Ir al contenido principal

"Churchill. La biografía" de Andrew Roberts


Una portada tan poco fotogénica como el personaje encierra un libro tan voluminoso que ha de leerse despacio, rodeada de notas y mapas, y, sobre todo, con el sosiego de las ideas no preconcebidas. Te reconcilia con la Historia, esa que estudiaste en la Facultad y que te convirtió en una adicta a las fuentes de la verdad. La que, por el contrario, te impide disfrutar con novelas supuestamente históricas que son cualquier cosa menos verdaderas. La Historia no necesita novelarse, piensas. En sí misma es, si se cuenta bien, una lectura espléndida. 

Hay personajes muy biografiados. Ejercen una atracción especial y guardan tantas aristas que los historiadores no pueden resistirse a investigar sobre ellos y a escribir. En el caso de Churchill su vida, o al menos alguna parte de ellas, ha sido también objeto de múltiples artículos de prensa, de referencias e, incluso, de películas, las últimas muy recientes. Colateralmente aparece en diferentes formatos a la hora de recordar los episodios históricos de los que fue protagonista de excepción. Por eso nos da la impresión de que lo conocemos mucho, de que es alguien casi cotidiano. Pero seguramente nos quedarán más interrogantes que certezas si reflexionamos sobre este gigante del siglo XX. 

El título original del libro, recién aparecido en español, con la traducción de Tomás Fernández Aúz y publicado por primera vez en 2018, es muy explicativo: "Churchill. Walking with Destiny". Parece ya indicar que el personaje del que se escribe tiene un aire épico que bien podría asemejarlo a una invención literaria, uno de esos héroes que tapizan las novelas y que parecen tan reales, si no fuera porque los defectos se ocultan o no existen. En el caso de Churchill el juicio de la historia se lleva produciendo desde hace algunos años. Para unos es un referente universal del hombre político de ideas claras y perfil noble y para otros es un ventajista inteligente que tiene mucho de lo que arrepentirse. La historia, cuando es tal, no designa buenos y malos per se, sino que muestra, explica, describe y ayuda a que el lector saque sus propias conclusiones, ninguna de las cuales tiene que ver con juzgar o santificar. 

El libro comienza con dos citas. Una es de Rudyard Kipling y la otra del propio Churchill. Una de ellas es escéptica y la otra podíamos asumirla en su totalidad: "La historia atesora todos los secretos de la gobernación del estado" Ese Estado con mayúsculas era el objetivo último en el que se pudieron experimentar todas las ideas y todo el aprendizaje que Churchill fue atesorando durante su vida. Su biografía es, por lo tanto, la biografía de Europa, al menos de una parte de ella. 

La espléndida edición, un esfuerzo editorial encomiable de la editorial Crítica, en su colección Serie Mayor, incluye hasta 78 ilustraciones procedentes, por cesión, del Centro de Archivos Winston Churchill. Fotos, cartas, boletines escolares, lugares, pinturas, notas manuscritas...todo ello contribuye a dibujar con más exactitud el paisaje vital y la trayectoria de un personaje tan complejo. Se añade también un árbol genealógico, completísimo y, a la vez, exhaustivo, que llega hasta la actualidad. Churchill no era solo un hombre, era también una familia y esto es un elemento que ha de tenerse en cuenta. Asimismo, una colección de mapas y planos, imprescindible para fijar las coordenadas de espacio de la historia que se cuenta. La selección bibliográfica que cierra el libro es inmensa, como no puede ser de otra manera, dada la extensión del trabajo y su profundidad. Y resulta muy interesante el índice analítico final, exigido como complementario en un estudio biográfico riguroso y detallista. 

Pero una biografía es, al fin, una obra literaria, y además de que se fundamente en datos exactos y en aportaciones variadas, tiene que estar bien escrita. En este caso, Andrew Roberts no es solo un extraordinario historiador, a la cabeza de los historiadores actuales, sino también un excelente escritor, condiciones ambas que no siempre van de la mano. Por eso la lectura es sencilla, aunque obligadamente lenta, porque no podría ser de otra forma. El capítulo 1 comienza donde comienza una vida, en el nacimiento, y eso nos muestra la intención de seguir una línea cronológica que ayude a la comprensión del personaje y de los hechos. Ese acercamiento al Churchill bebé o al Churchill niño, no deja de ser anecdótica y tierna, "una verdadera monada", de "ojos y cabellos oscuros, perfectamente sano". Aunque cuando uno se llama Winston Leonard Spencer-Churchill y es hijo de lord Randolph Churchill, benjamín del séptimo duque de Marlborough, no tiene fácil pasar desapercibido.

