Ir al contenido principal

¿Por qué los hombres son infieles?


 Olimpia Dukakis se preguntaba en "Hechizo de luna" por qué los hombres son infieles. Sobre todo, decía ella, llegados a una cierta edad. Esa pregunta venía al pelo, porque su marido, en la sesentena, le ponía morritos a una choni más joven que él (tampoco demasiado), con pelo cardado y jersey de angorina. El marido de Olimpia le regalaba a su "amorcito" unas pulseras muy llamativas llenas de estrellitas doradas. Ni que decir tiene que resultaba hasta patético ver a este hombre haciendo el adolescente con una señora que tenía toda la intención de esquilmarle el bolsillo. Sin embargo, él estaba convencido de que la susodicha lo quería y lo buscaba por su atractivo físico. 


En estas cábalas andaba ella cuando tropieza una noche cenando sola en un restaurante (mientras su marido afanaba estrellitas con la choni del jersey de angorina) con una escena que la deja atónita. En la mesa de la lado hay un señor de la edad de su marido que discute acaloradamente con una jovencita (esta sí, veinteañera). La discusión termina cuando la chica le lanza por encima un vaso de agua (o de vino, no recuerdo), y el hombre (a la sazón, profesor de la muchacha), se queda con dos palmos de narices, medio sonriente, medio avergonzado. Entonces, ambos, Olimpia y el señor, cenan juntos y ella, con la sorna habitual que gasta en esa película le pregunta por qué va con chicas tan jóvenes, si sabe que acaba mal siempre esa historia. Le hace ver, aunque no lo dice por prudencia, lo ridículo que resulta y lo absurdo. Sin embargo, no obtiene respuesta a su pregunta. Por qué los hombres son infieles y, normalmente, a determinada edad y con chicas muy jóvenes. 

Una noche se hace la luz. Su yerno (que luego no será), después de volver de improviso de Italia de ver a su madre que supuestamente estaba muy enferma y luego se cura milagrosamente al enterarse de que su hijo va a casarse, llega a la casa y ella, Olimpia, que ya no sabe adónde volver los ojos con su pregunta, se la formula también a él. Y entonces sucede el milagro. Porque, entre las atolondradas respuestas que el yerno le devuelve está una que ella reconoce como cierta. Sí, es esto, esto es exactamente así. Oh, es la respuesta que esperaba. Los hombres son infieles a las mujeres (y dejan a sus parejas y se marchan con otras más jóvenes y así van sumando juventudes a la rueda y acaban saliendo con amigas de sus nietas) porque tienen miedo. Miedo a la vejez y, sobre todo, a la muerte. Toda la infidelidad se basa en el miedo. Están asustados. Son seres asustados. Una mujer más joven les devuelve, aunque sea por algún tiempo, un extraño y efímero convencimiento de que la vida no se les escapa, que es posible una prórroga, que pueden seguir siendo atractivos y deseables. Que, todavía, no van a morirse. Una respuesta sencilla a un enigma eterno. 


No acaba aquí la cosa. Olimpia le dice a Cosmo, su marido: Cosmo, por mucho que me engañes con unas y otras vas a morirte igual. Eso sí es filosofía, conocimiento, sentido común y, por mucho que no lo entendáis, optimismo. 

Entradas populares de este blog

"Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante"

(Aibileen Clark con la niña a la que cuida, Mae Mobley Leefolt en Criadas y señoras, 2011) Una frase puede valer tanto como un tratado. La mayoría de los que escriben darían oro por una buena frase. Las frases son como las ideas: lo más difícil de hallar, lo más fácil de plagiar y lo más duradero. Una buena frase representa un logro para el que la escribe o pronuncia. Detrás de una buena frase siempre hay una idea valiosa. Y, además, una buena frase te hace pensar en cuestiones que merecen la pena.  La película Criadas y señoras (The Help, 2011, de Tate Taylor) incluye esta frase en boca de la criada negra de la niñita blanca: "Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante" . La criada negra no ha estudiado psicología pero ha criado ella sola a diecisiete niños. Todos ajenos. Todos blancos. Resulta incongruente cómo en esta película ( y supongo que también en la realidad que retrata) las mujeres blancas dejan a sus preciosos hijos blancos en manos de criadas

"El placer de vivir sola" de Marjorie Hillis

Para quienes piensen que este es un libro más de esos de autoayuda que nos tienen cercados hace tiempo basta fijarse en el año de su publicación original, 1936. Marjorie Hillis (1889-1971) es una pionera en todos los sentidos. Su trabajo en la revista Vogue la puso en contacto con mujeres que, como ella, llevaban las riendas de su vida. La publicación del libro obtuvo un enorme éxito. Es verdad que ella terminó saliendo del círculo de solteras independientes a las que iba dedicado: se casó en 1939. Pero eso no significa nada, salvo que esperó a casarse el momento en que encontró al hombre adecuado. Este resultó ser Thomas Henry Roulston, viudo y propietario de algunas tiendas en Brooklyn. El matrimonio duró diez años pues su marido murió en 1949.  Hillis, que llegó a ser editora asistente de Vogue, era hija de un pastor congregacional y estudió en un colegio para señoritas en New Jersey. Después del éxito de este libro escribió otro dedicado a los negocios que podía emprend

Hombres solos, hombres solitarios

Presumes que eres la ciencia y yo no lo entiendo así porque siendo tú la ciencia no me has comprendido a mí. (Soleares. Juanito Mojama) ✿✿ En los tiempos del Oeste americano, que tanta literatura ha creado y, sobre todo, tanto cine, los hombres cargaban sobre sus hombres el peso de la valentía. Ser cobarde era un oprobio. Ningún cobarde podía sacar adelante a su familia, ni mantener sus tierras, ni vivir con dignidad. Pareciera que la valentía era la moneda de curso legal. Y, sin embargo, el cine nos cuenta que los valientes o los dignos eran la excepción. Más bien hombres solos, a veces también solitarios, que, llegada la hora de la verdad, se encontraban en la más estricta y descarnada soledad. Los guionistas de los westerns eran, como se ve, grandes conocedores de la naturaleza humana, bastante más que la propia señorita Marple que decía siempre, comparando a la gente que conocía con la de su pueblo natal Saint Mary Mead, que "es la misma en todas partes