Ir al contenido principal

Lillian Bassman: La mujer oblicua


Lillian Bassman convierte en poesía sus imágenes. Es imposible no sentirse arrebata por esta alternancia lírica de negros y blancos, de luces y sombras. Las mujeres de Bassman vuelan, están suspendidas en el aire, se alejan de nosotros para encerrarse en una cápsula de misterio que no podemos asir. Sus ojos semicerrados, sus manos ocultas, su gesto incontrolable, su postura lanzada hacia el exterior, desprendida, desequilibrada, rompen los espacios y los conmueven, generando tanta admiración como duda. Por qué estas mujeres solo muestran una parte de sí mismas, es la pregunta que nos hacemos. 

El resto de los personajes son solo atrezzo, accesorio sin mayor valor, gente sin importancia. Ni siquiera parecen completos, sino a trozos, una mano, un rostro, una copa, una mesa, un teléfono. Todos los objetos y las personas que las rodean están al servicio de esas mujeres, como también lo están sus atuendos, sus mágicos sombreros, sus extrañas envolturas a modo de telas estructuradas, sus joyas...

Hay tres elementos básicos en su obra, sobre todo en los años que dedicó a la fotografía de moda: el uso del blanco y negro como lenguaje; la textura de sus fotos y los encuadres geométricos. La fotografía de moda ha sido muchas veces rechazada en determinados ambientes, considerándosela demasiado frívola. Hay una corriente de verismo que cree que esta fotografía es demasiado artificial. Sin embargo, hay muestras extraordinarias de arte fotográfico en ella y una de esas muestras evidentes es la obra de Bassman.

Nació y murió en Nueva York, de padres emigrantes, judíos ucranianos. Vivió muchos años, pues murió a los 94 (1917 a 2012). Su historia de amor con el también fotógrafo Paul Himmel llama la atención pues fueron matrimonio durante 73 años y habían vivido juntos otros seis más. La revista Harper`s Bazaar tiene sus principales colecciones, aunque a su muerte se descubrieron muchísimas fotografías inéditas que no habían visto la luz, todas ellas en esta línea de blanco y negro. Sin embargo, también conoció y practicó el color. Tuvo un estudio propio desde el que abordó otras temáticas. Fue también pintora y diseñadora.

Las imágenes de Lillian Bassman te sugieren algo etéreo, volátil, casi sobrehumano, fuera de la realidad, un sueño, la imaginación perfecta. Volúmenes y movimientos se aúnan para darle a las fotos una delicadeza inusual. Los vestidos complementan a las modelos de una forma original, casi inhibricados en lo que ellas son, formando parte de su esencia de un modo total. Los encuadres siempre están inscritos en figuras geométricas, rombos, rectángulos, cuadrados, y las miradas tienen su propio lenguaje, su propia forma de expresarse y decir. La mayoría de las veces es un sola figura el centro de la obra, pero en ocasiones hay diálogo entre varios cuerpos y entonces el aire discurre entre ellos como si tuviera relieve la fotografía. La perspectiva utiliza los distintos planos en blanco y negro para mostrarse. Los escorzos sacuden la intención para mostrar vulnerabilidad, duda, interrogación o sensualidad.


Entradas populares de este blog

"Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante"

(Aibileen Clark con la niña a la que cuida, Mae Mobley Leefolt en Criadas y señoras, 2011) Una frase puede valer tanto como un tratado. La mayoría de los que escriben darían oro por una buena frase. Las frases son como las ideas: lo más difícil de hallar, lo más fácil de plagiar y lo más duradero. Una buena frase representa un logro para el que la escribe o pronuncia. Detrás de una buena frase siempre hay una idea valiosa. Y, además, una buena frase te hace pensar en cuestiones que merecen la pena.  La película Criadas y señoras (The Help, 2011, de Tate Taylor) incluye esta frase en boca de la criada negra de la niñita blanca: "Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante" . La criada negra no ha estudiado psicología pero ha criado ella sola a diecisiete niños. Todos ajenos. Todos blancos. Resulta incongruente cómo en esta película ( y supongo que también en la realidad que retrata) las mujeres blancas dejan a sus preciosos hijos blancos en manos de criadas

"El placer de vivir sola" de Marjorie Hillis

Para quienes piensen que este es un libro más de esos de autoayuda que nos tienen cercados hace tiempo basta fijarse en el año de su publicación original, 1936. Marjorie Hillis (1889-1971) es una pionera en todos los sentidos. Su trabajo en la revista Vogue la puso en contacto con mujeres que, como ella, llevaban las riendas de su vida. La publicación del libro obtuvo un enorme éxito. Es verdad que ella terminó saliendo del círculo de solteras independientes a las que iba dedicado: se casó en 1939. Pero eso no significa nada, salvo que esperó a casarse el momento en que encontró al hombre adecuado. Este resultó ser Thomas Henry Roulston, viudo y propietario de algunas tiendas en Brooklyn. El matrimonio duró diez años pues su marido murió en 1949.  Hillis, que llegó a ser editora asistente de Vogue, era hija de un pastor congregacional y estudió en un colegio para señoritas en New Jersey. Después del éxito de este libro escribió otro dedicado a los negocios que podía emprend

Hombres solos, hombres solitarios

Presumes que eres la ciencia y yo no lo entiendo así porque siendo tú la ciencia no me has comprendido a mí. (Soleares. Juanito Mojama) ✿✿ En los tiempos del Oeste americano, que tanta literatura ha creado y, sobre todo, tanto cine, los hombres cargaban sobre sus hombres el peso de la valentía. Ser cobarde era un oprobio. Ningún cobarde podía sacar adelante a su familia, ni mantener sus tierras, ni vivir con dignidad. Pareciera que la valentía era la moneda de curso legal. Y, sin embargo, el cine nos cuenta que los valientes o los dignos eran la excepción. Más bien hombres solos, a veces también solitarios, que, llegada la hora de la verdad, se encontraban en la más estricta y descarnada soledad. Los guionistas de los westerns eran, como se ve, grandes conocedores de la naturaleza humana, bastante más que la propia señorita Marple que decía siempre, comparando a la gente que conocía con la de su pueblo natal Saint Mary Mead, que "es la misma en todas partes