Ir al contenido principal

Austen y sus editores


Grabado realizado por E. Finden y publicado por A. Fullerton en Londres en el que se representa al editor escocés John Murray II (1778-1843)

Las seis novelas mayores de Jane Austen sufrieron una suerte diversa a la hora de ser publicadas. Las diferencias esenciales están en los años transcurridos entre el momento de escribirse y el de ver la luz. Algunas tuvieron una larguísima travesía a este respecto. La primera novela que escribió fue también la primera en publicarse. Se trata de Sense and Sensibility (Sentido y Sensibilidad) que tuvo primero el título de Elinor and Marianne. El borrador completo estaba ya escrito en 1795, cuando la autora tenía veinte años, pero no se llegó a publicar hasta 1811. En la portada de la primera edición puede observarse claramente en qué condiciones se realizó esta publicación:


La portada se encabeza con el título: Sense and Sensibility y, a continuación, una aclaración que parecía necesaria: A novel (una novela). Después la indicación clásica de que se editaba en tres volúmenes y luego la firma: By a Lady (Por una dama). Austen no pone su nombre, pero no se inventa un pseudónimo ni se lo endosa a ningún hombre como habían hecho otras autoras y seguirán haciendo en otras épocas. Debajo, los datos de la impresión (ojo, a cargo de la autora: Printed for the Author), que tuvo que asumir los gastos y, a continuación, el nombre del editor (que tan poca confianza demostraba en el valor del texto, ya que no aportó ningún dinero), el señor Thomas Egerton, de Whitehall. El año, 1811, indica que se publicó dieciséis años después de ese primer borrador. 

Thomas Egerton fue un librero y editor, con sede en Londres, que vivió entre 1784 y 1830. Publicó una amplia colección de obras, 167, que dieron lugar en total a 263 ediciones. Los temas eran variados: Historia, Historia militar, Ficción doméstica, Ficción romántica, Ficción a secas, Diccionarios, Biografías o Fuentes. La empresa la había creado John Millan y entre sus dueños aparece John Egerton que fue socio de Thomas, aunque falleció y dejó la empresa a este. 

Así que es Thomas Egerton el editor de Pride and Prejudice, de la que hizo tres ediciones entre 1813 y 1817. 

Algunas cuestiones interesantes pueden observarse en esta otra portada de la primera edición de Pride and Prejudice. Los primeros borradores datan de 1796, inmediatamente posteriores al de Sense and Sensibility y escrita en el mismo entorno, Steventon. El título original de la obra había sido First Impressions. En cuanto a las diferencias con la anterior, para empezar, hay que señalar lo que se refiere a la autoría, en este caso indicando que la novela era del autor de Sense and Sensibility, lo que significaba claramente que había tenido éxito. La otra diferencia está en la edición, esta vez a cargo del editor y no de la autora, como puede observarse en la parte final de la página. 

De Sense and Sensibility Egerton sacó tres ediciones que se publicaron entre 1811 y 1813. Esto avala lo que decimos del éxito de la novela y del porqué de la referencia en la portada. Pride and Prejudice, Sense and Sensibility y Northanger Abbey forman la trilogía de Steventon, novelas que se escribieron todas en la rectoría de Hampshire donde había nacido y vivido la autora hasta que se marchó con su familia a Bath. 

Hubo un tercer libro publicado por Thomas Egerton. Se trata de la primera novela que Jane Austen escribió en Chawton, Mansfield Park. Su primera publicación, de 1814, es la última que la autora hace con Egerton. Tanto es así que hay una segunda edición de esta obra que se publica por John Murray II que será el segundo editor de Jane Austen. Las otras dos novelas de la trilogía de Chawton son Emma y Persuasión y se editan, asimismo, por Murray, que se convierte en el editor de Austen. 


La edición de Mansfield Park a cargo de Egerton, que es de 1814, se refiere al autor como el de Sense and Sensibility y Pride and Prejudice, sin embargo, la publicación de John Murray II, de 1816 alude únicamente al autor de Pride and Prejudice, seguramente porque, al fin y al cabo, era la obra más popular y vendida de la escritora. El texto de Murray lleva impreso con toda claridad el letrero Second Edition, lo que dejaba claro el cambio de editor, producido porque no había demasiado interés en Egerton a la hora de promocionar las novelas de Jane Austen que, seguramente, no constituyeron para él ningún evento especial. 

Cuando John Murray publica Mansfield Park todavía su negocio estaba situado en Albemarle Street, antes de que se trasladara a la zona de Mayfair, mucho más elegante y llena de posibilidades a la hora de las tiendas, las actividades comerciales y artísticas. 

La editorial inglesa John Murray sigue existiendo. Desde el año 2004 pertenece al grupo Lagardère bajo la marca Hachette UK. Fue fundada en 1768 por John Murray (1745-1793), un oficial de la marina con inquietudes culturales. Su hijo, John Murray II (1778-1843) fue el editor de Jane Austen, de Sir Walter Scott y de Washington Irving, entre otros. Este Murray cuidaba especialmente sus catálogos y fue el artífice del cambio de sede, dándole mayor proyección a la empresa que pasó de ser solo una librería que editaba a un lugar de encuentro de escritores y editores. 

El tercer Murray se llamaba también John y vivió entre 1808-1892, continuando con el trabajo familiar en la editorial. La nueva publicación de Mansfield Park (que se había escrito entre 1812 y 1814) en 1816 es un claro ejemplo de sacarle réditos a una obra ya publicada y que solo había tenido una edición dos años antes. En la nochevieja de 1815 Murray publicó un nuevo libro de Jane Austen. Se trata de la segunda novela de la trilogía de Chawton, Emma. Y de la primera heroína que no tiene problemas de dinero, o de belleza o de familia. El libro iba dedicado al Príncipe Regente, en una especie de carambola del destino que a Austen no le hizo mucha gracia.


