Ir al contenido principal

"1917" de Sam Mendes


"1917" no es solo un alarde técnico. Es también un bombardeo de emociones. La forma en la que Sam Mendes concibió la película (un plano secuencia de dos horas) no indica solo un virtuosismo técnico sino una intención concreta. El espectador acompaña a los dos soldados, Schofield y Blake, a través de una aventura épica. Son los nuevos Miguel Strogoff, su misiva salvará mil seiscientas vidas si llega a tiempo. 

En la historia, como sucede en "Dunkerque", los alemanes están enfrente pero no son nada. No aparecen, salvo para poner trabas a ese viaje incierto. Y los jefes aliados tampoco parecen significar sino autoridades que se guardan sus sentimientos a buen recaudo. Solo el capitán Smith (Mark Strong) conserva, entre las atrocidades, una mirada limpia y una mano que tender. La guerra destruye lo que mata y lo que queda. Esa es una de las lecciones de la película. Todos pierden. 


Cuando estudiaba Historia en la universidad me preguntaba muchas veces por el sentido de las guerras. Leía sobre ellas una a una, las repasaba y memorizaba, veía sus fechas, sus causas y sus consecuencias. Todo parecía tener sentido sobre el papel, pero el cine sobre todo, cuando convierte en imagen esa atroz forma de relacionarse entre humanos que consiste en matarse los unos a los otros, nos pone en bandeja la reflexión. No se trata de estupidez pacifista, ni de cantar Imagine. Se trata de preguntarse por qué. La misma pregunta se la hacen algunos soldados al final de esta película. Tres años luchando para conseguir una granja abandonada y seis vacas muertas. 


Ni siquiera creo que el sentido del deber sea lo que más destaque en todo esto. El cabo Schofield no parecía contento con la misión y el cabo Blake ni siquiera sabía que su cometido iba a tener tanta relevancia. El hecho de que uno de ellos caiga en el camino y el otro culmine su tarea es simplemente azar. Podía haber sido al revés. Eso, el azar, es un terrible elemento de las guerras. Un simple elemento que puede jugar a la ruleta rusa con las vidas de los hombres. Cuando se culmina la gesta y se resuelve el caso ni siquiera habrá honores ni compensaciones ni vítores. Casi nadie se dará cuenta de lo que se ha conseguido, porque quizá, como dice el coronel Mackenzie, a la semana siguiente habrá otra batalla que hará olvidar esta. Solo la mirada humana y comprensiva del capitán Smith, una rara avis en este paraíso de la frialdad, será capaz de captar el significado de lo que allí ocurre, entre trincheras, líneas enemigas, obuses y cuerpos destrozados. 


La guerra no solo es el fracaso de la inteligencia sino la muerte de la emoción. Prohibido sentir, deberían avisar los carteles en el frente. Prohibido echar de menos, prohibido darle vueltas. Así lo expresa el propio Smith, harto, seguramente, de haber caído en la misma trampa de la compasión. Para los que han criticado que los ingleses aparezcan como los buenos y los alemanes como los malos hay que decirles que eso era exactamente así. 

Reparto: 
George MacKay como el cabo William Schofield
Dean-Charles Chapman como el cabo Tom Blake
Mark Strong como el capitán Smith
Andrew Scott como el teniente Leslie
Richard Madden como el teniente Blake
Claire Duburcq como Lauri
Colin Firth como el general Erinmore
Benedict Cumberbatch como el coronel Mackenzie

Música de Thomas Newman, fotografía de Roger Deakins, guión y dirección de Sam Mendes. 2019. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

"Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante"

(Aibileen Clark con la niña a la que cuida, Mae Mobley Leefolt en Criadas y señoras, 2011) Una frase puede valer tanto como un tratado. La mayoría de los que escriben darían oro por una buena frase. Las frases son como las ideas: lo más difícil de hallar, lo más fácil de plagiar y lo más duradero. Una buena frase representa un logro para el que la escribe o pronuncia. Detrás de una buena frase siempre hay una idea valiosa. Y, además, una buena frase te hace pensar en cuestiones que merecen la pena.  La película Criadas y señoras (The Help, 2011, de Tate Taylor) incluye esta frase en boca de la criada negra de la niñita blanca: "Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante" . La criada negra no ha estudiado psicología pero ha criado ella sola a diecisiete niños. Todos ajenos. Todos blancos. Resulta incongruente cómo en esta película ( y supongo que también en la realidad que retrata) las mujeres blancas dejan a sus preciosos hijos blancos en manos de criadas

"El placer de vivir sola" de Marjorie Hillis

Para quienes piensen que este es un libro más de esos de autoayuda que nos tienen cercados hace tiempo basta fijarse en el año de su publicación original, 1936. Marjorie Hillis (1889-1971) es una pionera en todos los sentidos. Su trabajo en la revista Vogue la puso en contacto con mujeres que, como ella, llevaban las riendas de su vida. La publicación del libro obtuvo un enorme éxito. Es verdad que ella terminó saliendo del círculo de solteras independientes a las que iba dedicado: se casó en 1939. Pero eso no significa nada, salvo que esperó a casarse el momento en que encontró al hombre adecuado. Este resultó ser Thomas Henry Roulston, viudo y propietario de algunas tiendas en Brooklyn. El matrimonio duró diez años pues su marido murió en 1949.  Hillis, que llegó a ser editora asistente de Vogue, era hija de un pastor congregacional y estudió en un colegio para señoritas en New Jersey. Después del éxito de este libro escribió otro dedicado a los negocios que podía emprend

Hombres solos, hombres solitarios

Presumes que eres la ciencia y yo no lo entiendo así porque siendo tú la ciencia no me has comprendido a mí. (Soleares. Juanito Mojama) ✿✿ En los tiempos del Oeste americano, que tanta literatura ha creado y, sobre todo, tanto cine, los hombres cargaban sobre sus hombres el peso de la valentía. Ser cobarde era un oprobio. Ningún cobarde podía sacar adelante a su familia, ni mantener sus tierras, ni vivir con dignidad. Pareciera que la valentía era la moneda de curso legal. Y, sin embargo, el cine nos cuenta que los valientes o los dignos eran la excepción. Más bien hombres solos, a veces también solitarios, que, llegada la hora de la verdad, se encontraban en la más estricta y descarnada soledad. Los guionistas de los westerns eran, como se ve, grandes conocedores de la naturaleza humana, bastante más que la propia señorita Marple que decía siempre, comparando a la gente que conocía con la de su pueblo natal Saint Mary Mead, que "es la misma en todas partes