Ir al contenido principal

"No y yo" de Delphine de Vigan

 


Leo a Delphine de Vigan (1966) desde hace tiempo y por aquí están las reseñas que he dedicado a sus libros. En este caso, la editorial Anagrama recupera su primer éxito, publicado originalmente en 2007 y que vuelve a tener el estilo personal de la autora, entre el drama íntimo y la referencia social. "No y yo" es una historia de adolescentes, que refleja una parte de la vida que puede resultar muy cercana a determinados lectores. Aparte de lo que se extrae del contexto, la escritura de Vigan es fuerte, vigorosa, concreta y embriagadora. Consigue que te metas en la historia solo en la primera página y esto es una señal de cómo ha creado una fisonomía propia dentro de la literatura actual. 

Lou Bertignac, la protagonista, es una chica de trece años, superdotada, tímida y muy fuera del mundo cotidiano. Las niñas superdotadas tienen (tenemos) un camino difícil. No siempre sabes gestionar las situaciones. No siempre te entienden (o casi nunca). Y, sobre todo, no siempre te entiendes a ti misma. Aunque hay refugios. Y también simulaciones. Hay veces que simular es la mejor forma de no meterte en líos, de que no digan "adónde va esta tonta". Lou tiene el refugio de las palabras pero no el amparo de un grupo de amigos que es lo que se espera que ocurra en esos años. Va dos cursos por delante del resto de la clase y esto le garantiza el éxito intelectual pero también el desfase emocional. Es una niña en un grupo de muchachas que no perdonan ni una, sobre todo si alguien saca mejores notas y es más brillante. La envidia, ay, la envidia, esa emoción terrible que arrasa al que la siente y a los que están alrededor y son las víctimas. Por eso, Lou está fuera de este círculo y no tiene asideros en él, ni siquiera en Lucas, un chico de la clase que le gusta y que parece ser diferente al resto. En realidad, siempre suele haber alguien diferente al resto. 

En la calle conoce a No, una muchacha que vive de aquí para allá, que fuma y bebe, que no tiene padres en activo, que no va al liceo y que no hace nada de interés. Es una sin techo. Y entre las dos se va a establecer, a partir de un encuentro casual en una estación a la que Lou acude para ver cómo la gente se reencuentra y se abraza, una relación diferente, especial, única, que cambiará la vida de las dos. La relación se basa en que ambas son distintas al mundo en el que viven, ambas están desarraigadas a su manera. La vida de Lou es triste, su madre es una depresiva que no sale de casa y su padre está fuera de la realidad, porque tampoco le gusta. Son vidas desgarradas que terminan siendo objeto de la risa o la burla de la gente. Ser intelectualmente precoz, como le dice una psicóloga a Lou, es muy difícil de sobrellevar. 


No y yo. Delphine de Vigan. Editorial Anagrama, enero 2021. Traducción de Juan Carlos Durán. 333 páginas. 

Otros libros de Delphine de Vigan reseñados en este blog: 




Entradas populares de este blog

"Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante"

(Aibileen Clark con la niña a la que cuida, Mae Mobley Leefolt en Criadas y señoras, 2011) Una frase puede valer tanto como un tratado. La mayoría de los que escriben darían oro por una buena frase. Las frases son como las ideas: lo más difícil de hallar, lo más fácil de plagiar y lo más duradero. Una buena frase representa un logro para el que la escribe o pronuncia. Detrás de una buena frase siempre hay una idea valiosa. Y, además, una buena frase te hace pensar en cuestiones que merecen la pena.  La película Criadas y señoras (The Help, 2011, de Tate Taylor) incluye esta frase en boca de la criada negra de la niñita blanca: "Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante" . La criada negra no ha estudiado psicología pero ha criado ella sola a diecisiete niños. Todos ajenos. Todos blancos. Resulta incongruente cómo en esta película ( y supongo que también en la realidad que retrata) las mujeres blancas dejan a sus preciosos hijos blancos en manos de criadas

"El placer de vivir sola" de Marjorie Hillis

Para quienes piensen que este es un libro más de esos de autoayuda que nos tienen cercados hace tiempo basta fijarse en el año de su publicación original, 1936. Marjorie Hillis (1889-1971) es una pionera en todos los sentidos. Su trabajo en la revista Vogue la puso en contacto con mujeres que, como ella, llevaban las riendas de su vida. La publicación del libro obtuvo un enorme éxito. Es verdad que ella terminó saliendo del círculo de solteras independientes a las que iba dedicado: se casó en 1939. Pero eso no significa nada, salvo que esperó a casarse el momento en que encontró al hombre adecuado. Este resultó ser Thomas Henry Roulston, viudo y propietario de algunas tiendas en Brooklyn. El matrimonio duró diez años pues su marido murió en 1949.  Hillis, que llegó a ser editora asistente de Vogue, era hija de un pastor congregacional y estudió en un colegio para señoritas en New Jersey. Después del éxito de este libro escribió otro dedicado a los negocios que podía emprend

Hombres solos, hombres solitarios

Presumes que eres la ciencia y yo no lo entiendo así porque siendo tú la ciencia no me has comprendido a mí. (Soleares. Juanito Mojama) ✿✿ En los tiempos del Oeste americano, que tanta literatura ha creado y, sobre todo, tanto cine, los hombres cargaban sobre sus hombres el peso de la valentía. Ser cobarde era un oprobio. Ningún cobarde podía sacar adelante a su familia, ni mantener sus tierras, ni vivir con dignidad. Pareciera que la valentía era la moneda de curso legal. Y, sin embargo, el cine nos cuenta que los valientes o los dignos eran la excepción. Más bien hombres solos, a veces también solitarios, que, llegada la hora de la verdad, se encontraban en la más estricta y descarnada soledad. Los guionistas de los westerns eran, como se ve, grandes conocedores de la naturaleza humana, bastante más que la propia señorita Marple que decía siempre, comparando a la gente que conocía con la de su pueblo natal Saint Mary Mead, que "es la misma en todas partes