Emma, escrita entre 1814 y 1815, publicitada como del autor de Pride and Prejudice, salió en tres volúmenes como era lo tradicional y lleva el consabido subtítulo A novel (Una novela). Esta fue la última obra que vio publicada en vida Jane Austen. Las otras dos no verán la luz hasta que haya fallecido. Se trata de Northanger Abbey y Persuasion. La primera de ellas fue escrita en Steventon y la segunda en Chawton. Northanger Abbey sufrió una serie de peripecias muy curiosas. El libro estaba listo para ser publicado entre los años 1798 y 1799 y pertenece a la trilogía de Steventon. En 1803 se revisó y se vendió a un personaje bastante oscuro que la tuvo guardada hasta que la revendió de nuevo a Henry Austen, el hermano de la escritora. Tampoco salió a la luz hasta finales de 1817, cuando Jane Austen ya había muerto, aunque en la portada del libro figura la fecha de 1818. Es una obra satírica, la más cómica y mordaz de las que escribió Austen, una especie de crítica a la locura que en las jóvenes producía la lectura sin criterio de las novelas góticas con fantasmas, castillos encantados, príncipes caprichosos y toda la suerte de tópicos de ese tipo de libros que hacían furor en la época.

Esta edición doble, que se presentaba en cuatro volúmenes, fue publicada asimismo por John Murray II, tras la muerte de la escritora. En la indicación pertinente sobre la autoría señala que pertenece al autor de "Pride and Prejudice", "Mansfield-Park" etc. Además, añade una nota biográfica sobre el autor (With a Biographical notice of The Author).

Persuasion pertenece a la trilogía de Chawton y, aunque es radicalmente distinta, se escribió inmediatamente después de Emma entre 1815 y 1816. Es una historia muy dramática, en la que se trata el tema de las segundas oportunidades. Se trata de una novela de madurez, con cierto aire melancólico y sin la ligereza y la comicidad que eran frecuentes en sus otros libros.

Dos editores, dos hogares en dos ciudades, seis grandes novelas, este es el balance más importante de una escritora cuya relevancia se acrecienta con el paso del tiempo y con el conocimiento de su obra.

(18-08-2019)

Entradas populares de este blog

"Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante"

(Aibileen Clark con la niña a la que cuida, Mae Mobley Leefolt en Criadas y señoras, 2011) Una frase puede valer tanto como un tratado. La mayoría de los que escriben darían oro por una buena frase. Las frases son como las ideas: lo más difícil de hallar, lo más fácil de plagiar y lo más duradero. Una buena frase representa un logro para el que la escribe o pronuncia. Detrás de una buena frase siempre hay una idea valiosa. Y, además, una buena frase te hace pensar en cuestiones que merecen la pena.  La película Criadas y señoras (The Help, 2011, de Tate Taylor) incluye esta frase en boca de la criada negra de la niñita blanca: "Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante" . La criada negra no ha estudiado psicología pero ha criado ella sola a diecisiete niños. Todos ajenos. Todos blancos. Resulta incongruente cómo en esta película ( y supongo que también en la realidad que retrata) las mujeres blancas dejan a sus preciosos hijos blancos en manos de criadas

"El placer de vivir sola" de Marjorie Hillis

Para quienes piensen que este es un libro más de esos de autoayuda que nos tienen cercados hace tiempo basta fijarse en el año de su publicación original, 1936. Marjorie Hillis (1889-1971) es una pionera en todos los sentidos. Su trabajo en la revista Vogue la puso en contacto con mujeres que, como ella, llevaban las riendas de su vida. La publicación del libro obtuvo un enorme éxito. Es verdad que ella terminó saliendo del círculo de solteras independientes a las que iba dedicado: se casó en 1939. Pero eso no significa nada, salvo que esperó a casarse el momento en que encontró al hombre adecuado. Este resultó ser Thomas Henry Roulston, viudo y propietario de algunas tiendas en Brooklyn. El matrimonio duró diez años pues su marido murió en 1949.  Hillis, que llegó a ser editora asistente de Vogue, era hija de un pastor congregacional y estudió en un colegio para señoritas en New Jersey. Después del éxito de este libro escribió otro dedicado a los negocios que podía emprend

Hombres solos, hombres solitarios

Presumes que eres la ciencia y yo no lo entiendo así porque siendo tú la ciencia no me has comprendido a mí. (Soleares. Juanito Mojama) ✿✿ En los tiempos del Oeste americano, que tanta literatura ha creado y, sobre todo, tanto cine, los hombres cargaban sobre sus hombres el peso de la valentía. Ser cobarde era un oprobio. Ningún cobarde podía sacar adelante a su familia, ni mantener sus tierras, ni vivir con dignidad. Pareciera que la valentía era la moneda de curso legal. Y, sin embargo, el cine nos cuenta que los valientes o los dignos eran la excepción. Más bien hombres solos, a veces también solitarios, que, llegada la hora de la verdad, se encontraban en la más estricta y descarnada soledad. Los guionistas de los westerns eran, como se ve, grandes conocedores de la naturaleza humana, bastante más que la propia señorita Marple que decía siempre, comparando a la gente que conocía con la de su pueblo natal Saint Mary Mead, que "es la misma en todas partes