Ir al contenido principal

"84, Charing Cross Road" de Helene Hanff


Este es un libro epistolar y que habla de libros. Los libros de libros son encantadores. Son como el cine dentro del cine. Hace poco leí "La sociedad literaria del pastel de piel de patata de Guernsey", que me gustó mucho y que tiene una película deliciosa. Esta es una circunstancia común a muchos de los libros que hablan de libros, porque son películas con matices delicados que recogen muy bien la inspiración de los autores.


(La sociedad literaria del pastel de piel de patata de Guernsey, trailer)

Algunos de estos libros giran en torno a ellos como si fueran una melodía tocada a la flauta. Hamelin nos conduce entonces a un espacio en el que las letras se han unido para contarnos una historia. Otros transcurren en librerías y en otros un libro es el emblema de una cita amorosa. Hay muchos libros de libros y este es uno de ellos. Esos libros de libros lo son también de lectura, porque si un libro no se lee, no existe, incluso aunque se haya escrito. O quizá existe pero en una dimensión desconocida, allá en el espacio interestelar de los cajones del escritorio. En lo más hondo del secreter rojo inglés con puertecitas ocultas. 

La vida de la autora es apasionante porque siempre giró en torno a los libros, aunque fue una autodidacta. Escribió en revistas y publicó de casi todo, a pesar de que la conozcamos hoy sobre todo por esta novela, de la que se hizo una película en la que los protagonistas eran Anne Bancroft y Anthony Hopkins, no está mal la cosa.


(Fragmento de "La carta final" título en España de la película)

A mí me hubiera gustado ser como Helene Hanff, con mi colección de libros publicados a cuestas pero quizá también le añadiría una mezcla de Florence Green, cuya librería llevó al cine Isabel Coixet después de que la plasmara por escrito Penelope Fitzgerald. Cuando yo era niña quería ser librera y churrera. Una librería-churrería tendría el problema de que los libros podrían llenarse de lamparones pero como mi sueño no pasó de eso nunca me preocupé de solucionarlo. ¿Quizá una zona con batas de esas que llevan los niños en el cole? 


(Tráiler de La Librería, de Isabel Coixet)

La sinopsis del libro que recoge en su página web la editorial Anagrama, que lo publica en castellano, es así de interesante: Un día, en octubre de 1949, Helene Hanff, una joven escritora desconocida, envía una carta desde Nueva York a Marks & Co., la librería situada en el 84 de Charing Cross Road, en Londres. Apasionada, maniática, extravagante y muchas veces sin un duro, la señorita Hanff le reclama al librero Frank Doel volúmenes poco menos que inencontrables que apaciguarán su insaciable sed de descubrimientos. Veinte años más tarde, continúan escribiéndose, y la familiaridad se ha convertido en una intimidad casi amorosa. Esta correspondencia excéntrica y llena de encanto es una pequeña joya que evoca, con infinita delicadeza, el lugar que ocupan en nuestra vida los libros... y las librerías.

La relación que se establece, siquiera de forma epistolar, entre dos personas que aman los libros es siempre muy especial. La joven escritora (y lectora, por supuesto) y el librero que entiende de libros (no siempre ocurre así) encuentran tantos puntos en común que las cartas se cruzan entre Nueva York y Londres de una manera natural, fluyendo al propio compás del conocimiento mutuo. Compartir ideas sobre los libros, búsqueda de ejemplares interesantes, opiniones sobre escritores, todo eso genera una evidente interacción que no puede sustituirse por nada. En la historia de la literatura hallamos muchos casos de este tipo de amistades originales, basadas en el comunicado amor a los libros y a la lectura, de modo que lo más destacado del tema no es esa cuestión sino el modo en que dos personas se imbrican en una relación humana que los compromete más allá de la distancia y de la ausencia.

84, Charing Cross Road de Helene Hanff. Traducción de Javier Calzada. Editorial Anagrama, colección Panorama de Narrativas. Publicado en 2002. Reseña de la autora (web de la editorial): Helene Hanff (Filadelfia, 1918-Nueva York, 1997), de formación autodidacta, inició su carrera literaria escribiendo obras de teatro y, más adelante, guiones para la televisión, libros infantiles, ensayos históricos y políticos y colaboraciones en el New Yorker y Harper's. La fama le llegó después de publicar 84, Charing Cross Road, que inspiró una película protagonizada por Anne Bancroft y Anthony Hopkins. 

Entradas populares de este blog

"Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante"

(Aibileen Clark con la niña a la que cuida, Mae Mobley Leefolt en Criadas y señoras, 2011) Una frase puede valer tanto como un tratado. La mayoría de los que escriben darían oro por una buena frase. Las frases son como las ideas: lo más difícil de hallar, lo más fácil de plagiar y lo más duradero. Una buena frase representa un logro para el que la escribe o pronuncia. Detrás de una buena frase siempre hay una idea valiosa. Y, además, una buena frase te hace pensar en cuestiones que merecen la pena.  La película Criadas y señoras (The Help, 2011, de Tate Taylor) incluye esta frase en boca de la criada negra de la niñita blanca: "Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante" . La criada negra no ha estudiado psicología pero ha criado ella sola a diecisiete niños. Todos ajenos. Todos blancos. Resulta incongruente cómo en esta película ( y supongo que también en la realidad que retrata) las mujeres blancas dejan a sus preciosos hijos blancos en manos de criadas

"El placer de vivir sola" de Marjorie Hillis

Para quienes piensen que este es un libro más de esos de autoayuda que nos tienen cercados hace tiempo basta fijarse en el año de su publicación original, 1936. Marjorie Hillis (1889-1971) es una pionera en todos los sentidos. Su trabajo en la revista Vogue la puso en contacto con mujeres que, como ella, llevaban las riendas de su vida. La publicación del libro obtuvo un enorme éxito. Es verdad que ella terminó saliendo del círculo de solteras independientes a las que iba dedicado: se casó en 1939. Pero eso no significa nada, salvo que esperó a casarse el momento en que encontró al hombre adecuado. Este resultó ser Thomas Henry Roulston, viudo y propietario de algunas tiendas en Brooklyn. El matrimonio duró diez años pues su marido murió en 1949.  Hillis, que llegó a ser editora asistente de Vogue, era hija de un pastor congregacional y estudió en un colegio para señoritas en New Jersey. Después del éxito de este libro escribió otro dedicado a los negocios que podía emprend

Hombres solos, hombres solitarios

Presumes que eres la ciencia y yo no lo entiendo así porque siendo tú la ciencia no me has comprendido a mí. (Soleares. Juanito Mojama) ✿✿ En los tiempos del Oeste americano, que tanta literatura ha creado y, sobre todo, tanto cine, los hombres cargaban sobre sus hombres el peso de la valentía. Ser cobarde era un oprobio. Ningún cobarde podía sacar adelante a su familia, ni mantener sus tierras, ni vivir con dignidad. Pareciera que la valentía era la moneda de curso legal. Y, sin embargo, el cine nos cuenta que los valientes o los dignos eran la excepción. Más bien hombres solos, a veces también solitarios, que, llegada la hora de la verdad, se encontraban en la más estricta y descarnada soledad. Los guionistas de los westerns eran, como se ve, grandes conocedores de la naturaleza humana, bastante más que la propia señorita Marple que decía siempre, comparando a la gente que conocía con la de su pueblo natal Saint Mary Mead, que "es la misma en todas partes