Ir al contenido principal

Vuelve "Rebecca"


Para Mercedes


(Joan Fontaine, "Rebecca", 1940)

¿Era necesario hacer una nueva versión de "Rebecca"? A tenor de los resultados parece que no. No solo era difícil sino que no hacía ninguna falta. Hay películas que aguantan bien las nuevas versiones. "Los siete samurais", "Los Siete Magníficos", "The Magnificent Seven". Cierta dignidad a la hora de quedarse con una o con otra. Lo mismo ocurre con Luna Nueva /Primera Plana. Pero las películas de Hitchcock no tienen suerte al ser versionadas. La atmósfera Hitchcock es insustituible. 



La nueva versión es en color. La Costa Azul no es ese lugar inseguro en el que pueden ocurrir accidentes, con hoteles vacíos por estar fuera de temporada, sino un lugar con cielos azules, hermosos paisajes, donde las chicas sin nombre van ataviadas de curiosos sombreros y los señores De Winter tienen el aire de Ryan Gosling en "La, la, land". Un buen casting es la primera condición de una película y no basta con abrir mucho los ojos para dar la impresión de estar asustada. Ni basta entrecerrar los ojos o fruncir el ceño para parecer atormentado por un fantasma que ya no existe. 


(Dirigida por Ben Wheatley con Lily James, Armie Hammer, Kristin Scott Thomas)

Poco ayuda que Armie Hammer tenga toda la pinta de un tronista de Mujeres, Hombres y Viceversa. Dan igual los músculos, la camiseta (que se sepa no es Marlon Brando) o la exhibición de potencia sexual. El pobre De Winter que describió Daphne du Maurier no necesitaba hacer ostentación de nada de eso porque tenía otras cualidades: elegancia, dinero, buena familia, pedigrí, educación y charme. Además de un perfecto inglés heredado de Shakespeare. Y cierto aire sonámbulo, diletante. Cierto desapego, cierto desdén por el mundo, seguramente porque estaba esperando que ocurriera lo inevitable. Su nerviosismo durante toda la película, su aire distraído, sus nulas expectativas de ser feliz, son la premonición de que sabe que el cuerpo de Rebecca subirá un día a la superficie. Olivier (es él) no se hace ilusiones. Tampoco Max. 


(Laurence Olivier es Maximilian De Winter)

Hay algunas películas basadas en obras de teatro de Noel Coward que son encantadoras. Exactamente a eso recuerdan los fotogramas de la nueva "Rebecca". Muchachas ataviadas de colores años veinte, sombreros extravagantes, vestidos inefables. La pobre Joan Fontaine solo llevaba faldas de lana gruesa, zapatones bajos y rebecas. Claro que, sin esa rebeca, la cosa no hubiera sido tan universal. Cuando hoy nos ponemos una rebeca estamos homenajeando a la sencillez de la muchacha. No sería lo mismo con un tailleur de Chez Dior. Las rebecas son prendas deliciosas. Anticipan el otoño, consuelan en el invierno, pueden tener colores diferentes, texturas, botones, pero todas conservan el aire de tranquilidad que tenía la muchacha sin nombre. 


(Joan Fontaine vestida con su famosa rebeca)

El tercer personaje de la película es la enigmática señora Danvers. La señora Danvers es, quizá, el símbolo de la locura contenida, la fidelidad más allá de la muerte, la ambigüedad sexual, la extrañeza, el dominio y la sumisión. Su personaje nos asusta, nos enfada y nos atrae, todo a partes iguales. En realidad, la película termina sin que sabemos qué pensaba, qué quería decir con sus gestos y palabras, cuáles eran sus intenciones y por qué actuaba así. Del misterio vive su personaje de modo que sin él la película sería muy otra. En la nueva versión la señora Danvers es una gran, grandísima actriz, Kristin Scott-Thomas. Su grandeza, elegancia y belleza no sirven para construir a una Danvers creíble. Es más, si nos ponen enfrente a las dos, la señora de la casa y el ama de llaves...nos quedamos con esta, nos fiamos más de ella. Un desastre. 




No basta con recogerse el pelo en un moño para resultar antipática o producir miedo. Hay algo más. Y ese algo más, atmosférico, complicado, distinto, algo que solo puede lograrse con un conjunto de cosas que distinguen al genio del telefilm de sobremesa. Nadie diría que la nueva señora De Winters lleve el pelo mal arreglado, como le ocurría a la inocencia Joan Fontaine. Pero tampoco diría nadie que Kristin Scott-Thomas tiene pinta de institutriz amargada. 



En el cine, como en todas las artes visuales, a veces sobran las palabras. Con las imágenes basta. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

"Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante"

(Aibileen Clark con la niña a la que cuida, Mae Mobley Leefolt en Criadas y señoras, 2011) Una frase puede valer tanto como un tratado. La mayoría de los que escriben darían oro por una buena frase. Las frases son como las ideas: lo más difícil de hallar, lo más fácil de plagiar y lo más duradero. Una buena frase representa un logro para el que la escribe o pronuncia. Detrás de una buena frase siempre hay una idea valiosa. Y, además, una buena frase te hace pensar en cuestiones que merecen la pena.  La película Criadas y señoras (The Help, 2011, de Tate Taylor) incluye esta frase en boca de la criada negra de la niñita blanca: "Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante" . La criada negra no ha estudiado psicología pero ha criado ella sola a diecisiete niños. Todos ajenos. Todos blancos. Resulta incongruente cómo en esta película ( y supongo que también en la realidad que retrata) las mujeres blancas dejan a sus preciosos hijos blancos en manos de criadas

"El placer de vivir sola" de Marjorie Hillis

Para quienes piensen que este es un libro más de esos de autoayuda que nos tienen cercados hace tiempo basta fijarse en el año de su publicación original, 1936. Marjorie Hillis (1889-1971) es una pionera en todos los sentidos. Su trabajo en la revista Vogue la puso en contacto con mujeres que, como ella, llevaban las riendas de su vida. La publicación del libro obtuvo un enorme éxito. Es verdad que ella terminó saliendo del círculo de solteras independientes a las que iba dedicado: se casó en 1939. Pero eso no significa nada, salvo que esperó a casarse el momento en que encontró al hombre adecuado. Este resultó ser Thomas Henry Roulston, viudo y propietario de algunas tiendas en Brooklyn. El matrimonio duró diez años pues su marido murió en 1949.  Hillis, que llegó a ser editora asistente de Vogue, era hija de un pastor congregacional y estudió en un colegio para señoritas en New Jersey. Después del éxito de este libro escribió otro dedicado a los negocios que podía emprend

Hombres solos, hombres solitarios

Presumes que eres la ciencia y yo no lo entiendo así porque siendo tú la ciencia no me has comprendido a mí. (Soleares. Juanito Mojama) ✿✿ En los tiempos del Oeste americano, que tanta literatura ha creado y, sobre todo, tanto cine, los hombres cargaban sobre sus hombres el peso de la valentía. Ser cobarde era un oprobio. Ningún cobarde podía sacar adelante a su familia, ni mantener sus tierras, ni vivir con dignidad. Pareciera que la valentía era la moneda de curso legal. Y, sin embargo, el cine nos cuenta que los valientes o los dignos eran la excepción. Más bien hombres solos, a veces también solitarios, que, llegada la hora de la verdad, se encontraban en la más estricta y descarnada soledad. Los guionistas de los westerns eran, como se ve, grandes conocedores de la naturaleza humana, bastante más que la propia señorita Marple que decía siempre, comparando a la gente que conocía con la de su pueblo natal Saint Mary Mead, que "es la misma en todas partes