Entre las ilustraciones hay una obra pictórica muy notable que el propio Churchill consideraba que era el retrato que mostraba mayor parecido. Se trata de un cuadro de sir William Orpen, realizado en 1916, después de haber tenido que dejar su cargo en el gobierno a causa de la derrota de los Dardanelos. El cuadro es verdaderamente apabullante. No puede pasar desapercibido el porte de Churchill y sobre todo, su mirada, penetrante, profunda, pensativa y con cierto aire de dureza. Churchill debió ser mal enemigo. Hay que decir que una de las facetas de este hombre tan polifacético, de amplísima formación cultural y de inteligencia preclara, era la pintura, que cultivó con asiduidad. A lo largo de su vida le hicieron muchos retratos. Pero, aunque el paso de los años modifica su apostura inicial y lo va envejeciendo, la mirada sigue siendo la misma, con la misma fuerza y la misma determinación. Define al hombre. 

En algunas de las magníficas fotografías que acompañan el libro puede verse a su esposa, Clementine Ogilvy Hozier (1885-1977), de casada baronesa Spencer Churchill, una mujer algo excéntrica, de gran personalidad y empuje, que tuvo también una larga vida, como el propio Churchill. Con ella tuvo cinco hijos, Sarah, Randolph, Diana, Marigold y Mary. Su peripecia familiar forma parte del telón de fondo de su vida y, por tanto, de esta biografía. Una biografía que está llamada a ser el estudio por excelencia sobre Churchill, la biografía canónica, el no va más de los estudios churchillianos. Su lectura es un ejercicio de comprensión de nuestra propia historia, una forma de entender los fenómenos que han configurado el mundo actual y por eso mismo merece la pena adentrarse en ella. El hombre, el político, el intelectual, el marido, el padre de familia, el hijo, el aristócrata, el inglés, el europeo, el estratega, el militar, el escritor, el observador de la vida, el hombre depresivo, el enfermo, todo está aquí y todo está dispuesto para ser leído. 

Entradas populares de este blog

"Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante"

(Aibileen Clark con la niña a la que cuida, Mae Mobley Leefolt en Criadas y señoras, 2011) Una frase puede valer tanto como un tratado. La mayoría de los que escriben darían oro por una buena frase. Las frases son como las ideas: lo más difícil de hallar, lo más fácil de plagiar y lo más duradero. Una buena frase representa un logro para el que la escribe o pronuncia. Detrás de una buena frase siempre hay una idea valiosa. Y, además, una buena frase te hace pensar en cuestiones que merecen la pena.  La película Criadas y señoras (The Help, 2011, de Tate Taylor) incluye esta frase en boca de la criada negra de la niñita blanca: "Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante" . La criada negra no ha estudiado psicología pero ha criado ella sola a diecisiete niños. Todos ajenos. Todos blancos. Resulta incongruente cómo en esta película ( y supongo que también en la realidad que retrata) las mujeres blancas dejan a sus preciosos hijos blancos en manos de criadas

"El placer de vivir sola" de Marjorie Hillis

Para quienes piensen que este es un libro más de esos de autoayuda que nos tienen cercados hace tiempo basta fijarse en el año de su publicación original, 1936. Marjorie Hillis (1889-1971) es una pionera en todos los sentidos. Su trabajo en la revista Vogue la puso en contacto con mujeres que, como ella, llevaban las riendas de su vida. La publicación del libro obtuvo un enorme éxito. Es verdad que ella terminó saliendo del círculo de solteras independientes a las que iba dedicado: se casó en 1939. Pero eso no significa nada, salvo que esperó a casarse el momento en que encontró al hombre adecuado. Este resultó ser Thomas Henry Roulston, viudo y propietario de algunas tiendas en Brooklyn. El matrimonio duró diez años pues su marido murió en 1949.  Hillis, que llegó a ser editora asistente de Vogue, era hija de un pastor congregacional y estudió en un colegio para señoritas en New Jersey. Después del éxito de este libro escribió otro dedicado a los negocios que podía emprend

Hombres solos, hombres solitarios

Presumes que eres la ciencia y yo no lo entiendo así porque siendo tú la ciencia no me has comprendido a mí. (Soleares. Juanito Mojama) ✿✿ En los tiempos del Oeste americano, que tanta literatura ha creado y, sobre todo, tanto cine, los hombres cargaban sobre sus hombres el peso de la valentía. Ser cobarde era un oprobio. Ningún cobarde podía sacar adelante a su familia, ni mantener sus tierras, ni vivir con dignidad. Pareciera que la valentía era la moneda de curso legal. Y, sin embargo, el cine nos cuenta que los valientes o los dignos eran la excepción. Más bien hombres solos, a veces también solitarios, que, llegada la hora de la verdad, se encontraban en la más estricta y descarnada soledad. Los guionistas de los westerns eran, como se ve, grandes conocedores de la naturaleza humana, bastante más que la propia señorita Marple que decía siempre, comparando a la gente que conocía con la de su pueblo natal Saint Mary Mead, que "es la misma en todas partes