Ir al contenido principal

El periodista que se enfrentó a McCarthy


"Buenas noches y buena suerte" es una película mágica. Su elegante fotografía en blanco y negro, el ambiente de la redacción, el vestuario, el casting, la interacción entre sus protagonistas, el uso del documental para darle veracidad a la historia...todo contribuye a un gran acierto cinematográfico. George Clooney, aquí actor, director y coguionista, es Fred Friendly, el productor del programa de noticias de la CBS cuya estrella fue Edward R. Murrow, un periodista de convicciones firmes y decidido a que el periodismo cumpla su función esencial de informar y educar, las dos premisas que reivindica en el discurso inicial de la película, que es el momento que articula la historia. 

Además de Friendly y Murrow, en la redacción de las noticias de la CBS está el matrimonio formado por Shirley y Joseph Wershba, interpretados por Patricia Clarkson (una actriz deliciosa, dulce y estilos) y el gran Robert Downey Jr,, una de mis debilidades. Ambos forman pareja clandestina porque no estaba permitido que estuvieran casados los trabajadores de la emisora. Una clandestinidad que, en realidad, no quedaba oculta a los ojos de nadie. Esta es una de las cuestiones cotidianas que se incluyen en el filme, dando un tono romántico a su desarrollo. 


La película narra el enfrentamiento entre Murrow y el senador McCarthy, con todo lo que ello lleva consigo dentro de la CBS, sus directivos y trabajadores. En ese enfrentamiento tuvieron importancia especial algunas actuaciones del senador que ponían en solfa la lealtad del propio ejército de los Estados Unidos, lo que fue el comienzo de su propia caída, porque fue algo que soliviantó a la gente, ya de por sí bastante indignada con los métodos que se usaban para los interrogatorios y las atribuciones de espionaje o de comunismo a los disidentes. 

La película no solo trata del hecho histórico de ese enfrentamiento sino que también pone sobre la mesa el papel de la televisión en unos tiempos en los que empezaba a irrumpir con fuerza en los hogares. En el discurso al que he aludido al inicio de esta reseña, pronunciado por Murrow en 1958 en un encuentro de la Asociación de Directores de Radio y Noticias de TV que le había otorgado un premio, ya se desliza esa reflexión. Informar y educar, las dos funciones que Murrow le atribuye al medio, como manera de contribuir a la sociedad por parte de las compañías, podrían ser ahora mismo muy cuestionadas en un ámbito en el que el entretenimiento ha pasado a ser una forma de alienación muy discutida por los críticos de un factor del ocio que ha generado cierta propensión a la pasividad en los espectadores. 

"Buenas noches y buena suerte" 2006, dirigida por George Clooney, con guión del propio director y de Grant Heslov. Fotografía de Robert Elswit y Música de Jim Papoulis. Principales intérpretes: David Strathaim, George Clooney, Robert Downey Jr., Patricia Clarkson, Jeff Daniels, Frank Langella. 


Comentarios

Entradas populares de este blog

"Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante"

(Aibileen Clark con la niña a la que cuida, Mae Mobley Leefolt en Criadas y señoras, 2011) Una frase puede valer tanto como un tratado. La mayoría de los que escriben darían oro por una buena frase. Las frases son como las ideas: lo más difícil de hallar, lo más fácil de plagiar y lo más duradero. Una buena frase representa un logro para el que la escribe o pronuncia. Detrás de una buena frase siempre hay una idea valiosa. Y, además, una buena frase te hace pensar en cuestiones que merecen la pena.  La película Criadas y señoras (The Help, 2011, de Tate Taylor) incluye esta frase en boca de la criada negra de la niñita blanca: "Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante" . La criada negra no ha estudiado psicología pero ha criado ella sola a diecisiete niños. Todos ajenos. Todos blancos. Resulta incongruente cómo en esta película ( y supongo que también en la realidad que retrata) las mujeres blancas dejan a sus preciosos hijos blancos en manos de criadas

"El placer de vivir sola" de Marjorie Hillis

Para quienes piensen que este es un libro más de esos de autoayuda que nos tienen cercados hace tiempo basta fijarse en el año de su publicación original, 1936. Marjorie Hillis (1889-1971) es una pionera en todos los sentidos. Su trabajo en la revista Vogue la puso en contacto con mujeres que, como ella, llevaban las riendas de su vida. La publicación del libro obtuvo un enorme éxito. Es verdad que ella terminó saliendo del círculo de solteras independientes a las que iba dedicado: se casó en 1939. Pero eso no significa nada, salvo que esperó a casarse el momento en que encontró al hombre adecuado. Este resultó ser Thomas Henry Roulston, viudo y propietario de algunas tiendas en Brooklyn. El matrimonio duró diez años pues su marido murió en 1949.  Hillis, que llegó a ser editora asistente de Vogue, era hija de un pastor congregacional y estudió en un colegio para señoritas en New Jersey. Después del éxito de este libro escribió otro dedicado a los negocios que podía emprend

Hombres solos, hombres solitarios

Presumes que eres la ciencia y yo no lo entiendo así porque siendo tú la ciencia no me has comprendido a mí. (Soleares. Juanito Mojama) ✿✿ En los tiempos del Oeste americano, que tanta literatura ha creado y, sobre todo, tanto cine, los hombres cargaban sobre sus hombres el peso de la valentía. Ser cobarde era un oprobio. Ningún cobarde podía sacar adelante a su familia, ni mantener sus tierras, ni vivir con dignidad. Pareciera que la valentía era la moneda de curso legal. Y, sin embargo, el cine nos cuenta que los valientes o los dignos eran la excepción. Más bien hombres solos, a veces también solitarios, que, llegada la hora de la verdad, se encontraban en la más estricta y descarnada soledad. Los guionistas de los westerns eran, como se ve, grandes conocedores de la naturaleza humana, bastante más que la propia señorita Marple que decía siempre, comparando a la gente que conocía con la de su pueblo natal Saint Mary Mead, que "es la misma en todas partes