difícil de hallar, lo más fácil de plagiar y lo más duradero. Una buena frase representa un logro para el que la escribe o pronuncia. Detrás de una buena frase siempre hay una idea valiosa. Y, además, una buena frase te hace pensar en cuestiones que merecen la pena.  La película Criadas y señoras (The Help, 2011, de Tate Taylor) incluye esta frase en boca de la criada negra de la niñita blanca: "Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante" . La criada negra no ha estudiado psicología pero ha criado ella sola a diecisiete niños. Todos ajenos. Todos blancos. Resulta incongruente cómo en esta película ( y supongo que también en la realidad que retrata) las mujeres blancas dejan a sus preciosos hijos blancos en manos de criadas

"El placer de vivir sola" de Marjorie Hillis

Para quienes piensen que este es un libro más de esos de autoayuda que nos tienen cercados hace tiempo basta fijarse en el año de su publicación original, 1936. Marjorie Hillis (1889-1971) es una pionera en todos los sentidos. Su trabajo en la revista Vogue la puso en contacto con mujeres que, como ella, llevaban las riendas de su vida. La publicación del libro obtuvo un enorme éxito. Es verdad que ella terminó saliendo del círculo de solteras independientes a las que iba dedicado: se casó en 1939. Pero eso no significa nada, salvo que esperó a casarse el momento en que encontró al hombre adecuado. Este resultó ser Thomas Henry Roulston, viudo y propietario de algunas tiendas en Brooklyn. El matrimonio duró diez años pues su marido murió en 1949.  Hillis, que llegó a ser editora asistente de Vogue, era hija de un pastor congregacional y estudió en un colegio para señoritas en New Jersey. Después del éxito de este libro escribió otro dedicado a los negocios que podía emprend

Hombres solos, hombres solitarios

Presumes que eres la ciencia y yo no lo entiendo así porque siendo tú la ciencia no me has comprendido a mí. (Soleares. Juanito Mojama) ✿✿ En los tiempos del Oeste americano, que tanta literatura ha creado y, sobre todo, tanto cine, los hombres cargaban sobre sus hombres el peso de la valentía. Ser cobarde era un oprobio. Ningún cobarde podía sacar adelante a su familia, ni mantener sus tierras, ni vivir con dignidad. Pareciera que la valentía era la moneda de curso legal. Y, sin embargo, el cine nos cuenta que los valientes o los dignos eran la excepción. Más bien hombres solos, a veces también solitarios, que, llegada la hora de la verdad, se encontraban en la más estricta y descarnada soledad. Los guionistas de los westerns eran, como se ve, grandes conocedores de la naturaleza humana, bastante más que la propia señorita Marple que decía siempre, comparando a la gente que conocía con la de su pueblo natal Saint Mary Mead, que "es la misma en todas partes