Recuerdo a cada hombre que me quiso


He olvidado a todos aquellos que no me quisieron. Ahora, en mi memoria, solo está cada uno de los hombres que me quiso. El muchacho de la motocicleta que traía a lomos una gigantesca muñeca vestida de color rosa. El chico del autobús, que se quedó esperando, con los ojos azules. El estudiante listo, perspicaz, versado en Económicas, que lloraba a la puerta de mi casa. El hombre de mirada verdosa, boca de los mil besos que creyó que podía jugar a tiempos pasados. El novio alto y delgado que se quedó en la orilla. 

Hubo también quien me llenó de versos y en las noches de agosto y de Baeza escribía para guardarlos luego en un cajón desierto todas sus peticiones. Los de fuera, los del extranjero, la gente dulce, los tiernos e inseguros. Los tipos de las aventuras, los que no podían ser y lo intentaron y dejaron un reguero de luces que todavía iluminan sin que ellos siquiera lo adivinen. Algunos fueron buenos y por eso los tengo en el recuerdo. Los guapos del verano que iban y venían, sin que hubiera invierno ni otoño ni esperanzas. 

Solo a ellos los recuerdo, solo a ellos les escribo. Si hubo desamor, de eso no tengo idea. Es un fuego apagado. 

(foto: Nina Leen)

Entradas populares de este blog

"Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante"

"Nudos de vida" de Julien Gracq. Una fascinación sin compromiso.

"La librera de París" de Kerri Maher

Historia de un narcisista: incapaz de amar

Seis libros para leer junto a las buganvillas

Mary Wesley: maliciosa sencillez