Ir al contenido principal

Ámame de cualquier modo



Apretadísimos corsés, enaguas de seda roja, sombrillas y sombreros, abrigos de terciopelo, vestidos blancos para coquetear, vestidos rojo sangre para la luna de miel, vestidos verdes para pedir dinero, vestidos negros para mover los pies al ritmo de la música, guantes de finísima gamuza, combinaciones de encaje, mañanitas de suave lana, chalecos bordados…

Una chica de rostro angelical, mirada violeta, boca traviesa, sonrisa cautivadora, manos delicadas, cuerpo tibio…Una chica nacida en la India, una chica que emerge, de sorpresa, en el momento en que arde Atlanta. La chica no sabe lo que quiere, no sabe a quién ama de verdad, la chica busca un imposible y, al fin, se da cuenta de que se ha equivocado, de que siempre ha mirado en la dirección errónea. Es una chica díscola, atrevida, coqueta. Es, por siempre, Escarlata, Escarlata O´Hara. Mueve con sensualidad su 1,61 de estatura y tropieza, allá abajo, en la escalera, con un hombre muy alto, de 1,85, vestido elegantemente, con la mano cruzada sobre el chaleco, los ojos reidores y un gesto que parece besarla a lo lejos. 

Un hombre de verdad. Cínico, vividor, interesado, escéptico, lejos de casi todos, sin creencias, capaz de cualquier cosa por ganar dinero. Atractivo. Osado. Sin escrúpulos. Firme. Un hombre que, en la vida real, estuvo cinco años sin poder rodar un plano porque la mujer de su vida se había ido estúpidamente en un accidente de automóvil. Rhett Butler. Desde el primer momento sabe lo que quiere, sabe que la quiere. Sabe que no puede decirlo, que tiene que callarse, sabe que el silencio es su mejor aliado, que tiene que llegar otro tiempo en el que los sentimientos afloren…Sabe todo eso, pero no que los silencios engañan y que el engaño no tiene vuelta atrás. Por eso ha tirado por la borda la única posibilidad de ser feliz. “Francamente, querida, me importa un bledo“. Vuelven el descreimiento y la soledad. 


Los cuatro protagonistas de esta película tan famosa, que batió todos los récords de recaudación en taquilla y que los volvería a batir ahora, ahora mismo, en este mundo, “Lo que el viento se llevó“, sienten equivocadamente, aman sin abrir su corazón del todo, miran a un lado incierto, buscan lo que no podrán encontrar. Un cruce de palabras sin sentido, un fuego en el alma que no se apaga, la resignación que es lo contrario de la pasión, la pasión llena de recelo, que es un dolor que abrasa. No existen los abrazos, no existen las manos que se tocan, no existe la ligereza de los pies en el baile…es la guerra. 

Scarlett, Melanie, Rhett, Ashley, los cuatro sumidos en la irrefrenable euforia de la guerra que Margaret Mitchell retrata en su novela llevada al cine en 1939. Una superproducción que tuvo en David O´Selznick su verdadero hacedor, con ese baile de directores que todos conocemos, Víctor Fleming, George Cukor, Sam Wood…Esa música esplendorosa de Max Steiner. Estamos en Georgia, en 1861. Tara reluce y en ella la belleza y la picardía de Scarlett, que viste un maravilloso vestido y lleva un sombrero amplísimo para evitar que el sol manche su rostro, de piel blanca y nacarada. La diletancia de los hombres del sur, su elegancia, compiten con su ingenuidad y su deseo de querer salvar a la patria a través de la guerra contra los temidos y aborrecidos yanquis. 

La Guerra de Secesión americana es el marco para que los sentimientos estallen. Pero “Gone with the wind“ no es una historia bélica, más bien la contienda es el marco para que los personajes saquen al exterior lo más complejo de ellos mismos, lo bueno y también lo malo. El technicolor, en sus inicios, mostró el atroz paisaje de los muertos sureños y también la agonía de Atlanta. La extraordinaria labor de William Cameron Menzies en el diseño de producción logró que el espectador se sintiera partícipe de ese ambiente de desolación lleno de toques de ternura, incluso de humor, siempre de gestos. Personajes que no dicen lo que sienten. Te quiero pero no tanto. Sí pero no. 


Entradas populares de este blog

"Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante"

(Aibileen Clark con la niña a la que cuida, Mae Mobley Leefolt en Criadas y señoras, 2011) Una frase puede valer tanto como un tratado. La mayoría de los que escriben darían oro por una buena frase. Las frases son como las ideas: lo más difícil de hallar, lo más fácil de plagiar y lo más duradero. Una buena frase representa un logro para el que la escribe o pronuncia. Detrás de una buena frase siempre hay una idea valiosa. Y, además, una buena frase te hace pensar en cuestiones que merecen la pena.  La película Criadas y señoras (The Help, 2011, de Tate Taylor) incluye esta frase en boca de la criada negra de la niñita blanca: "Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante" . La criada negra no ha estudiado psicología pero ha criado ella sola a diecisiete niños. Todos ajenos. Todos blancos. Resulta incongruente cómo en esta película ( y supongo que también en la realidad que retrata) las mujeres blancas dejan a sus preciosos hijos blancos en manos de criadas

"El placer de vivir sola" de Marjorie Hillis

Para quienes piensen que este es un libro más de esos de autoayuda que nos tienen cercados hace tiempo basta fijarse en el año de su publicación original, 1936. Marjorie Hillis (1889-1971) es una pionera en todos los sentidos. Su trabajo en la revista Vogue la puso en contacto con mujeres que, como ella, llevaban las riendas de su vida. La publicación del libro obtuvo un enorme éxito. Es verdad que ella terminó saliendo del círculo de solteras independientes a las que iba dedicado: se casó en 1939. Pero eso no significa nada, salvo que esperó a casarse el momento en que encontró al hombre adecuado. Este resultó ser Thomas Henry Roulston, viudo y propietario de algunas tiendas en Brooklyn. El matrimonio duró diez años pues su marido murió en 1949.  Hillis, que llegó a ser editora asistente de Vogue, era hija de un pastor congregacional y estudió en un colegio para señoritas en New Jersey. Después del éxito de este libro escribió otro dedicado a los negocios que podía emprend

Hombres solos, hombres solitarios

Presumes que eres la ciencia y yo no lo entiendo así porque siendo tú la ciencia no me has comprendido a mí. (Soleares. Juanito Mojama) ✿✿ En los tiempos del Oeste americano, que tanta literatura ha creado y, sobre todo, tanto cine, los hombres cargaban sobre sus hombres el peso de la valentía. Ser cobarde era un oprobio. Ningún cobarde podía sacar adelante a su familia, ni mantener sus tierras, ni vivir con dignidad. Pareciera que la valentía era la moneda de curso legal. Y, sin embargo, el cine nos cuenta que los valientes o los dignos eran la excepción. Más bien hombres solos, a veces también solitarios, que, llegada la hora de la verdad, se encontraban en la más estricta y descarnada soledad. Los guionistas de los westerns eran, como se ve, grandes conocedores de la naturaleza humana, bastante más que la propia señorita Marple que decía siempre, comparando a la gente que conocía con la de su pueblo natal Saint Mary Mead, que "es la misma en todas partes