Ir al contenido principal

Mujeres y barcos


(Miranda in sturm. John William Waterhouse. 1916)

La vida de Jane Austen transcurrió, salvo unos pocos años, en estado de guerra contraFrancia. Los militares eran una clase social emergente. Muchos hombres sin fortuna, segundones de familias de la gentry, buscaron su porvenir en la marina, sobre todo. Los uniformes militares hacían las delicias de las mujeres de la época cuando en los acuartelamientos se organizaban bailes para entretener a la milicia, pero, en realidad, todo ello constituyó una sangría de hombres que se observa con claridad en el número de mujeres viudas o solteras por falta de varones. 

En Persuasión el protagonista masculino, el capitán Wentworth significa la reconciliación de la clase rural, con todas sus tradiciones, y este nuevo grupo social emergente. En las primeras novelas de Jane Austen, sobre todo en Orgullo y prejuicio, los militares no significan nada más que una forma de ascender o de obtener un empleo digno. Wickham, el villano, es precisamente uno más de quienes buscan un medio de vida en el ejército. Sin embargo, la población inglesa en el intervalo de años que va desde una novela a otra, unos veinte, ha mejorado su opinión y eso se refleja en el papel que juegan en la historia no solo Wentworth sino otros militares amigos suyos. Es una especie de redención social. 

De esta forma hay ocasión para plantear el tema de las mujeres y la marina. De las mujeres y la larga espera ante la marcha de sus esposos para luchar. De las mujeres y su conformismo ante las guerras que planteaban y dirigían los hombres. A ellas solo les correspondía allanar el bienestar de sus maridos y parientes. Esperar en su sentido más amplio. Velos negros si la cosa venía mal. Los hombres, además, volvían tocados en muchos casos, como ocurre con todos los conflictos bélicos en los que a la lista de muertos y heridos hay que añadir los trastornos psicológicos. 
El capitán Wentworth no es partidario de la costumbre cada vez más asentada de que las mujeres acompañaran a sus maridos en los barcos. Le parece que es inhumana para ellas y que no les proporciona las mínimas comodidades debidas a las damas. Esta opinión da ocasión a un interesante cruce de opiniones con su propia hermana, esposa de marino a su vez: 

"Las mujeres pueden encontrarse a bordo de un barco tan confortablemente instaladas como en la mejor casa de Inglaterra. Creo haber vivido embarcada más tiempo que la mayoría de las mujeres, y no sé de nada mejor que los arreglos propios de un hombre de guerra. Confieso que no he encontrado comodidades...comparables a las que he disfrutado en casi todos los barcos en que he vivido, y ya han sido cinco".

/11-2-2020/

Entradas populares de este blog

"Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante"

(Aibileen Clark con la niña a la que cuida, Mae Mobley Leefolt en Criadas y señoras, 2011) Una frase puede valer tanto como un tratado. La mayoría de los que escriben darían oro por una buena frase. Las frases son como las ideas: lo más difícil de hallar, lo más fácil de plagiar y lo más duradero. Una buena frase representa un logro para el que la escribe o pronuncia. Detrás de una buena frase siempre hay una idea valiosa. Y, además, una buena frase te hace pensar en cuestiones que merecen la pena.  La película Criadas y señoras (The Help, 2011, de Tate Taylor) incluye esta frase en boca de la criada negra de la niñita blanca: "Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante" . La criada negra no ha estudiado psicología pero ha criado ella sola a diecisiete niños. Todos ajenos. Todos blancos. Resulta incongruente cómo en esta película ( y supongo que también en la realidad que retrata) las mujeres blancas dejan a sus preciosos hijos blancos en manos de criadas

"El placer de vivir sola" de Marjorie Hillis

Para quienes piensen que este es un libro más de esos de autoayuda que nos tienen cercados hace tiempo basta fijarse en el año de su publicación original, 1936. Marjorie Hillis (1889-1971) es una pionera en todos los sentidos. Su trabajo en la revista Vogue la puso en contacto con mujeres que, como ella, llevaban las riendas de su vida. La publicación del libro obtuvo un enorme éxito. Es verdad que ella terminó saliendo del círculo de solteras independientes a las que iba dedicado: se casó en 1939. Pero eso no significa nada, salvo que esperó a casarse el momento en que encontró al hombre adecuado. Este resultó ser Thomas Henry Roulston, viudo y propietario de algunas tiendas en Brooklyn. El matrimonio duró diez años pues su marido murió en 1949.  Hillis, que llegó a ser editora asistente de Vogue, era hija de un pastor congregacional y estudió en un colegio para señoritas en New Jersey. Después del éxito de este libro escribió otro dedicado a los negocios que podía emprend

Hombres solos, hombres solitarios

Presumes que eres la ciencia y yo no lo entiendo así porque siendo tú la ciencia no me has comprendido a mí. (Soleares. Juanito Mojama) ✿✿ En los tiempos del Oeste americano, que tanta literatura ha creado y, sobre todo, tanto cine, los hombres cargaban sobre sus hombres el peso de la valentía. Ser cobarde era un oprobio. Ningún cobarde podía sacar adelante a su familia, ni mantener sus tierras, ni vivir con dignidad. Pareciera que la valentía era la moneda de curso legal. Y, sin embargo, el cine nos cuenta que los valientes o los dignos eran la excepción. Más bien hombres solos, a veces también solitarios, que, llegada la hora de la verdad, se encontraban en la más estricta y descarnada soledad. Los guionistas de los westerns eran, como se ve, grandes conocedores de la naturaleza humana, bastante más que la propia señorita Marple que decía siempre, comparando a la gente que conocía con la de su pueblo natal Saint Mary Mead, que "es la misma en todas partes