Ir al contenido principal

"No conozco a nadie que mienta con tanta sinceridad"


Esa es la frase que le lanza Burt Lancaster a Rita Hayworth en "Mesas separadas", la película de 1958 dirigida por Delbert Mann sobre la obra de teatro de Terence Rattigan, que reunió a estas dos estrellas y a otras como David Niven, Deborah Kerr o Rod Taylor. Qué maravilla es el cine clásico, el cine bien hecho, el cine con oficio, con buenos actores, con una historia creíble, con un guión adecuado, con un dominio de la técnica y de la emoción a partes iguales. Eso es esta película. 


En un hotel de Bournemouth se reúne un grupo de personas muy distintas, solo unidas por su estancia en ese espacio casi claustrofóbico, regentado con mano firme por la señorita Cooper (Wendy Hiller, galardonada con el Oscar a la mejor secundaria por esta película), una mujer enamorada que no se deja llevar por su pasión sino por su cabeza. Bien amueblada, por supuesto. Allí están una madre y su hija a la que domina y a la que no deja crecer. La hija es la grandísima Deborah Kerr en uno de los papeles más interesantes de su carrera. Allí está David Niven, un militar retirado, con porte espléndido y secretos abominables. También, el apuesto escritor falto de ideas y amante de la botella, Burt Lancaster en un papel a medida (en realidad, todos los papeles parecen hechos a su medida), que se encuentra de pronto con la mujer a la que un día amó y que desequilibra lo poco que le queda en su vida, nada menos que Rita Hayworth vestida por Edith Head expresamente. Y hay también una señora comprensiva y nada pacata. Y un profesor muy sabio que se enfada cuando alguien cita mal a Horacio o confunde el latín con el griego. 


La vida tranquila en la superficie (en el interior hay tantas pasiones como en cualquier otro sitio) se tambalea con una noticia del periódico que lee quien no debe leerla. Eso hará que el conflicto surja y que todos y cada uno tengan que tomar partido. Y no siempre como resultaría obvio. Un gran argumento para una película sólida, que te emociona y te interesa a partes iguales. Nada hay como el cine para sacarte de tu realidad y conducirte, con esa mano firme de la ilusión, hacia otro ambiente, en el que pasan cosas que te remueven sin remedio. Qué gran cosa es el cine, qué maravilla es el cine clásico. 


A David Niven le dieron el Oscar al mejor actor, pero también podría habérselo llevado Lancaster, un actor al que hay que seguir de cerca para conocer su versatilidad y su talento, inmenso, acompañado por un físico espectacular. Aquí borda su papel de escritor destrozado, de desarraigado y de, al tiempo, hombre enamorado sin poderlo evitar. Lo mismo que Rita Hayworth, mucho más creíble que en sus papeles de vampiresa, haciendo de una mujer que necesita que alguien la guíe bastante más de lo que parece. Igual que Deborah Kerr en ese extrañísimo papel de mujer que no ha conocido el amor, ni el sexo por supuesto, y que teme a su madre tanto que no es capaz de conocerse a sí misma. Lo dicho, una obra maestra con un traveling inicial y otro final que, por sí mismos, ya merecen la pena. 

Entradas populares de este blog

"Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante"

(Aibileen Clark con la niña a la que cuida, Mae Mobley Leefolt en Criadas y señoras, 2011) Una frase puede valer tanto como un tratado. La mayoría de los que escriben darían oro por una buena frase. Las frases son como las ideas: lo más difícil de hallar, lo más fácil de plagiar y lo más duradero. Una buena frase representa un logro para el que la escribe o pronuncia. Detrás de una buena frase siempre hay una idea valiosa. Y, además, una buena frase te hace pensar en cuestiones que merecen la pena.  La película Criadas y señoras (The Help, 2011, de Tate Taylor) incluye esta frase en boca de la criada negra de la niñita blanca: "Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante" . La criada negra no ha estudiado psicología pero ha criado ella sola a diecisiete niños. Todos ajenos. Todos blancos. Resulta incongruente cómo en esta película ( y supongo que también en la realidad que retrata) las mujeres blancas dejan a sus preciosos hijos blancos en manos de criadas

"El placer de vivir sola" de Marjorie Hillis

Para quienes piensen que este es un libro más de esos de autoayuda que nos tienen cercados hace tiempo basta fijarse en el año de su publicación original, 1936. Marjorie Hillis (1889-1971) es una pionera en todos los sentidos. Su trabajo en la revista Vogue la puso en contacto con mujeres que, como ella, llevaban las riendas de su vida. La publicación del libro obtuvo un enorme éxito. Es verdad que ella terminó saliendo del círculo de solteras independientes a las que iba dedicado: se casó en 1939. Pero eso no significa nada, salvo que esperó a casarse el momento en que encontró al hombre adecuado. Este resultó ser Thomas Henry Roulston, viudo y propietario de algunas tiendas en Brooklyn. El matrimonio duró diez años pues su marido murió en 1949.  Hillis, que llegó a ser editora asistente de Vogue, era hija de un pastor congregacional y estudió en un colegio para señoritas en New Jersey. Después del éxito de este libro escribió otro dedicado a los negocios que podía emprend

Hombres solos, hombres solitarios

Presumes que eres la ciencia y yo no lo entiendo así porque siendo tú la ciencia no me has comprendido a mí. (Soleares. Juanito Mojama) ✿✿ En los tiempos del Oeste americano, que tanta literatura ha creado y, sobre todo, tanto cine, los hombres cargaban sobre sus hombres el peso de la valentía. Ser cobarde era un oprobio. Ningún cobarde podía sacar adelante a su familia, ni mantener sus tierras, ni vivir con dignidad. Pareciera que la valentía era la moneda de curso legal. Y, sin embargo, el cine nos cuenta que los valientes o los dignos eran la excepción. Más bien hombres solos, a veces también solitarios, que, llegada la hora de la verdad, se encontraban en la más estricta y descarnada soledad. Los guionistas de los westerns eran, como se ve, grandes conocedores de la naturaleza humana, bastante más que la propia señorita Marple que decía siempre, comparando a la gente que conocía con la de su pueblo natal Saint Mary Mead, que "es la misma en todas partes