Ir al contenido principal

"El hombre de hojalata" de Sarah Winman

Esta es la tercera novela de Sarah Winman y la primera que sale en España traducida. Ha sido la editorial Dosbigotes la responsable de ello. Los traductores, Bruno Álvarez Herrero y José Monserrat Vicent. En su versión original apareció en 2017. 

Se cuenta aquí la historia de Ellis y Michael. Hay una frase de D. H. Lawrence que quizá convendría recordar, al hilo de esta lectura: "Los lazos del amor son difíciles de desatar". Es decir, por mucho tiempo que pase, por muchas cosas que sucedan, por mucha gente que esté en nuestra vida, los lazos del amor son indisolubles y nunca caducan. Incluso cuando uno no quiere reconocer que existen. Cuánto de amor, cuánto de amistad, cuánto de empatía, cuánto de complicidad. Eso es ya otra cuestión. 

Esta es, por tanto, una historia de amor y de algo más. Michael y Ellis lo comparten todo en la adolescencia. Sus preocupaciones, sus alegrías, los problemas con los padres, los lujos del descubrimiento. Pero la vida pasa y Ellis se casará con Annie formando una bonita pareja. Qué ha sido de Michael? Esta es una pregunta que sobreviene al hilo de la narración. Dónde está y por qué. 
La infancia, ese territorio en el que se marcan a fuego los afectos, parece perpetuar sus manos hacia el futuro y dejar claro que hay cuestiones que no han sido resueltas y que nunca se resolverán. La amistad y el amor, basculando un sentimiento sobre el otro y al revés, se mueven en la historia como ejes de una misma condición, del afecto humano que no puede dejar de conmovernos. Los lazos que se establecen en un momento dado pueden ser tan dañinos como excelentes y el camino a seguir está en cada uno de nosotros, nos dice la novela a su modo. Aprendizaje, iniciación, encuentro, reencuentro, búsqueda de la identidad, resolución de un conflicto pasado. Todo ello se encuentra por aquí y por eso mismo es tan reconfortante la lectura, porque pone un espejo delante de nosotros. 

El hombre de hojalata. Sarah Winman. Editorial Dosbigotes. Traducción de Bruno Álvarez Herrero y José Monserrat Vicent. Título original "Tin Man". Noviembre de 2019. 

Reseña de la autora (editorial Dosbigotes)
Sarah Winman nació en Essex, Inglaterra, el 24 de diciembre de 1964. Estudió interpretación en la Academia de Arte Dramático Webber Douglas en Londres y en 2011 publicó su primera novela, Cuando Dios era un conejo (Ediciones B), que se convirtió en un bestseller internacional y con la que ganó, entre otros, el galardón New Writer of the Year en los Galaxy National Book Awards. En 2014 publicó A Year of Marvellous Ways, novela con la que logró el Woman & Home Reader's Choice Award for Best Novels About Friendships. En 2017, Winman publicó El hombre de hojalata, finalista en los premios Costa Book y considerada por la crítica como uno de los mejores libros del año.

Reseña de la novela (editorial Dosbigotes)
Esta es casi una historia de amor. Ellis y Michael tienen doce años cuando se convierten en amigos inseparables, y durante mucho tiempo lo hacen todo juntos, como pasear en bici por las calles de Oxford, aprender a nadar, descubrir la poesía y hasta esquivar los puños de un padre autoritario. De repente, esta profunda amistad pasa a ser algo más. Una década más tarde, Ellis está casado con una mujer, Annie, y Michael ha desaparecido de sus vidas. ¿Qué ha ocurrido en todos esos años? Esta es casi una historia de amor. Pero las cosas no son así de simples.

«Winman ha logrado crear una pequeña maravilla. Las emociones van en aumento y acaban en una cascada de lágrimas silenciosas y merecidas que demuestran lo intensa que es esta reflexión sobre el amor, el arte, la pérdida y la redención» (The New York Times)

«Una novela dolorosamente hermosa sobre amor y amistad. Sin sentimentalismos ni melodrama, Winman consigue conmover al describir cómo las personas pueden intervenir en las vidas de los demás o permitir que cada uno siga su corazón» (Publishers Weekly)

«Winman evoca los diversos temas de la novela, como los vínculos que se crean en la infancia, los traumas y el amor entre dos hombres, con compasión y empatía» (The Times)

«Su estilo es a la vez convincente y sutil, tanto en sus reflexiones sobre las relaciones humanas como en sus descripciones de los paisajes. Con su talento para el lenguaje, Winman ha conseguido elaborar una novela exquisita» (The Observer)

Comentarios

Entradas populares de este blog

"Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante"

(Aibileen Clark con la niña a la que cuida, Mae Mobley Leefolt en Criadas y señoras, 2011) Una frase puede valer tanto como un tratado. La mayoría de los que escriben darían oro por una buena frase. Las frases son como las ideas: lo más difícil de hallar, lo más fácil de plagiar y lo más duradero. Una buena frase representa un logro para el que la escribe o pronuncia. Detrás de una buena frase siempre hay una idea valiosa. Y, además, una buena frase te hace pensar en cuestiones que merecen la pena.  La película Criadas y señoras (The Help, 2011, de Tate Taylor) incluye esta frase en boca de la criada negra de la niñita blanca: "Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante" . La criada negra no ha estudiado psicología pero ha criado ella sola a diecisiete niños. Todos ajenos. Todos blancos. Resulta incongruente cómo en esta película ( y supongo que también en la realidad que retrata) las mujeres blancas dejan a sus preciosos hijos blancos en manos de criadas

"El placer de vivir sola" de Marjorie Hillis

Para quienes piensen que este es un libro más de esos de autoayuda que nos tienen cercados hace tiempo basta fijarse en el año de su publicación original, 1936. Marjorie Hillis (1889-1971) es una pionera en todos los sentidos. Su trabajo en la revista Vogue la puso en contacto con mujeres que, como ella, llevaban las riendas de su vida. La publicación del libro obtuvo un enorme éxito. Es verdad que ella terminó saliendo del círculo de solteras independientes a las que iba dedicado: se casó en 1939. Pero eso no significa nada, salvo que esperó a casarse el momento en que encontró al hombre adecuado. Este resultó ser Thomas Henry Roulston, viudo y propietario de algunas tiendas en Brooklyn. El matrimonio duró diez años pues su marido murió en 1949.  Hillis, que llegó a ser editora asistente de Vogue, era hija de un pastor congregacional y estudió en un colegio para señoritas en New Jersey. Después del éxito de este libro escribió otro dedicado a los negocios que podía emprend

Hombres solos, hombres solitarios

Presumes que eres la ciencia y yo no lo entiendo así porque siendo tú la ciencia no me has comprendido a mí. (Soleares. Juanito Mojama) ✿✿ En los tiempos del Oeste americano, que tanta literatura ha creado y, sobre todo, tanto cine, los hombres cargaban sobre sus hombres el peso de la valentía. Ser cobarde era un oprobio. Ningún cobarde podía sacar adelante a su familia, ni mantener sus tierras, ni vivir con dignidad. Pareciera que la valentía era la moneda de curso legal. Y, sin embargo, el cine nos cuenta que los valientes o los dignos eran la excepción. Más bien hombres solos, a veces también solitarios, que, llegada la hora de la verdad, se encontraban en la más estricta y descarnada soledad. Los guionistas de los westerns eran, como se ve, grandes conocedores de la naturaleza humana, bastante más que la propia señorita Marple que decía siempre, comparando a la gente que conocía con la de su pueblo natal Saint Mary Mead, que "es la misma en todas partes