Ir al contenido principal

"Tormenta en Cape May" de Chip Cheek


Chip Cheek es un desconocido y esta es su primera novela. Los protagonistas son Henry y Effie, una pareja muy joven que acaba de casarse y que decide, en su viaje de novios, pasar unos días en la vieja casa familiar de la chica, allá por Cape May, junto al mar, un mar otoñal, de gaviotas varadas, de tormentas y de lugares vacíos. 

Los sitios de veraneo son inhóspitos cuando acaba la temporada. Resultan tristes y patéticos. La humedad se cuela por las puertas sin que haya forma de luchar contra ella y el suelo está pegajoso, como si el sol hubiera decidido hacer huelga hasta la próxima temporada. Los sitios de veraneo de playa están hechos para una temperatura tórrida, para vestidos de tirantes, bañadores atrevidos y paseos descalzos. Pero la pareja llega cuando apenas queda nadie y tiene que construirse una luna de miel con lo que hay, algún colmado, algún bar, poca cosa. 

Y Clara Strauss. En una de las casas de la calle de al lado, una casa grande, con piscina, jardín y amplias habitaciones, está Clara Strauss y su pandilla. Una pandilla en el más amplio sentido de la palabra. En ella hay de todo. Algunos tienen nombre y apellido y otros son, simplemente, gente. La primera fiesta a la que Henry y Effie asisten en la casa de Clara es alucinante. Beben, se ríen, charlan, pierden la cabeza y dicen tonterías. Todo da la impresión de ser normal, todo lo normal que resultan personas que divagan y que se mueven como si representaran una obra de teatro. A Effie no le gusta Clara. La conoce desde la infancia y siempre le ha parecido alguien cruel y sin escrúpulos. Pero puede haber cambiado y la pareja modifica sus planes de marcharse a su nuevo hogar para compartir con Clara y sus amigos algunos días más. Lo que ocurra en esos días puede cambiar su futuro y su presente. 

El nuevo matrimonio está empezando a construir sus cimientos. Se desconocen absolutamente y tienen que hilar despacio para que ese conocimiento no signifique hastío o pesadez. Hay momentos en los que todavía la duda baila sobre ellos, como suele ocurrir siempre en las parejas, pues ninguna está libre de esos momentos de interrogación sobre el otro. ¿He hecho bien casándome con él? ¿Es ella como yo pensaba que era? Esa es una indagación que se realiza al mismo tiempo que la relación con los otros, con ese grupo de personas que ha irrumpido en los tranquilos días del viaje. El hecho de que surjan cambia el modo en que ellos mismos se perciben. Y la prueba está en que hay cosas de las vidas de ambos que no conocen y que saldrán a la luz precisamente entonces. El matrimonio está basado en algo tan frágil como la confianza mutua y el amor correspondido. Pero incluso en las parejas más sólidas siempre existe algo que hace tambalear toda esta estructura. 



El libro se inicia con una cita del Dr. Samuel Johnson, prestigioso escritor, aforista, pensador y lexicógrafo, una de las personalidades más ilustres de las letras inglesas. La cita está tomada del número 45 de la revista publicada por Johnson "The Rambler", que apareció los martes y los sábados entre los años 1750 a 1752. El Dr. Johnson tuvo una gran influencia en el pensamiento de Jane Austen, que lo leía con asiduidad y que plantea en sus novelas dilemas morales muy relacionados con la sociedad de la época y sus conflictos. La cita, como otras del mismo autor, versa sobre la naturaleza humana, los sentimientos e inclinaciones. Viene a decir que el amor confunde los sentidos y la razón, de modo que uno se enamora de alguien que, en realidad, no es como lo vemos. Hasta que la máscara cae y nos quejamos del engaño. Tamaña reflexión casa muy bien con esta novela, en la que la efervescencia inicial del matrimonio recién contraído se va diluyendo al compás de los hechos. 

Tormenta en Cape May. Chip Cheek. Editado por Lumen Narrativa, con la traducción del inglés de mariano Peyroy. Enero de 2020. 

Fotos de la entrada: Nina Leen. 

Entradas populares de este blog

"Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante"

(Aibileen Clark con la niña a la que cuida, Mae Mobley Leefolt en Criadas y señoras, 2011) Una frase puede valer tanto como un tratado. La mayoría de los que escriben darían oro por una buena frase. Las frases son como las ideas: lo más difícil de hallar, lo más fácil de plagiar y lo más duradero. Una buena frase representa un logro para el que la escribe o pronuncia. Detrás de una buena frase siempre hay una idea valiosa. Y, además, una buena frase te hace pensar en cuestiones que merecen la pena.  La película Criadas y señoras (The Help, 2011, de Tate Taylor) incluye esta frase en boca de la criada negra de la niñita blanca: "Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante" . La criada negra no ha estudiado psicología pero ha criado ella sola a diecisiete niños. Todos ajenos. Todos blancos. Resulta incongruente cómo en esta película ( y supongo que también en la realidad que retrata) las mujeres blancas dejan a sus preciosos hijos blancos en manos de criadas

"El placer de vivir sola" de Marjorie Hillis

Para quienes piensen que este es un libro más de esos de autoayuda que nos tienen cercados hace tiempo basta fijarse en el año de su publicación original, 1936. Marjorie Hillis (1889-1971) es una pionera en todos los sentidos. Su trabajo en la revista Vogue la puso en contacto con mujeres que, como ella, llevaban las riendas de su vida. La publicación del libro obtuvo un enorme éxito. Es verdad que ella terminó saliendo del círculo de solteras independientes a las que iba dedicado: se casó en 1939. Pero eso no significa nada, salvo que esperó a casarse el momento en que encontró al hombre adecuado. Este resultó ser Thomas Henry Roulston, viudo y propietario de algunas tiendas en Brooklyn. El matrimonio duró diez años pues su marido murió en 1949.  Hillis, que llegó a ser editora asistente de Vogue, era hija de un pastor congregacional y estudió en un colegio para señoritas en New Jersey. Después del éxito de este libro escribió otro dedicado a los negocios que podía emprend

Hombres solos, hombres solitarios

Presumes que eres la ciencia y yo no lo entiendo así porque siendo tú la ciencia no me has comprendido a mí. (Soleares. Juanito Mojama) ✿✿ En los tiempos del Oeste americano, que tanta literatura ha creado y, sobre todo, tanto cine, los hombres cargaban sobre sus hombres el peso de la valentía. Ser cobarde era un oprobio. Ningún cobarde podía sacar adelante a su familia, ni mantener sus tierras, ni vivir con dignidad. Pareciera que la valentía era la moneda de curso legal. Y, sin embargo, el cine nos cuenta que los valientes o los dignos eran la excepción. Más bien hombres solos, a veces también solitarios, que, llegada la hora de la verdad, se encontraban en la más estricta y descarnada soledad. Los guionistas de los westerns eran, como se ve, grandes conocedores de la naturaleza humana, bastante más que la propia señorita Marple que decía siempre, comparando a la gente que conocía con la de su pueblo natal Saint Mary Mead, que "es la misma en todas partes