Ir al contenido principal

Un mal gusto exquisito

 


Aunque podría, no voy a dedicar esta entrada a hablar de algunas celebrities que se dedican a gastarse el dinero en modelos imposibles de supuestos genios de la moda. Esto de la moda es como la cocina. Según se mire, tienen muchos puntos en común. Se trata de hacer lo más difícil posible algo que es muy sencillo. Un vestido, por ejemplo. Con sus botones o sus cremalleras, su largo y su dobladillo. Puede uno hacer piruetas, hacer el intento de dejar su sello personal y entonces convertirlo en un magnífico adefesio. Un mamarracho. Lo mismo pasa con la cocina. La alta cocina corre el peligro de convertirse en una cocina hecha para snobs a los que no les gusta comer. 

Podría hablar de cocina o de moda, incluso de política, porque todo eso aparece mezclado en un guiso imperturbable. Podría hablar de cualquier cosa pero quiero hablar de sentimientos, de elecciones y de amor. Qué es el amor si no el motivo principal por el cual los seres humanos nos dedicamos a sufrir en lugar de gozar de la vida????? Qué, sino una excusa perfecta para poner a parir a los hombres que no nos quieren, si somos mujeres o a las mujeres que nos asedian, si somos hombres???? Al revés no sería posible, ahí entraría ya el código penal. 


A pesar de que nuestra intuición es poderosa y no equivoca las señales, la mayoría de las veces no le hacemos caso alguno y entramos en barrena, directamente al sótano de las emociones, al lugar en el que todo se guisa a la tremenda. Entonces, nuestro ego se acorta y nuestra pasión se convierte en el leit motiv de la vida y así no hay manera. No podemos hacer negocio con nosotros mismos, no podemos conservar la vertical y el buen tino si nos dejamos llevar por ciertas exuberancias que engañan a cualquiera. O por cualquiera que es capaz de engañar a cualquiera incluida cualquiera de nosotros. Hay gente experta en eso, tenlo en cuenta. 


Si pudiéramos vernos con perspectiva, si la cabeza funcionara a tope y nos pusiera delante unos carteles bien escritos, unas señales de tráfico emocional, entonces sabríamos dónde acudir y dónde no asomarse ni en peligro de extinción de las especies. Hay una especie que no se extingue. La del adulador, mentiroso, engañabobas, que, una vez completada su tarea, te deja en la cuneta y ahí te las den todas. El radar nos engaña y caemos en la trampa de un cortejo absurdo, que, en realidad, no existe y que solo puede creerse si eres inocente al máximo. Una mujer bien poco avispada y que está dispuesta a dejarse arrastrar por un espejismo. Solo así puedes tener el mal gusto exquisito de querer a un horroroso desastre que solo te trae problemas. No debe ser cosa de pocas porque las veo a menudo contando sus pesares.


Si esto fuera un consultorio sentimental, que no lo es, te diría: Querida amiga, eres una mujer lista, guapa, trabajadora e inteligente. No tienes ninguna necesidad de crearte más problemas que los que la vida te trae. Piensa con claridad. Qué te aporta ese tipo, pagado de sí mismo, espléndidamente reconcentrado en su persona, misógino de tres al cuarto, narcisista de libro???? Cierto. Nada. Si la respuesta es nada, la nada es la solución. Qué solución podemos darle a ese estado tuyo de efervescente rabia, trastocada en tristeza indisoluble en agua y en fiera convicción de hacer el tonto???? La solución es nada. La nada. El silencio. Lo dijo mejor que nadie Carmen Laforet y no hay otra receta. Nada. Apréndelo. Y abrázate a ti misma cuando llueva. 

(Ilustraciones de Al Parker) 

Entradas populares de este blog

"Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante"

(Aibileen Clark con la niña a la que cuida, Mae Mobley Leefolt en Criadas y señoras, 2011) Una frase puede valer tanto como un tratado. La mayoría de los que escriben darían oro por una buena frase. Las frases son como las ideas: lo más difícil de hallar, lo más fácil de plagiar y lo más duradero. Una buena frase representa un logro para el que la escribe o pronuncia. Detrás de una buena frase siempre hay una idea valiosa. Y, además, una buena frase te hace pensar en cuestiones que merecen la pena.  La película Criadas y señoras (The Help, 2011, de Tate Taylor) incluye esta frase en boca de la criada negra de la niñita blanca: "Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante" . La criada negra no ha estudiado psicología pero ha criado ella sola a diecisiete niños. Todos ajenos. Todos blancos. Resulta incongruente cómo en esta película ( y supongo que también en la realidad que retrata) las mujeres blancas dejan a sus preciosos hijos blancos en manos de criadas

"El placer de vivir sola" de Marjorie Hillis

Para quienes piensen que este es un libro más de esos de autoayuda que nos tienen cercados hace tiempo basta fijarse en el año de su publicación original, 1936. Marjorie Hillis (1889-1971) es una pionera en todos los sentidos. Su trabajo en la revista Vogue la puso en contacto con mujeres que, como ella, llevaban las riendas de su vida. La publicación del libro obtuvo un enorme éxito. Es verdad que ella terminó saliendo del círculo de solteras independientes a las que iba dedicado: se casó en 1939. Pero eso no significa nada, salvo que esperó a casarse el momento en que encontró al hombre adecuado. Este resultó ser Thomas Henry Roulston, viudo y propietario de algunas tiendas en Brooklyn. El matrimonio duró diez años pues su marido murió en 1949.  Hillis, que llegó a ser editora asistente de Vogue, era hija de un pastor congregacional y estudió en un colegio para señoritas en New Jersey. Después del éxito de este libro escribió otro dedicado a los negocios que podía emprend

Hombres solos, hombres solitarios

Presumes que eres la ciencia y yo no lo entiendo así porque siendo tú la ciencia no me has comprendido a mí. (Soleares. Juanito Mojama) ✿✿ En los tiempos del Oeste americano, que tanta literatura ha creado y, sobre todo, tanto cine, los hombres cargaban sobre sus hombres el peso de la valentía. Ser cobarde era un oprobio. Ningún cobarde podía sacar adelante a su familia, ni mantener sus tierras, ni vivir con dignidad. Pareciera que la valentía era la moneda de curso legal. Y, sin embargo, el cine nos cuenta que los valientes o los dignos eran la excepción. Más bien hombres solos, a veces también solitarios, que, llegada la hora de la verdad, se encontraban en la más estricta y descarnada soledad. Los guionistas de los westerns eran, como se ve, grandes conocedores de la naturaleza humana, bastante más que la propia señorita Marple que decía siempre, comparando a la gente que conocía con la de su pueblo natal Saint Mary Mead, que "es la misma en todas partes