Ir al contenido principal

Las puertas cerradas de William Eggleston

 


La fotografía es el arte de nuestro tiempo. No hay otra manera mejor de expresar lo cambiante de la naturaleza, de las estaciones, de las personas. Ha pasado de ser un documento de lo que sucede, un retrato de la belleza o la fealdad, al testimonio de las ideas, porque lo que se plasma en la imagen fotográfica no es ya lo que se observa, sino la mirada del que observa. Esto lo hace William Eggleston de manera que sus exteriores (la mayoría de sus fotografías lo son) encierran historias. Puede escribirse un argumento a partir de cada una de esas fotos, todas tienen traducción en palabras, aunque las palabras puedan parecer innecesarias. Lo contó Eudora Welty en la introducción al libro de Eggleston "The democratic forest". La naturaleza no es solo lo natural, los árboles, las flores, el paisaje agreste, las nubes o los campos labrados, sino todo aquello que se ha ido agregando por decantación, desde lo más humilde a lo más egregio. 


Eggleston parece realizar un ejercicio de búsqueda de la pureza, pero, en realidad, en esa pureza hay una importante mixtificación, desde el empleo del color saturado y rotundo, hasta los planos y contraplanos de sus encuadres. Verticales, horizontales, franjas, se mezclan con imágenes de casas abandonadas, situadas en cruces de caminos o en el campo, con automóviles que tienen la apariencia de ser fantasmales restos de otras vidas mejores. 


Pero los espacios de Eggleston tienen una cualidad estática que los distingue. No parece lógico ese silencio brutal en un sitio tan poco dado a la poesía. Las paredes mezclan texturas, ladrillos, cal, elementos metálicos, cables de la electricidad. Aparecen también cubos de basura, alineados y a la espera. Y los coches tienen ese aspecto de haber sido valiosos en un tiempo ya demasiado lejano. Eggleston se ha parado un momento y, al hacerlo, ha convertido en documento lo que era testimonio. Sobre todo las puertas. Merecen un pensamiento aparte las puertas que retrata. 


Todas están cerradas. Eggleton nunca deja ninguna rendija abierta en esas puertas. Parece que no conducen a nada o que su interior guarda algún secreto inconfesable, algo a lo que no podemos acercarnos, porque sería peligroso o resultaría inútil. Las puertas se hallan en cualquier rincón inesperado, no tienen conciencia de sí mismas, no sirven para nada si no pueden abrirse, pero son una especie de apertura al tiempo por venir o al pasado. Todas tienen el aire fantasmal del silencio que Eggleston clava en sus fotografías y nadie, ningún ser vivo, se atreve a traspasar ese umbral de las horas sin retorno. 


William Eggleston, fotografiado en la imagen de arriba para el New York Times. Nació en 1939 en la ciudad de Memphis, estado de Tennessee. Allí ha vivido siempre y allí sigue trabajando. Tuvo una infancia y una juventud muy acomodadas y descubrió que la fotografía era la forma en que mejor se comunicaba con el mundo. Resulta extraño cómo ha sido capaz de construir una gran obra a partir de un entorno feo, tan decididamente feo como él mismo creía que era. Sin embargo, el empleo del color, de las formas, de las texturas, así como la elección de lugares insospechados, han construido una poética muy particular, que te deja embelesada, que te atrapa. Son espacios solitarios, porque la figura humana apenas aparece, y en ellos coloca todo lo que hace distintivo a ese lugar que habita. Es la forma de encontrar su sitio en ese mismo entorno.

Para conocerlo mejor: Aquí.  

Entradas populares de este blog

"Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante"

(Aibileen Clark con la niña a la que cuida, Mae Mobley Leefolt en Criadas y señoras, 2011) Una frase puede valer tanto como un tratado. La mayoría de los que escriben darían oro por una buena frase. Las frases son como las ideas: lo más difícil de hallar, lo más fácil de plagiar y lo más duradero. Una buena frase representa un logro para el que la escribe o pronuncia. Detrás de una buena frase siempre hay una idea valiosa. Y, además, una buena frase te hace pensar en cuestiones que merecen la pena.  La película Criadas y señoras (The Help, 2011, de Tate Taylor) incluye esta frase en boca de la criada negra de la niñita blanca: "Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante" . La criada negra no ha estudiado psicología pero ha criado ella sola a diecisiete niños. Todos ajenos. Todos blancos. Resulta incongruente cómo en esta película ( y supongo que también en la realidad que retrata) las mujeres blancas dejan a sus preciosos hijos blancos en manos de criadas

"El placer de vivir sola" de Marjorie Hillis

Para quienes piensen que este es un libro más de esos de autoayuda que nos tienen cercados hace tiempo basta fijarse en el año de su publicación original, 1936. Marjorie Hillis (1889-1971) es una pionera en todos los sentidos. Su trabajo en la revista Vogue la puso en contacto con mujeres que, como ella, llevaban las riendas de su vida. La publicación del libro obtuvo un enorme éxito. Es verdad que ella terminó saliendo del círculo de solteras independientes a las que iba dedicado: se casó en 1939. Pero eso no significa nada, salvo que esperó a casarse el momento en que encontró al hombre adecuado. Este resultó ser Thomas Henry Roulston, viudo y propietario de algunas tiendas en Brooklyn. El matrimonio duró diez años pues su marido murió en 1949.  Hillis, que llegó a ser editora asistente de Vogue, era hija de un pastor congregacional y estudió en un colegio para señoritas en New Jersey. Después del éxito de este libro escribió otro dedicado a los negocios que podía emprend

Hombres solos, hombres solitarios

Presumes que eres la ciencia y yo no lo entiendo así porque siendo tú la ciencia no me has comprendido a mí. (Soleares. Juanito Mojama) ✿✿ En los tiempos del Oeste americano, que tanta literatura ha creado y, sobre todo, tanto cine, los hombres cargaban sobre sus hombres el peso de la valentía. Ser cobarde era un oprobio. Ningún cobarde podía sacar adelante a su familia, ni mantener sus tierras, ni vivir con dignidad. Pareciera que la valentía era la moneda de curso legal. Y, sin embargo, el cine nos cuenta que los valientes o los dignos eran la excepción. Más bien hombres solos, a veces también solitarios, que, llegada la hora de la verdad, se encontraban en la más estricta y descarnada soledad. Los guionistas de los westerns eran, como se ve, grandes conocedores de la naturaleza humana, bastante más que la propia señorita Marple que decía siempre, comparando a la gente que conocía con la de su pueblo natal Saint Mary Mead, que "es la misma en todas partes