Ir al contenido principal

Demasiado blando para ser sheriff

Lo que más me llama la atención de esta película es Sylvester Stallone en su papel del sheriff Freddy Heflin. Pero no un sheriff usual, de esos que entendemos como normales en los Estados Unidos. Además de sheriff, o quizá por eso, es un buen hombre, pacífico, sin ganas de gresca y muy enamorado de una mujer que se ha casado con otro y por la que perdió la audición de un oído. Esto le ha imposibilitado ser un verdadero policía, que era su gran deseo. Así que aquí está, en el pueblo de Garrison, creado exprofeso para que vivan lo más tranquilos posibles muchos policías que trabajan en la zona de Nueva York. 

Tampoco Robert De Niro hace uno de sus papeles usuales de capo de la mafia, de matón o de jefe de lo que sea. Este Teniente Moe Tilden, de Asuntos Internos, implicado hasta el fondo en un asunto raro que quiere descifrar caiga quien caiga, ofrece una cara menos estereotipada del actor, que no ha debido engordar ni adelgazar ni simular otro acento. Su físico es el de él mismo. 

Los otros dos actores que componen el cuarteto estelar siguen más su propia estela interpretativa. Harvey Keitel es el teniente Ray Donlan, un corrupto que domina la vida en este pueblo y, por lo tanto, el quehacer de una parte del cuerpo de policía con el que tiene relación. Ray Liotta es un hombre atormentado, como suele, aquí porque calló cuando debió haber denunciado lo que hicieron con su compañero. Es Gary “Figgsy” Figgis, un hombre acabado, sin futuro, salvo el que pueda caber en una botella de cerveza. 

Estos cuatro hombres se mueven como en un tablero de ajedrez y coinciden en un momento concreto a raíz de que un tipo joven, policía y bastante descerebrado, Murray “Superboy” Babitch, encarnado por el actor Michael Rapaport, a la sazón sobrino de Ray Donlan, no tiene otra ocurrencia que dispararle a unos negros con los que se tropieza cuando iba una noche en coche de vuelta a su casa. El encontronazo con dos gamberros termina en tragedia cuando dispara y los mata. Hay que ocultar lo que ha pasado como sea y aquí se pone en marcha la maquinaria de corrupción que cubre como un velo la vida en un pueblo supuestamente ideal. 

La película entrecruza otras líneas argumentales en las que hay actuaciones muy notables de dos actrices interesantes. Annabella Sciorra (la madre de La mano que mece la cuna) es Liz Randone, víctima de malos tratos por parte de su marido, Joey Randone, también policía. Liz es la mujer a la que ama el sheriff y por la que arriesgó su vida. La otra mujer, en un papel más episódico, es Janeane Garofalo (La verdad sobre perros y gatos), que es aquí una jovencísima policía, Cindy Betts, que, horrorizada por lo que ve y lo que adivina, se largará y dejará atrás este pueblo y todo lo que significa. 

Cop Land es una de esas películas de argumento sencillo que trata sobre la corrupción policial sin hacerse ilusiones de sentar cátedra. El guión es sobrio y también la dirección. Los actores, aunque en algún caso nos extrañe como se ha dicho antes, están bien escogidos y componen un reparto coral ensamblado y exacto. Cierto aire melancólico acompaña las escenas del sheriff, un hombre que alguien colocó en ese puesto para poderlo manejar y que, en realidad, termina demostrando que el valor crece en cualquier sitio y en cualquier circunstancia. 

Sinopsis:
Garrison es un idílico pueblo de New Jersey en el que vive un importante núcleo de policías. El sheriff es un tipo tranquilo a quien todos parecen manejar y que no se mete en más líos de los normales. Sin embargo, la supuesta muerte del joven Superboy, que se arroja por un puente tras haber disparado a dos jóvenes por error, desencadenará una serie de acontecimientos que pondrán a prueba el valor de los hombres y su capacidad de mantener un cierto grado de dignidad al margen de manejos y corrupciones. 

