Ir al contenido principal

Libros a la caída de la tarde


Todos los ejemplares estaban perfectamente ordenados por fecha de compra. En la primera página constaba esa fecha, el lugar en el que se había comprado y quién lo hizo. Una excelente forma de saber algo de la historia del libro. La librería (el "librerito" la llamaban las niñas) era blanca y tenía unos palillos torneados para sujetar las baldas. Estaba lacada y cogía polvo con facilidad. Las motas se posaban en las zonas que todavía estaban vacías. Una buena librería siempre tiene que dejar sitio a los libros nuevos, es así como decidieron hacerlo sin haber estudiado biblioteconomía. Los libros eran un auténtico tesoro y estaba prohibido escribir en ellos salvo las anotaciones de la primera página, o doblar las esquinas o, por supuesto, dejarlos abiertos en cualquier sitio. Eran unos libros muy especiales porque contenían las mejores historias. 

Estaban las manzanas con una doncella que llevaba una pinza en la nariz y una niña bastante malvada, además de la escritora que lo descubría todo; el tren de las 4,50 era puntual en su aparición y, a través de las ventanillas, un hombre corpulento estrangulaba a una mujer con un abrigo de piel muy pálido; en el internado había un gato en el palomar, alguien disimulaba con un oscuro motivo; la chimenea tenía cerca un cadáver y también la pobre señora McGinty había muerto. En Styles las cosas se ponían difíciles entre el nuevo esposo y los hijos, cosas de familia, como en Inocencia trágica. Había crímenes dormidos y expresos donde se fraguaban venganzas y podía una encontrarse en un elegante y cuadrado piso de Londres con un detective algo maniático y su amigo, casi un ayudante pero con escasas pretensiones. Las mansiones de la campiña albergaban piscinas, templetes y herencias, todo muy propenso a los problemas. Y lo mismo ocurría en el lejano oriente o en Egipto, al sol, demasiado sol. Incluso un doctor contaba sin ambages su historia y eso ponía los pelos de punta. 

A la caída de la tarde, en ese momento inexacto en que "no es hora de nada", según una expresión familiar que explicaba que aún no había llegado el tiempo de la cena y había pasado el de las meriendas (como en todas las casas con muchos niños, las comidas marcaban el ritmo de la vida), todos se desperdigaban y desaparecían de la vista de los otros porque, cada uno de ellos a su aire y en su escondite favorito, entraban sin permiso en la historia que los libros contaban. El silencio cubría toda la casa y ni siquiera el alboroto de la calle lo turbaba. Eran las horas de la lectura y eran el tiempo de los sueños. Todos los sueños se aliaban con las páginas de los libros y brotaban sin remedio. Todos los libros los había escrito ella y por eso pronunciaban su nombre con familiaridad: vamos a leer a Agatha. 

Comentarios

Rocío G. Tizón ha dicho que…
Me ha gustado mucho el contenido de tu blog. Me suscribo para estar al día y te invito a que te pases por el mío si te apetece.
Un abrazo.
Cathy L. B. ha dicho que…
Muchas gracias, Rocío.

Entradas populares de este blog

"Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante"

(Aibileen Clark con la niña a la que cuida, Mae Mobley Leefolt en Criadas y señoras, 2011) Una frase puede valer tanto como un tratado. La mayoría de los que escriben darían oro por una buena frase. Las frases son como las ideas: lo más difícil de hallar, lo más fácil de plagiar y lo más duradero. Una buena frase representa un logro para el que la escribe o pronuncia. Detrás de una buena frase siempre hay una idea valiosa. Y, además, una buena frase te hace pensar en cuestiones que merecen la pena.  La película Criadas y señoras (The Help, 2011, de Tate Taylor) incluye esta frase en boca de la criada negra de la niñita blanca: "Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante" . La criada negra no ha estudiado psicología pero ha criado ella sola a diecisiete niños. Todos ajenos. Todos blancos. Resulta incongruente cómo en esta película ( y supongo que también en la realidad que retrata) las mujeres blancas dejan a sus preciosos hijos blancos en manos de criadas

"El placer de vivir sola" de Marjorie Hillis

Para quienes piensen que este es un libro más de esos de autoayuda que nos tienen cercados hace tiempo basta fijarse en el año de su publicación original, 1936. Marjorie Hillis (1889-1971) es una pionera en todos los sentidos. Su trabajo en la revista Vogue la puso en contacto con mujeres que, como ella, llevaban las riendas de su vida. La publicación del libro obtuvo un enorme éxito. Es verdad que ella terminó saliendo del círculo de solteras independientes a las que iba dedicado: se casó en 1939. Pero eso no significa nada, salvo que esperó a casarse el momento en que encontró al hombre adecuado. Este resultó ser Thomas Henry Roulston, viudo y propietario de algunas tiendas en Brooklyn. El matrimonio duró diez años pues su marido murió en 1949.  Hillis, que llegó a ser editora asistente de Vogue, era hija de un pastor congregacional y estudió en un colegio para señoritas en New Jersey. Después del éxito de este libro escribió otro dedicado a los negocios que podía emprend

Hombres solos, hombres solitarios

Presumes que eres la ciencia y yo no lo entiendo así porque siendo tú la ciencia no me has comprendido a mí. (Soleares. Juanito Mojama) ✿✿ En los tiempos del Oeste americano, que tanta literatura ha creado y, sobre todo, tanto cine, los hombres cargaban sobre sus hombres el peso de la valentía. Ser cobarde era un oprobio. Ningún cobarde podía sacar adelante a su familia, ni mantener sus tierras, ni vivir con dignidad. Pareciera que la valentía era la moneda de curso legal. Y, sin embargo, el cine nos cuenta que los valientes o los dignos eran la excepción. Más bien hombres solos, a veces también solitarios, que, llegada la hora de la verdad, se encontraban en la más estricta y descarnada soledad. Los guionistas de los westerns eran, como se ve, grandes conocedores de la naturaleza humana, bastante más que la propia señorita Marple que decía siempre, comparando a la gente que conocía con la de su pueblo natal Saint Mary Mead, que "es la misma en todas partes