Ir al contenido principal

"Unas vacaciones en invierno" de Bernard MacLaverty


Nada mejor que un buen narrador irlandés para llenar de palabras las tardes de finales de otoño. "Unas vacaciones en invierno" habla de dos personas mayores, una pareja, Stella y Gerry, que creen conocerse y quizá se conocen. Pero en ese "quizá" hay una interrogante, una duda. ¿Conocemos de verdad a la gente que vive a nuestro lado? ¿Cuánto hay de conveniencia en mantener una pareja a lo largo de los años? ¿Dónde están las deslealtades, dónde las mentiras? 

Una escapada a Amsterdam puede revitalizar una relación o convertirla en un espejo de las crueldades que uno y otro conservan en una caja de cristal a lo largo del tiempo. La vida cotidiana es el enorme crisol en el que confluyen, sin quererlo, todas nuestras livianas soledades y nuestras pérdidas. El paso de las horas nos deslumbra y tapa los defectos, pero también amplifica los errores y descubre los miedos. Hay pocas cosas que resistan la lupa de los días compartidos. 

Hay una sensación en los protagonistas que muchos reconocerán al leerla. La necesidad de una soledad íntima al final del día, la búsqueda de un espacio propio. No tanto por comodidad, que también, sino porque ahí, en esa habitación que no comparten con el otro, pueden mostrarse sin máscaras, despojarse del disimulo y sacar a la luz todo su genio, su malhumor y sus miserias. Las arrugas de la piel, la opacidad del cabello, las indigestiones, los dolores de espalda. Y la música que te gusta y al otro no le llena. O la botella que tú solo degustas. O el silencio. Quién sabe...

Lo difícil no es enamorarse. Lo complicado no está en encontrar a la persona adecuada, alguien que se cruce en nuestro camino y trace una línea entre el antes y el después. Lo más inverosímil de todo por su complejidad es, nos viene a decir este libro, que dos personas continúen juntas después de años, de alcohol, de malos ratos y de pérdida de las ilusiones. Esa transformación del sentimiento amoroso, de la pasión, en un río tranquilo, cuyos meandros se controlan bajo el peso de unas emociones aparentemente sencillas, es lo que se muestra a través de Gerry y Stella, de su interacción y de sus diferencias. 

Bernard MacLaverty tiene el excelente fraseo de los escritores irlandeses. Junto a Edna O`Brien y John Banville forma el triunvirato de la mejor calidad. Como ellos tiene  una prosa  que parece liviana, incluso simple, pero que esconde una construcción a la vez frágil y sólida, solemne y detallista. La manera en que nos hace llegar el intrincado mundo de la vida interior y de la intimidad de dos personas que parecen obvias pero que no lo son, es, quizá, el mérito más destacado de este libro. 

Noticia del autor:
Bernard MacLaverty (Belfast, 1942) es autor de cinco libros de relatos y cinco novelas, entre ellas Lamb (1980) y Cal (1983), que fueron llevadas al cine a partir de su guion original, y Solo a dos voces (1997), finalista del premio Booker y ganadora del premio Saltire al mejor libro escocés del año. También ha realizado la adaptación de sus obras a radio y televisión. Su última novela, Unas vacaciones en invierno (2017; Libros del Asteroide, 2019), fue considerada libro del año por The Guardian, The Sunday Times, The Irish Times, The Herald Scotland y Mail on Sunday y fue ganadora del premio Bord Gáis. Actualmente vive en Glasgow.
(Libros del Asteroide)

Sinopsis de la obra:
Gerry y Stella Gilmore –una pareja de jubilados irlandeses que vive en Escocia– han decidido pasar un fin de semana largo en Ámsterdam para cambiar de aires. Su relación, aparentemente agradable y segura, transcurre en una apacible rutina. Sin embargo, Gerry tiene un serio problema con el alcohol, al que recurre a diario pensando que Stella desconoce el grado de adicción. Ella lo tolera discretamente, como tolera sus manías y lo que ella percibe como falta de sensibilidad e inquietudes. A medida que el fin de semana avanza, se va haciendo evidente la magnitud de la distancia que les separa y que quizá sea ya insalvable.
Bernard MacLaverty demuestra con esta novela, de enorme ambición en su profundidad y en su minuciosa indagación de las emociones, por qué está considerado uno de los mejores escritores irlandeses actuales.
(Libros del Asteroide)

Entradas populares de este blog

"Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante"

(Aibileen Clark con la niña a la que cuida, Mae Mobley Leefolt en Criadas y señoras, 2011) Una frase puede valer tanto como un tratado. La mayoría de los que escriben darían oro por una buena frase. Las frases son como las ideas: lo más difícil de hallar, lo más fácil de plagiar y lo más duradero. Una buena frase representa un logro para el que la escribe o pronuncia. Detrás de una buena frase siempre hay una idea valiosa. Y, además, una buena frase te hace pensar en cuestiones que merecen la pena.  La película Criadas y señoras (The Help, 2011, de Tate Taylor) incluye esta frase en boca de la criada negra de la niñita blanca: "Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante" . La criada negra no ha estudiado psicología pero ha criado ella sola a diecisiete niños. Todos ajenos. Todos blancos. Resulta incongruente cómo en esta película ( y supongo que también en la realidad que retrata) las mujeres blancas dejan a sus preciosos hijos blancos en manos de criadas

"El placer de vivir sola" de Marjorie Hillis

Para quienes piensen que este es un libro más de esos de autoayuda que nos tienen cercados hace tiempo basta fijarse en el año de su publicación original, 1936. Marjorie Hillis (1889-1971) es una pionera en todos los sentidos. Su trabajo en la revista Vogue la puso en contacto con mujeres que, como ella, llevaban las riendas de su vida. La publicación del libro obtuvo un enorme éxito. Es verdad que ella terminó saliendo del círculo de solteras independientes a las que iba dedicado: se casó en 1939. Pero eso no significa nada, salvo que esperó a casarse el momento en que encontró al hombre adecuado. Este resultó ser Thomas Henry Roulston, viudo y propietario de algunas tiendas en Brooklyn. El matrimonio duró diez años pues su marido murió en 1949.  Hillis, que llegó a ser editora asistente de Vogue, era hija de un pastor congregacional y estudió en un colegio para señoritas en New Jersey. Después del éxito de este libro escribió otro dedicado a los negocios que podía emprend

Hombres solos, hombres solitarios

Presumes que eres la ciencia y yo no lo entiendo así porque siendo tú la ciencia no me has comprendido a mí. (Soleares. Juanito Mojama) ✿✿ En los tiempos del Oeste americano, que tanta literatura ha creado y, sobre todo, tanto cine, los hombres cargaban sobre sus hombres el peso de la valentía. Ser cobarde era un oprobio. Ningún cobarde podía sacar adelante a su familia, ni mantener sus tierras, ni vivir con dignidad. Pareciera que la valentía era la moneda de curso legal. Y, sin embargo, el cine nos cuenta que los valientes o los dignos eran la excepción. Más bien hombres solos, a veces también solitarios, que, llegada la hora de la verdad, se encontraban en la más estricta y descarnada soledad. Los guionistas de los westerns eran, como se ve, grandes conocedores de la naturaleza humana, bastante más que la propia señorita Marple que decía siempre, comparando a la gente que conocía con la de su pueblo natal Saint Mary Mead, que "es la misma en todas partes