"De la noche a la mañana" de José María Velázquez-Gaztelu

 

Quizá porque he visto tantas cosas con tan poca gracia y tan poco arte, con tan mala idea, en este mundo del flamenco, destaca sobremanera aquel que lleva por derecho ese adjetivo que a los mejores se aplica: cabal. José María Velázquez-Gaztelu es el ejemplo claro de flamenco cabal. ¿Qué significa eso? Que habla con tino y sin querer hacer daño; que su crítica es mesurada, directa, franca pero sana; que conoce de lo que habla y de lo que escribe; que va añadiendo a su bagaje siempre una obra nueva y fresca; que se maravilla siempre de lo que es este arte y lo respeta; que no hiere, sino que estimula. Un flamenco cabal que ha reunido en este libro tal caudal de vivencias, conocimientos, datos y experiencias que no me cabe duda de que se ha convertido ya en una referencia del saber flamenco a pie de obra. Nada de elegías figuradas, retorcidas retóricas huecas, nada de pontificar con prepotencia insoportable, nada de tonterías, nada de pamplinas de la plaza Mina. Flamenco, flamenco y flamenco. Pasado por el tamiz de José María y su propia y diferente mirada. 

El título tiene reminiscencias de copla: "Mañana, tarde, noche y madrugada". El contenido es una miscelánea seleccionada con todo el sentido. El escritor se ha dejado llevar por aquello que más le llega, que es más relevante de todo lo que ha escrito y ha tenido que elegirlo entre un arsenal de entrevistas, artículos, textos, publicados durante más de cincuenta años en medios diferentes. La nómina de los artistas que por aquí circulan es inmensa. De ellos se extraen perfiles, frases, dichos, ocurrencias y obras. Una manera como otra de acercarnos al fenómeno flamenco desde sus propios protagonistas, tanto en el baile, el cante o el toque. Muchos años de trabajo disperso que bien merecía este trabajo de antologar, de algún modo, toda esa semilla, con el fin de que, puesta en sazón y en conjunto, podamos tener a mano una tarea que, vista desde ahora, se antoja tan importante y esclarecedora para un arte como este que precisa de claridades y le sobran manías. 

Del máximo interés resultan las transcripciones de programas básicos en el conocimiento del flamenco que Velázquez-Gaztelu ha realizado en soportes diversos. Este esfuerzo explicativo de lo que ha sido el flamenco a lo largo de estos años tiene como base una ecuanimidad de criterio que es la que ha presidido el trabajo del estudioso. No he escuchado a lo largo de un montón de años ni una sola crítica hacía él en el sentido de que fuera tendencioso, partidista o poco generoso en su acercamiento a artistas y a obras. Eso indica lo que el libro es: un hermosísimo contenedor de aquello más significativo a la luz de su propia opinión en lo que ha sido la historia del flamenco desde 1972 hasta 2019. No solo conocemos así qué piensa el escritor de lo que ha sucedido, sino cómo ese devenir ha surtido al propio flamenco de modos, maneras, evolución, tradición y leyenda. 

Athenaica, una editorial independiente con labor encomiable y que dedica al flamenco algunos de sus esfuerzos, ha tenido el acierto de publicar esta obra, embellecida por el prólogo del escritor Luis Landero, poderoso prosista, que ha hecho lo que debía: poner en suerte al lector para lo que había de venir. 

De la noche a la mañana. José María Velázquez-Gaztelu. Editorial Athenaica. Colección Flamenco y Cultura Popular. Prólogo de Luis Landero. Febrero de 2021. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

"Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante"

"Cuarteto de otoño" de Barbara Pym

"Todo lo que perdí: por lo que muero"

La Paqui

Clubs de lectura: ese territorio tan femenino

Ana, lo que cuenta

"Felicidad" de Mary Lavin

Jane Austen y Virginia Woolf

Esperaste, paciente, la llegada

"Aquel día" de Willy Ronis