Ir al contenido principal

"!Noticia bomba!" de Evelyn Waugh


Este es uno de los libros editados con motivo del cincuenta aniversario de la editorial Anagrama y no está nada mal la elección. Desde luego, humorística e irreverente. El título original bien podría haber valido porque es una palabra que todos los lectores de periódicos conocen, Scoop, es decir, "bombazo". Noticia bomba, al fin y al cabo. Se publicó en su edición original en 1938 y trata de un equívoco. El que conduce a que el joven y novato William Boot se vea convertido en reportero de guerra, enviado especial a una zona de difícil desempeño, el África nororiental. 

El libro lleva un prólogo escrito por Evelyn Waugh en 1963, es decir, tres años antes de morir y cuando las circunstancias ambientales habían cambiado. El prólogo es indicativo del carácter de la novela, del punto de vista y de la ironía que la atraviesa. Una frase puede darnos alguna pista de todo esto: "Los corresponsales en el extranjero disfrutaban, en la época en que fue escrita esta historia, de una fama tan poco merecida como sin precedentes". En esos años, además de la guerra de Abisinia, se desarrollaba también la guerra civil española, que el autor reconoce no conocer, o, mejor dicho "no tener datos de primera mano" sobre ella. 

La visión de Waugh es tan premonitoria, su intuición tan fina, que podríamos reconocer a muchos personajes de hoy, de carne y hueso, en esta descripción que hace de John Boot: "Aunque todavía fuese un hombre joven, John Boot había alcanzado, como proclamaba su editor, una envidiable y segura posición en las letras contemporáneas. Vendía quince mil ejemplares de sus novelas en el primer año, y entre sus lectores había personas cuya opinión era muy respetada por John Boot. Entre una novela y la siguiente mantenía vivo su nombre en los círculos intelectuales con nada lucrativas pero elegantes obras históricas y de viajes"

Su obra más conocida y valorada es "Retorno a Brideshead" de la que se han hecho versiones cinematográficas y que realiza una sátira de la alta sociedad londinense e inglesa en general. Esa misma sátira la llevó a cabo en otras obras menos conocidas. Su humor negro es proverbial y una de las señas de su estilo, además de los diálogos chispeantes y los personajes algo atrabiliarios. 

El autor (según la editorial):

Evelyn Waugh (1903-1966) estudió historia moderna en Oxford, donde llevó, según sus palabras, una vida de "pereza, disolución y derroche". Publicó en 1928 su primera novela, "Cuerpos viles", "¡Noticia bomba!" y "Merienda de negros", publicadas en esta colección, que le establecieron como el novelista cómico inglés más considerabe desde Dickens. Después de la Segunda Guerra Mundial, el influjo de su conversión al catolicismose hizo muy acusado; destacan entre las obras de dicho periodo "Retorno a Brideshead", la trilogía "La espada del honor" y también "Los seres queridos", en la que regresó a la veta satírica de sus primeras novelas.

Reseña de la editorial:
¡Noticia bomba!, celebrada como una de las grandes novelas de humor del siglo XX, es también la obra cumbre, en este registro, de Evelyn Waugh, el autor de otras piezas memorables, como Decadencia y caída, Cuerpos viles, Merienda de negros o Los seres queridos. Lord Copper, un magnate de la prensa de Fleet Street, se enorgullece de su olfato para descubrir talentosos reporteros. Sin embargo, a causa de una confusión de apellidos, envía a «cubrir» la guerra civil en una república africana a uno de los periodistas más improbables para tal misión. A partir de ese equívoco, Evelyn Waugh se lanza a una feroz y desopilante sátira sobre el mundo del periodismo, los enviados especiales, la información, la desinformación y la confusión...

"Noticia bomba" es de Evelyn Waugh (1903-1966), con la traducción de Antonio Mauri y publicada por 50Anagrama en octubre de 2019. 

Entradas populares de este blog

"Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante"

(Aibileen Clark con la niña a la que cuida, Mae Mobley Leefolt en Criadas y señoras, 2011) Una frase puede valer tanto como un tratado. La mayoría de los que escriben darían oro por una buena frase. Las frases son como las ideas: lo más difícil de hallar, lo más fácil de plagiar y lo más duradero. Una buena frase representa un logro para el que la escribe o pronuncia. Detrás de una buena frase siempre hay una idea valiosa. Y, además, una buena frase te hace pensar en cuestiones que merecen la pena.  La película Criadas y señoras (The Help, 2011, de Tate Taylor) incluye esta frase en boca de la criada negra de la niñita blanca: "Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante" . La criada negra no ha estudiado psicología pero ha criado ella sola a diecisiete niños. Todos ajenos. Todos blancos. Resulta incongruente cómo en esta película ( y supongo que también en la realidad que retrata) las mujeres blancas dejan a sus preciosos hijos blancos en manos de criadas

"El placer de vivir sola" de Marjorie Hillis

Para quienes piensen que este es un libro más de esos de autoayuda que nos tienen cercados hace tiempo basta fijarse en el año de su publicación original, 1936. Marjorie Hillis (1889-1971) es una pionera en todos los sentidos. Su trabajo en la revista Vogue la puso en contacto con mujeres que, como ella, llevaban las riendas de su vida. La publicación del libro obtuvo un enorme éxito. Es verdad que ella terminó saliendo del círculo de solteras independientes a las que iba dedicado: se casó en 1939. Pero eso no significa nada, salvo que esperó a casarse el momento en que encontró al hombre adecuado. Este resultó ser Thomas Henry Roulston, viudo y propietario de algunas tiendas en Brooklyn. El matrimonio duró diez años pues su marido murió en 1949.  Hillis, que llegó a ser editora asistente de Vogue, era hija de un pastor congregacional y estudió en un colegio para señoritas en New Jersey. Después del éxito de este libro escribió otro dedicado a los negocios que podía emprend

Hombres solos, hombres solitarios

Presumes que eres la ciencia y yo no lo entiendo así porque siendo tú la ciencia no me has comprendido a mí. (Soleares. Juanito Mojama) ✿✿ En los tiempos del Oeste americano, que tanta literatura ha creado y, sobre todo, tanto cine, los hombres cargaban sobre sus hombres el peso de la valentía. Ser cobarde era un oprobio. Ningún cobarde podía sacar adelante a su familia, ni mantener sus tierras, ni vivir con dignidad. Pareciera que la valentía era la moneda de curso legal. Y, sin embargo, el cine nos cuenta que los valientes o los dignos eran la excepción. Más bien hombres solos, a veces también solitarios, que, llegada la hora de la verdad, se encontraban en la más estricta y descarnada soledad. Los guionistas de los westerns eran, como se ve, grandes conocedores de la naturaleza humana, bastante más que la propia señorita Marple que decía siempre, comparando a la gente que conocía con la de su pueblo natal Saint Mary Mead, que "es la misma en todas partes