Ir al contenido principal

Tres candidatos y un verso suelto


Dana Andrews es el protagonista de esta película, a medio camino entre el género periodístico y el noir. El argumento es, sencillamente, genial. Un grupo de comunicación pierde a su magnate y a este le sucede su hijo, un tipo bastante impresentable, vago, sin carisma, que decide sacar "a concurso" un nuevo puesto en la empresa: el de director ejecutivo. Se trata de alguien que le haga el trabajo y le saque las castañas del fuego. De esa forma él puede seguir disfrutando de la vida y de su guapa esposa, con quien se casó intercambiando belleza por dinero. 

Walter Kyne (Vincent Price) es el dueño de todo esto. Y los candidatos tienen carisma y capacidad de liarla. Está George Sanders, inconmensurable jefe de la agencia de noticias. Está Thomas Mitchell, en el papel de Griffith, el editor del New York Sentinel, el periódico de la cadena. Está un mandamás de la fotografía que, curiosamente, mantiene un lío bastante interesado con la esposa de Kyne. La esposa, a la que todos toman como una mercancía, está visto, tienen toda la pinta de ser Rhonda Fleming, una mujer enigmática dentro y fuera del celuloide. 

Hay otras dos mujeres en la historia. La novia del periodista sin ambición (luego hablaré de él) y la periodista ambiciosa. Esta segunda es Ida Lupino, en un papel a medida, con abrigo de visón (que nadie sabe quién le ha regalado) y con ganas de tener un despacho con su nombre en letras doradas en la puerta. La delicada novia es una secretaria jovencita y pura, que se llama Nancy y que interpreta hábilmente Sally Forrest, la menos conocida de las tres. 


Por fin, el periodista es Ed Mobley y su intérprete es, por supuesto, Dana Andrews, un actor notabilísimo, que hizo un sinfín de películas interesantes y que es tanto un protagonista impecable como un secundario de postín. En este papel, que le va que ni pintado, Andrews hace las cosas que más le gustaban en la vida real, entre ellas, fumar y beber alcohol. Todos fuman todo el tiempo, todos beben de más. 

El comienzo de la película es extraordinario. Con una banda sonora de las que ponen los pelos de punta se asesina a una chica rubia y joven. El asesino cuyo rostro vemos desde el principio, es lo menos interesante de la película. Sus problemas familiares y su locura interesan mucho menos que el papel que juegan los crímenes del lápiz de labios en la resolución del problema planteado por la muerte del dueño de la Kyne Corporation. Todos quieren dar el golpe definitivo y, para eso, nada mejor que descubrir quién es el asesino. A la par de las investigaciones policiales que encabeza el detective Kauffman, estos tres candidatos al puesto harán todo lo posible y lo imposible para lograr el éxito que los catapulte.

A partir de este arranque argumental, engaños y más engaños. Gente que miente y que manipula. Amigos que no lo son. Luchas de poder. Consecuencias de meter la pata. Periodistas que investigan para su beneficio. Ricos que juegan al golf ridículamente vestidos mientras sus esplendorosas mujeres se colocan un atuendo digno de una tarde en Cannes...El conflicto personal se une al profesional. Y siempre hay una copa de coñac o un whisky para aliviar las tensiones, o para provocarlas.


Mientras Nueva York duerme. Cine negro. Dirigida por Fritz Lang. Protagonizada por Dana Andrews, Ida Lupino, Vincent Price y Rhonda Fleming. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

"Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante"

(Aibileen Clark con la niña a la que cuida, Mae Mobley Leefolt en Criadas y señoras, 2011) Una frase puede valer tanto como un tratado. La mayoría de los que escriben darían oro por una buena frase. Las frases son como las ideas: lo más difícil de hallar, lo más fácil de plagiar y lo más duradero. Una buena frase representa un logro para el que la escribe o pronuncia. Detrás de una buena frase siempre hay una idea valiosa. Y, además, una buena frase te hace pensar en cuestiones que merecen la pena.  La película Criadas y señoras (The Help, 2011, de Tate Taylor) incluye esta frase en boca de la criada negra de la niñita blanca: "Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante" . La criada negra no ha estudiado psicología pero ha criado ella sola a diecisiete niños. Todos ajenos. Todos blancos. Resulta incongruente cómo en esta película ( y supongo que también en la realidad que retrata) las mujeres blancas dejan a sus preciosos hijos blancos en manos de criadas

"El placer de vivir sola" de Marjorie Hillis

Para quienes piensen que este es un libro más de esos de autoayuda que nos tienen cercados hace tiempo basta fijarse en el año de su publicación original, 1936. Marjorie Hillis (1889-1971) es una pionera en todos los sentidos. Su trabajo en la revista Vogue la puso en contacto con mujeres que, como ella, llevaban las riendas de su vida. La publicación del libro obtuvo un enorme éxito. Es verdad que ella terminó saliendo del círculo de solteras independientes a las que iba dedicado: se casó en 1939. Pero eso no significa nada, salvo que esperó a casarse el momento en que encontró al hombre adecuado. Este resultó ser Thomas Henry Roulston, viudo y propietario de algunas tiendas en Brooklyn. El matrimonio duró diez años pues su marido murió en 1949.  Hillis, que llegó a ser editora asistente de Vogue, era hija de un pastor congregacional y estudió en un colegio para señoritas en New Jersey. Después del éxito de este libro escribió otro dedicado a los negocios que podía emprend

Hombres solos, hombres solitarios

Presumes que eres la ciencia y yo no lo entiendo así porque siendo tú la ciencia no me has comprendido a mí. (Soleares. Juanito Mojama) ✿✿ En los tiempos del Oeste americano, que tanta literatura ha creado y, sobre todo, tanto cine, los hombres cargaban sobre sus hombres el peso de la valentía. Ser cobarde era un oprobio. Ningún cobarde podía sacar adelante a su familia, ni mantener sus tierras, ni vivir con dignidad. Pareciera que la valentía era la moneda de curso legal. Y, sin embargo, el cine nos cuenta que los valientes o los dignos eran la excepción. Más bien hombres solos, a veces también solitarios, que, llegada la hora de la verdad, se encontraban en la más estricta y descarnada soledad. Los guionistas de los westerns eran, como se ve, grandes conocedores de la naturaleza humana, bastante más que la propia señorita Marple que decía siempre, comparando a la gente que conocía con la de su pueblo natal Saint Mary Mead, que "es la misma en todas partes