Ir al contenido principal

"El café de los pequeños milagros" de Nicolas Barreau

A Nicolas Barreau se le conoce como el autor de un best-sellar romántico, "La sonrisa de las mujeres". En sus novelas aparece la ciudad de París como el paisaje fundamental y también como el motivo, el aliciente, el telón de fondo. Son comedias amables, teñidas de sentimentalismo, entretenidas, sencillas, gozosas. Es una excepción en el universo de escritoras que se dedican a este género. Si un día te encuentras baja de tono o piensas que un libro tiene el cometido de hacerte soñar lo imposible entonces puedes leer a Barreau sabiendo, de antemano, que nada de lo que sueñes se va a convertir en realidad. 

La protagonista, Nelly, una tranquila chica de 25 años (muy mayor para las heroínas tradicionales de Jane Austen y muy joven para las de las novelas de hoy) odia los aviones y comete la locura de comprarse un carísimo bolso rojo. Si alguien se lanza a un viaje armada con un bolso rojo que acaba de comprar y que se ha llevado la mayoría de sus ahorros esto significa que puede pasar cualquier cosa. Mucha gente sueña con que un viaje le cambie la vida, con que un gesto inusual como esta compra de un bolso rojo aparentemente fuera de su alcance, le transforme la suerte y esta venga de cara por una vez. No suele pasar en la realidad así que, por eso mismo, no resulta nada malo leer una historia en la que sí sucede. 

En la historia hay libros antiguos, cafés deliciosos, paisajes encantadores, gente luchadora, tipos apuestos y enredos inocentes. Como no puede ser de otro modo termina con una boda y con el nacimiento de una hermosa niña. Todo parece ajustarse en este mecanismo de relojería que es construir una ficción en la que los sentimientos, lejos de ser tan agudos y llenos de aristas como en nuestra propia vida, se liman al extremo, para permitirnos unos momentos de relajación, de descanso, en este devenir flameado de emociones contradictorias que es la existencia de cada cual. 

A mí me parece que estos libros amables cumplen una importante función. La primera de ella es atraer a lectoras jóvenes (creo que los chicos prefieren otros derroteros, aunque quizá me equivoque) entre las que se crea una complicidad entusiasta y una forma común de contemplar las vicisitudes de las relaciones amorosas. La segunda función es entretener simple y llanamente a los públicos de cualquier edad, siempre que no te empeñes en sufrir y en considerar que, si no hay luchas, divorcios o sinsabores, una novela no tiene razón de ser. 

Barreau domina las claves del éxito y lo hace desde una interesante formación inicial, porque estudió literatura en la Sorbona, pero decidió y acertadamente que lo mejor para él era dedicarse a escribir y hacerlo en este tono rosado, tan parecido a las portadas de sus libros, en los que siempre aparece una chica transfigurada y una ciudad amable y llena de promesas. En el caso de "El café de los pequeños milagros" esa ciudad es Venecia, un sitio en el que uno puede encontrar a un interesante italiano llamado Valentino que te haga disfrutar de los rincones más turísticos sin señal alguna de comercialización o de engaño. Simplemente de tú a tú. El punto de partida del libro, un amor no correspondido, es el ideal para que esa salvación tenga su verdadero sentido. Ya sabemos que un desamor, cuando te hace una herida demasiado aparente, tiene que terminar con la llegada de un amor verdadero que convierta el pasado en una absurda fiesta entre desconocidos. Esa desconfianza de Nelly hacia los hombres, sobre todo hacia aquellos que, por su atractivo, pueden poner en peligro la estabilidad de una chica como ella, tranquila y hogareña, es un acicate más para hacernos pensar que es posible para todas superar los complejos, las distancias, las pequeñas bajadas de autoestima y todo aquello que nos hace sufrir innecesariamente. Claro que Nelly tiene veinticinco años. Y nadie puede negar que eso es un elemento tan esencial como esplendoroso es el paisaje veneciano que sirve de antídoto a la tristeza. 

El café de los pequeños milagros. Nicolas Barreau. Suma de Letras. Diseño de portada Lidia Vilamajó. Traducción de Carmen Mas Álvarez. Primera reimpresión octubre de 2017. Grupo Penguin Random House. 

Cita inicial de Peter Bogdanovich (Lío en Broadway) 

Comentarios

Entradas populares de este blog

"Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante"

(Aibileen Clark con la niña a la que cuida, Mae Mobley Leefolt en Criadas y señoras, 2011) Una frase puede valer tanto como un tratado. La mayoría de los que escriben darían oro por una buena frase. Las frases son como las ideas: lo más difícil de hallar, lo más fácil de plagiar y lo más duradero. Una buena frase representa un logro para el que la escribe o pronuncia. Detrás de una buena frase siempre hay una idea valiosa. Y, además, una buena frase te hace pensar en cuestiones que merecen la pena.  La película Criadas y señoras (The Help, 2011, de Tate Taylor) incluye esta frase en boca de la criada negra de la niñita blanca: "Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante" . La criada negra no ha estudiado psicología pero ha criado ella sola a diecisiete niños. Todos ajenos. Todos blancos. Resulta incongruente cómo en esta película ( y supongo que también en la realidad que retrata) las mujeres blancas dejan a sus preciosos hijos blancos en manos de criadas

Hombres solos, hombres solitarios

Presumes que eres la ciencia y yo no lo entiendo así porque siendo tú la ciencia no me has comprendido a mí. (Soleares. Juanito Mojama) ✿✿ En los tiempos del Oeste americano, que tanta literatura ha creado y, sobre todo, tanto cine, los hombres cargaban sobre sus hombres el peso de la valentía. Ser cobarde era un oprobio. Ningún cobarde podía sacar adelante a su familia, ni mantener sus tierras, ni vivir con dignidad. Pareciera que la valentía era la moneda de curso legal. Y, sin embargo, el cine nos cuenta que los valientes o los dignos eran la excepción. Más bien hombres solos, a veces también solitarios, que, llegada la hora de la verdad, se encontraban en la más estricta y descarnada soledad. Los guionistas de los westerns eran, como se ve, grandes conocedores de la naturaleza humana, bastante más que la propia señorita Marple que decía siempre, comparando a la gente que conocía con la de su pueblo natal Saint Mary Mead, que "es la misma en todas partes

"Recado original" de María Sanz

  María Sanz (Sevilla, 1956) acaba de publicar un nuevo libro de poemas. Viene de la mano de Lastura Ediciones, que ha cuidado el envoltorio tanto como María ha cuidado el contenido. Una preciosa portada y su correspondiente marcapáginas, son la carta de presentación de un libro que ha sido trabajado delicadamente y que incluye poemas memorables. Para leer en noviembre, el mes de la poesía, el de las ausencias, las melancolías, las búsquedas.  Los libros de poesía se leen rápidamente y también muy despacio. Después de esa primera lectura transversal que pone sobre la mesa los asuntos, entra el deseo de ahondar, de sentir el ritmo tal y como se ha expresado, de conocer la música de los poemas, de adentrarse en los primeros versos, tan definitivos y en los últimos versos, tan ciertos. Así la intención está en la cita que abre el libro, Machado, sobriedad y lejanía de lo leve. Y en el primero de los poemas, numerados, sin títulos, está ya el verso que anuncia el conjunto: "Ahora sólo