Algunos detalles de interés:
La película tuvo un presupuesto de 15 millones de dólares y recaudó 45 millones. 
Todas las estrellas que participan tuvieron que bajar su caché. 
Sylvester Stallone tenía un gran interés en hacer este papel para que el que se habían barajado diversas opciones: el propio Ray Liotta, Tom Cruise, John Travolta o Tom Hanks. 
Stallone ganó 20 kilos de peso a base de comer panqueques cada día. 
De Niro y Keitel habían trabajado juntos en tres películas anteriores: Mean Streets en 1973, Taxi Driver en 1976 y Enamorarse en 1984.
James Mangold debutó como director con Heavy (1995) protagonizada por Liv Tyler, película con la que consiguió el premio del Festival de Cine de Gijón en dos categorías, así como un galardón del Sundance Film Festival. También rodó la cinta Inocencia interrumpida (1999) con Winona Ryder y Angelina Jolie, película con la cual esta última conseguiría un Óscar. En 2005 rodó otro filme de gran éxito: Walk the Line, película biográfica sobre Johnny Cash que supuso el Óscar para Reese Witherspoon. Es conocido por haber dirigido la película The Wolverine (2013) y la secuela Logan (2017), ambas pertenecientes a la saga de películas de X-Men.

Comentarios

Entradas populares de este blog

"Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante"

(Aibileen Clark con la niña a la que cuida, Mae Mobley Leefolt en Criadas y señoras, 2011) Una frase puede valer tanto como un tratado. La mayoría de los que escriben darían oro por una buena frase. Las frases son como las ideas: lo más difícil de hallar, lo más fácil de plagiar y lo más duradero. Una buena frase representa un logro para el que la escribe o pronuncia. Detrás de una buena frase siempre hay una idea valiosa. Y, además, una buena frase te hace pensar en cuestiones que merecen la pena.  La película Criadas y señoras (The Help, 2011, de Tate Taylor) incluye esta frase en boca de la criada negra de la niñita blanca: "Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante" . La criada negra no ha estudiado psicología pero ha criado ella sola a diecisiete niños. Todos ajenos. Todos blancos. Resulta incongruente cómo en esta película ( y supongo que también en la realidad que retrata) las mujeres blancas dejan a sus preciosos hijos blancos en manos de criadas

"El placer de vivir sola" de Marjorie Hillis

Para quienes piensen que este es un libro más de esos de autoayuda que nos tienen cercados hace tiempo basta fijarse en el año de su publicación original, 1936. Marjorie Hillis (1889-1971) es una pionera en todos los sentidos. Su trabajo en la revista Vogue la puso en contacto con mujeres que, como ella, llevaban las riendas de su vida. La publicación del libro obtuvo un enorme éxito. Es verdad que ella terminó saliendo del círculo de solteras independientes a las que iba dedicado: se casó en 1939. Pero eso no significa nada, salvo que esperó a casarse el momento en que encontró al hombre adecuado. Este resultó ser Thomas Henry Roulston, viudo y propietario de algunas tiendas en Brooklyn. El matrimonio duró diez años pues su marido murió en 1949.  Hillis, que llegó a ser editora asistente de Vogue, era hija de un pastor congregacional y estudió en un colegio para señoritas en New Jersey. Después del éxito de este libro escribió otro dedicado a los negocios que podía emprend

Hombres solos, hombres solitarios

Presumes que eres la ciencia y yo no lo entiendo así porque siendo tú la ciencia no me has comprendido a mí. (Soleares. Juanito Mojama) ✿✿ En los tiempos del Oeste americano, que tanta literatura ha creado y, sobre todo, tanto cine, los hombres cargaban sobre sus hombres el peso de la valentía. Ser cobarde era un oprobio. Ningún cobarde podía sacar adelante a su familia, ni mantener sus tierras, ni vivir con dignidad. Pareciera que la valentía era la moneda de curso legal. Y, sin embargo, el cine nos cuenta que los valientes o los dignos eran la excepción. Más bien hombres solos, a veces también solitarios, que, llegada la hora de la verdad, se encontraban en la más estricta y descarnada soledad. Los guionistas de los westerns eran, como se ve, grandes conocedores de la naturaleza humana, bastante más que la propia señorita Marple que decía siempre, comparando a la gente que conocía con la de su pueblo natal Saint Mary Mead, que "es la misma en todas partes