Ir al contenido principal

"La herencia" de Vigdis Hjorth

 


Havler es un municipio de la costa suroccidental de Noruega, formado por un rosario de islas, algunas deshabitadas y otras únicamente visitadas por turistas que suelen tener allí una segunda vivienda. Precisamente dos casas de verano en Havler son el motivo principal de la disputa de los cuatro hermanos de esta novela una vez que sus padres han muerto. De modo que esta es una riña por herencia como tantas que hay en el mundo. Desde siempre, la pérdida de los padres supone que, salvo casos concretos, siempre haya alguna forma en la que los descendientes no están de acuerdo con el reparto. En este caso se da la circunstancia de que dos de esos hijos cuidaron a sus padres hasta el final y que los otros dos se fueron pronto de casa. Destaca la actitud de la hija mayor, la narradora de la novela, Bergljot, que arrastra tras de sí un enorme y doloroso secreto que la separó de su familia, sobre todo de su padre, al que no podía ver ni en pintura. Si piensas en lo más horroroso que puede hacerle un padre a una hija, acertarás. 

En la novela, acusada de mostrar lo más íntimo de una familia por la propia hermana de la autora, no hay diálogos sino un gran monólogo hecho por los pensamientos y el punto de vista de la hermana mayor. No cesa de fluir en toda su extensión y, salvo al final, es eso lo que vemos los lectores. 

Ahí surgirán las turbias relaciones de su infancia y cómo estas se han convertido en una incapacidad absoluta para poder llevar una vida sana de mayor. La convivencia de adulta está mediatizada por lo que vivió de pequeña y eso, lo sabe Freud, es algo que requiere de tiempo y de terapia, aunque no siempre llega la curación y el estigma interior se porta toda la vida. 

La gran pregunta que nos hacemos es si la ficción y la realidad que aquí se mezclan y se sitúan en el mismo plano entablan un lícito diálogo. ¿Está bien sacar a la luz los trapos sucios familiares en un libro? Porque no cambia nada el que esos trapos sucios te incluyan a ti como principal protagonista porque todos se van a ver mezclados. Y otra cosa ¿es el punto de vista de la autora el acertado? ¿qué ocurriría si otro miembro de la familia narrara los mismos hechos o, al menos, su visión de ellos?. La difícil y, a veces, desdibujada frontera entre ficción y realidad se muestra aquí ampliamente. No hay objetividad opuesta a la subjetividad, ni se distingue la narradora, de la autora, o de la protagonista. Ella aduce, ante las críticas familiares, que se trata solo de una novela, pero, ante las claves íntimas que ofrece no vale siquiera cambiar los nombres. He aquí un debate que la literatura viene sosteniendo consigo misma desde hace mucho tiempo y que ahora, últimamente, ha reverdecido con el auge de la autoficción. 

La herencia. Vigdis Hjorth. Editada conjuntamente por Mármara Ediciones y Nórdica Libros. Traducida por Kirsti Baggethun y Asunción Lorenzo. 2019.

Vigdis Hjorth es una autora muy reconocida en Noruega, nacida en Oslo en 1959. Con esta novela, "La herencia" ganó numerosos premios dentro y fuera de su país. 


(Casas en las islas de Hvaler) 

Comentarios

Entradas populares de este blog

"Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante"

(Aibileen Clark con la niña a la que cuida, Mae Mobley Leefolt en Criadas y señoras, 2011) Una frase puede valer tanto como un tratado. La mayoría de los que escriben darían oro por una buena frase. Las frases son como las ideas: lo más difícil de hallar, lo más fácil de plagiar y lo más duradero. Una buena frase representa un logro para el que la escribe o pronuncia. Detrás de una buena frase siempre hay una idea valiosa. Y, además, una buena frase te hace pensar en cuestiones que merecen la pena.  La película Criadas y señoras (The Help, 2011, de Tate Taylor) incluye esta frase en boca de la criada negra de la niñita blanca: "Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante" . La criada negra no ha estudiado psicología pero ha criado ella sola a diecisiete niños. Todos ajenos. Todos blancos. Resulta incongruente cómo en esta película ( y supongo que también en la realidad que retrata) las mujeres blancas dejan a sus preciosos hijos blancos en manos de criadas

Hombres solos, hombres solitarios

Presumes que eres la ciencia y yo no lo entiendo así porque siendo tú la ciencia no me has comprendido a mí. (Soleares. Juanito Mojama) ✿✿ En los tiempos del Oeste americano, que tanta literatura ha creado y, sobre todo, tanto cine, los hombres cargaban sobre sus hombres el peso de la valentía. Ser cobarde era un oprobio. Ningún cobarde podía sacar adelante a su familia, ni mantener sus tierras, ni vivir con dignidad. Pareciera que la valentía era la moneda de curso legal. Y, sin embargo, el cine nos cuenta que los valientes o los dignos eran la excepción. Más bien hombres solos, a veces también solitarios, que, llegada la hora de la verdad, se encontraban en la más estricta y descarnada soledad. Los guionistas de los westerns eran, como se ve, grandes conocedores de la naturaleza humana, bastante más que la propia señorita Marple que decía siempre, comparando a la gente que conocía con la de su pueblo natal Saint Mary Mead, que "es la misma en todas partes

"Recado original" de María Sanz

  María Sanz (Sevilla, 1956) acaba de publicar un nuevo libro de poemas. Viene de la mano de Lastura Ediciones, que ha cuidado el envoltorio tanto como María ha cuidado el contenido. Una preciosa portada y su correspondiente marcapáginas, son la carta de presentación de un libro que ha sido trabajado delicadamente y que incluye poemas memorables. Para leer en noviembre, el mes de la poesía, el de las ausencias, las melancolías, las búsquedas.  Los libros de poesía se leen rápidamente y también muy despacio. Después de esa primera lectura transversal que pone sobre la mesa los asuntos, entra el deseo de ahondar, de sentir el ritmo tal y como se ha expresado, de conocer la música de los poemas, de adentrarse en los primeros versos, tan definitivos y en los últimos versos, tan ciertos. Así la intención está en la cita que abre el libro, Machado, sobriedad y lejanía de lo leve. Y en el primero de los poemas, numerados, sin títulos, está ya el verso que anuncia el conjunto: "Ahora sólo