Ir al contenido principal

Cartas como rosas


Escribir cartas es un acto de generosidad hacia la otra persona. En las cartas se vuelca la vida, pequeña o grande, conocida o difusa. Los escritores de cartas son gente dispuesta a ser escudriñados, valorados, por los demás. Hay ejemplos maravillosos de correspondencia entre personas valiosas, artistas, escritores, gente de categoría en algún aspecto. Pero también la vida real es la muestra de que las cartas son imperecederas y su perfume, como el de las rosas, sigue revoloteando por el aire, sin mácula, dejando huella. 


Las flores de Georgia O'Keeffe son la mejor ilustración para contar cuántas cartas me escribía mi madre cuando me fui de casa, por ejemplo. En las cartas, que conservo, detallaba con suma precisión todos los acontecimientos de la semana o de los días. Incluso si algún hermano había hecho alguna travesura, lo que comían o bebían, si salían y adónde, lo que veían en la tele e, incluso, sus pensamientos, ideas, imaginaciones. Todas las cartas eran una evidencia clarísima de que la vida continuaba en la familia que yo había dejado atrás. Las cartas de mi padre, por el contrario, son muy pocas y tienen un único tema por cada una de ellas. En ocasiones, un poema. Mi padre era hombre de pocas palabras y muchos versos. 


Durante algunos años mantuve conversación con una alumna que era musulmana y vivía en uno de esos curiosos barrios de Ceuta en los que ahora no entra nadie que lleve uniforme. Ella era una niña muy especial, guapa y dispuesta, quería triunfar a toda costa y puede que lo haya conseguido aunque sus noticias no llegaron a mí. Escribía largas cartas en correcto español y yo le contestaba con un listado de libros, comentarios de películas o lecciones completa sobre algún tema que le pudiera interesar. Hablar con los alumnos es una de las cosas que los profesores hacemos continuamente y que, sin embargo, nos deparar siempre alguna inquietud. 

Hubo un chico que estudiaba en Madrid que me escribía cartas durante toda la carrera. Creo que le consolaba pensar que yo iba a esperar que terminara y que eso acabaría en boda. Y otro me escribía desde Peñíscola, porque se enamoró un verano de mí sin que pudiera ser correspondido. Sus cartas eran un vaso lleno de lamentos que apenas disimulaba. Y las cartas de las amigas y de las primas, siempre puntuales, o las cartas de las colegas que viajaban y que no querían dejar de hacer constar su dicha. Cartas, cartas, muchísimas cartas. 

Se siguen escribiendo cartas, ahora usando el correo electrónico. Los mensajes de IG o de TW son como telegramas y los de FB, y de mail, cartas enteras, cartas llenas "de poesía" que a veces devuelven la alegría. Abrir una carta es deshojar una flor. Con la ventaja de que puede volver a componerse sin causar un planticio. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

"Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante"

(Aibileen Clark con la niña a la que cuida, Mae Mobley Leefolt en Criadas y señoras, 2011) Una frase puede valer tanto como un tratado. La mayoría de los que escriben darían oro por una buena frase. Las frases son como las ideas: lo más difícil de hallar, lo más fácil de plagiar y lo más duradero. Una buena frase representa un logro para el que la escribe o pronuncia. Detrás de una buena frase siempre hay una idea valiosa. Y, además, una buena frase te hace pensar en cuestiones que merecen la pena.  La película Criadas y señoras (The Help, 2011, de Tate Taylor) incluye esta frase en boca de la criada negra de la niñita blanca: "Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante" . La criada negra no ha estudiado psicología pero ha criado ella sola a diecisiete niños. Todos ajenos. Todos blancos. Resulta incongruente cómo en esta película ( y supongo que también en la realidad que retrata) las mujeres blancas dejan a sus preciosos hijos blancos en manos de criadas

"El placer de vivir sola" de Marjorie Hillis

Para quienes piensen que este es un libro más de esos de autoayuda que nos tienen cercados hace tiempo basta fijarse en el año de su publicación original, 1936. Marjorie Hillis (1889-1971) es una pionera en todos los sentidos. Su trabajo en la revista Vogue la puso en contacto con mujeres que, como ella, llevaban las riendas de su vida. La publicación del libro obtuvo un enorme éxito. Es verdad que ella terminó saliendo del círculo de solteras independientes a las que iba dedicado: se casó en 1939. Pero eso no significa nada, salvo que esperó a casarse el momento en que encontró al hombre adecuado. Este resultó ser Thomas Henry Roulston, viudo y propietario de algunas tiendas en Brooklyn. El matrimonio duró diez años pues su marido murió en 1949.  Hillis, que llegó a ser editora asistente de Vogue, era hija de un pastor congregacional y estudió en un colegio para señoritas en New Jersey. Después del éxito de este libro escribió otro dedicado a los negocios que podía emprend

Hombres solos, hombres solitarios

Presumes que eres la ciencia y yo no lo entiendo así porque siendo tú la ciencia no me has comprendido a mí. (Soleares. Juanito Mojama) ✿✿ En los tiempos del Oeste americano, que tanta literatura ha creado y, sobre todo, tanto cine, los hombres cargaban sobre sus hombres el peso de la valentía. Ser cobarde era un oprobio. Ningún cobarde podía sacar adelante a su familia, ni mantener sus tierras, ni vivir con dignidad. Pareciera que la valentía era la moneda de curso legal. Y, sin embargo, el cine nos cuenta que los valientes o los dignos eran la excepción. Más bien hombres solos, a veces también solitarios, que, llegada la hora de la verdad, se encontraban en la más estricta y descarnada soledad. Los guionistas de los westerns eran, como se ve, grandes conocedores de la naturaleza humana, bastante más que la propia señorita Marple que decía siempre, comparando a la gente que conocía con la de su pueblo natal Saint Mary Mead, que "es la misma en todas partes