Ir al contenido principal

Hombres guapos

 


He visto la foto de este hombre guapo (cuya identidad me guardo de momento) y he pensado en otros hombres guapos cuyo atractivo ha sido, precisamente, un motivo para quererlos. El primero de ellos fue Ivanhoe, el recio y contundente sajón que lucha en tiempos de Juan Sin Tierra contra los señores que bailan el agua al suplente de Ricardo Corazón de León. De resultas de conocer a Ivanhoe me metí de lleno en los pormenores de la tercera cruzada y, batallando con números y nombres, estuvieron también Federico Barbarroja y Felipe II Augusto de Francia. Quizá nació entonces mi decisión de estudiar Historia, porque ahí ocurrían fantásticas aventuras que en la vida real no pasaban. Aunque no caí en la cuenta que sí, que habían ocurrido. De forma inopinada y bastante prematura, aparecieron, en ese festival de hombres atractivos, el guardabosques Mellors y el inspector Birkin, los dos héroes lawrencianos que más me impresionaban, porque Gerald Crich era demasiado meticuloso, demasiado inseguro, demasiado rico. Y la riqueza estorba a los héroes desde entonces. 

Por si esto no fuera suficiente para atizar mi inclinación hacia los guapos-guapos, el cine se propuso insistir en ello con total contumacia, de modo que hay una galería inmensa de tipos, en todos los formatos y colores, que convirtieron los paseos del atardecer en breves comentarios de texto de películas, sin que en ninguna faltase algún muchacho que llevarse a la boca. No siempre fue comprendida mi elección, hay que decirlo, pero eso ocurre porque el amor es química y la química es tan personal como el olor de Chanel número 5 en el dorso de la mano. A mis amigas les gusta Richard Gere, George Clooney, Brad Pitt o Leo Di Caprio. A mí Robert Downey Jr., Denzel Washington, Andy García o Clive Owen. Ellas los prefieren sudando o en camiseta desvencijada, y yo con bonitos trajes de Armani, blancas camisas con gemelos y el pelo peinado hacia atrás. Somos diferentes. 

Siguiendo con la historia, en un tiempo me enamoré del presidente Kennedy. Creo que fue a través de las películas, sobre todo de "Trece días", con lo que, en realidad, quizá me enamoré de Bruce Greenwood, aunque Kennedy era el paradigma del político atractivo y siempre hay un poso de pena cuando hablo de él. Esa muerte absurda. Lo mismo que la de Bobby, que también era guapo y resultón. Los políticos no suelen tener nada de encanto, salvo ellos, que son la excepción y bien podrían haber sido patrones de yate o comerciantes en oro. 

Después de la historia, los libros o el cine, están los héroes de la vida real, los hombres guapos tête a tête y ahí surge el vendaval de la vida haciendo de las suyas porque no hay nada más atractivo que ese tipo de pelo largo y revuelto, cruzando por la plaza de Cuba en vaqueros y camisa blanca, mientras mueve con distraído movimiento las llaves del coche, mientras se dirige a mí, que lo espero al otro lado, en la terraza de José Luis. El hecho de que resultara ser un canalla es cuestión de otra historia. Guapo, sin dudarlo. Miserable, también. 

(foto: Gary Cooper)

Entradas populares de este blog

"Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante"

(Aibileen Clark con la niña a la que cuida, Mae Mobley Leefolt en Criadas y señoras, 2011) Una frase puede valer tanto como un tratado. La mayoría de los que escriben darían oro por una buena frase. Las frases son como las ideas: lo más difícil de hallar, lo más fácil de plagiar y lo más duradero. Una buena frase representa un logro para el que la escribe o pronuncia. Detrás de una buena frase siempre hay una idea valiosa. Y, además, una buena frase te hace pensar en cuestiones que merecen la pena.  La película Criadas y señoras (The Help, 2011, de Tate Taylor) incluye esta frase en boca de la criada negra de la niñita blanca: "Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante" . La criada negra no ha estudiado psicología pero ha criado ella sola a diecisiete niños. Todos ajenos. Todos blancos. Resulta incongruente cómo en esta película ( y supongo que también en la realidad que retrata) las mujeres blancas dejan a sus preciosos hijos blancos en manos de criadas

"El placer de vivir sola" de Marjorie Hillis

Para quienes piensen que este es un libro más de esos de autoayuda que nos tienen cercados hace tiempo basta fijarse en el año de su publicación original, 1936. Marjorie Hillis (1889-1971) es una pionera en todos los sentidos. Su trabajo en la revista Vogue la puso en contacto con mujeres que, como ella, llevaban las riendas de su vida. La publicación del libro obtuvo un enorme éxito. Es verdad que ella terminó saliendo del círculo de solteras independientes a las que iba dedicado: se casó en 1939. Pero eso no significa nada, salvo que esperó a casarse el momento en que encontró al hombre adecuado. Este resultó ser Thomas Henry Roulston, viudo y propietario de algunas tiendas en Brooklyn. El matrimonio duró diez años pues su marido murió en 1949.  Hillis, que llegó a ser editora asistente de Vogue, era hija de un pastor congregacional y estudió en un colegio para señoritas en New Jersey. Después del éxito de este libro escribió otro dedicado a los negocios que podía emprend

Hombres solos, hombres solitarios

Presumes que eres la ciencia y yo no lo entiendo así porque siendo tú la ciencia no me has comprendido a mí. (Soleares. Juanito Mojama) ✿✿ En los tiempos del Oeste americano, que tanta literatura ha creado y, sobre todo, tanto cine, los hombres cargaban sobre sus hombres el peso de la valentía. Ser cobarde era un oprobio. Ningún cobarde podía sacar adelante a su familia, ni mantener sus tierras, ni vivir con dignidad. Pareciera que la valentía era la moneda de curso legal. Y, sin embargo, el cine nos cuenta que los valientes o los dignos eran la excepción. Más bien hombres solos, a veces también solitarios, que, llegada la hora de la verdad, se encontraban en la más estricta y descarnada soledad. Los guionistas de los westerns eran, como se ve, grandes conocedores de la naturaleza humana, bastante más que la propia señorita Marple que decía siempre, comparando a la gente que conocía con la de su pueblo natal Saint Mary Mead, que "es la misma en todas partes