Queridos libros...



Como se echa de menos el viento sur, la brisa de poniente, el rumor de los olivos que atraviesan el paisaje, las olas de un mar que nunca pierde su memoria...Como se echa de menos la palabra de alguien que esperas te comprenda, la voz de aquel que amas, la risa de lo cómplice, la imagen de lo bello...Así los libros tienen la paciencia de estar ahí para que los eches de menos, para que los encuentres al fin y al cabo.




Entradas populares de este blog

"Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante"

"Todo lo que perdí: por lo que muero"

"Felicidad" de Mary Lavin

La Paqui

"Cuarteto de otoño" de Barbara Pym

Sonido de hojas secas

"Aquel día" de Willy Ronis

Clubs de lectura: ese territorio tan femenino

La casa de adobe con tejado de chapa. Lucia Berlin.

El erróneo color de las horas