Ir al contenido principal

"La historia secreta de Jane Eyre" por John Pfordresher


Para extraer de este libro todo lo que encierra no hay otra solución que haber leído antes otros textos que se vierten en él y que arrojan luz sobre lo que dice. No es un libro de iniciación sino de ilustración. Arroja luz a lo que ya sabemos o intuimos sobre la obra de Charlotte Brontë, que es lo mismo que decir, sobre ella misma, pues ambas, vida y obra, lo que denominaba la escritora como Verdad e Imaginación, se dan la mano y no se sueltan ni en el libro ni en su existencia. 

Es un libro profundo, en el sentido de que está bien documentado. Pero no sesudo, ni rígido, ni convencional, ni académico. Más bien se mueve con total libertad entre los dos parámetros que ha elegido el autor: la historia que se cuenta y la persona que cuenta la historia. Jane Eyre y Charlotte Brontë, sobre todo, aunque también otras heroínas de la propia Charlotte, en otras obras que se pueden considerar menores a la luz de la fama y el éxito de "Jane Eyre" pero que, de ningún modo, deberían dejarse de lado pues son las que anticipan su escritura y las que modelan, antes de ser definitivos, los personajes y la propia acción. 

Hay algunas otras obras traducidas y publicadas en España que sirven para contextualizar el relato que hace Pfordresher, por ejemplo, la biografía de urgencia, apenas dos años después de morir, que hace la gran escritora Elizabeth Gaskell en su "Vida de Charlotte Brontë", cuya mirada piadosa sobre la protagonista nos hace intuir la vigilancia cerca de su padre, que le encargó su escritura a Gaskell y la amistad que esta sentía, con todo lo que ello conlleva de piedad y de ternura, por la propia Charlotte. Por otro lado, es interesante conocer la biografía de Winifred Gérin sobre otra de las hermanas "Emily Brontë", cuya lectura aporta algo más al universo Brontë en el que todos los hermanos parecían partes indisolubles de una misma realidad. Gérin escribió también una biografía de Charlotte, que se considera de referencia, pero no está, de momento, traducida al castellano, así como otros estudios sobre los hermanos. 

Recientemente salió a la luz un libro de Deborah Lutz llamado "El gabinete de las hermanas Brontë. Nueve objetos que marcaron sus vidas", en el que pueden aprovecharse elementos de la vida cotidiana que hacen más comprensible el conjunto. Por último, es imposible seguir el hilo de lo que cuenta esta historia secreta si no se ha leído con atención tanto "Jane Eyre" como también la otra obra que recoge como personaje principal una institutriz, es decir "Agnes Grey", de Anne Brontë. 

El profesor Pfordesher deja clara desde el principio su teoría: la explicación de que Charlotte Brontë fuera capaz de plasmar en su obra literaria sentimientos, emociones, hechos, que nunca vivió en la vida real tiene una ineludible razón en que, primero, esta afirmación inicial no es del todo cierta, y, segundo, que su imaginación actuó de modo compensatorio con respecto a sus vivencias. Dicho de otro modo: la mujer real, Charlotte, vivió todo aquello que se recoge en su literatura (razón por la cual no quiso nunca firmar con su nombre) y le añadió todo aquello que quisiera haber vivido (sobre todo el éxito amoroso, el llegar a conseguir la felicidad que la vida le negaba). Su temperamento apacible escondía un tormentoso sentido de la lealtad, la pasión amorosa e, incluso, la sexualidad. Su imaginación creativa convertía lo que podían ser frustraciones en hallazgos únicos, devolviendo a la autora una especie de compensación que nada más podría proporcionarle. Es un genial ejercicio de ida y de vuelta, una espectacular y gigantesca ola que entra y sale del océano. 

Para lograr explicar esta tesis el autor de este libro, experto en literatura victoriana y profesor en Georgetown (donde enseña "Jane Eyre" desde hace cuarenta años) va y viene de la ficción a la realidad. Tomando como base los datos que se tienen sobre la vida privada y pública de Charlotte, se aproxima a su obra, sobre todo a la citada como base del estudio, para demostrar de dónde salen esos personajes, de dónde sus actos, de dónde su simbolismo, y cómo su desenlace es lo único que la autora añade de su propia imaginación. Entrelaza los diferentes períodos de su vida, sus amistades y familia, su carácter y aspecto físico, con lo que ofrecen en sus libros esos personajes a los que ella añade elementos propios de su talento literario. El estilo es creación, pero hay una base preexistente que ella aprovecha de una forma ardua y sin tregua. Tanto es así que hubo quien se sintió ofendido al observar ese aprovechamiento y al verse reflejado en las obras con tanta claridad. 

Es un ejercicio fascinante el que este libro realiza. Incluso para aquellos lectores que no son específicamente brontianos supone escalar unas cimas que no se pueden subir sin la ayuda de esas consideraciones que ponen en contacto todo un mundo de conexiones perfectas. Desde el colegio primero en el que murieron sus hermanas mayores, con las profesores crueles y sin alma; hasta el segundo, en el que se permitió aprender con sosiego; pasando por su vida familiar, tan proclive al drama por un lado y por otro a la paz y a los ritos sencillos que los hermanos incluían en sus vidas de una forma natural; incluso todo lo referente a su estancia en Bruselas, tan desconocida por muchos, con el encuentro con el hombre del que se enamoró por primera vez y de la forma más apasionada posible; añadiendo los detalles de su boda, algo también inesperado en los profanos en la materia. 

Sobre todo, es el tejido literario con que arma sus libros lo que resulta más apasionante. Cómo cada uno de los capítulos de "Jane Eyre" tiene un significado más allá de lo que cuenta. Cómo sus novelas, sus aportaciones al universo Angria, sus poemas y dibujos, forman parte de una concepción del mundo que tiene en la literatura y en el arte en general una manera de redimirse de lo feo y lo desagradable. Cómo se embellece Charlotte al tiempo que embellece a la pequeña, delgada y poco agraciada Jane Eyre. Cómo la venganza de la escritora se torna en justicia cuando pone en su sitio a las personas malas que la despreciaron. Cómo la literatura toma de la vida la Verdad y cómo el talento le añade la Imaginación. Un cóctel que impresiona y enternece a la vez.

La historia secreta de Jane Eyre. Cómo escribió Charlotte Brontë su obra maestra. John Pfordresher. Editorial Alba, colección Trayectos. Primera edición octubre de 2018. 

Entradas populares de este blog

"Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante"

(Aibileen Clark con la niña a la que cuida, Mae Mobley Leefolt en Criadas y señoras, 2011) Una frase puede valer tanto como un tratado. La mayoría de los que escriben darían oro por una buena frase. Las frases son como las ideas: lo más difícil de hallar, lo más fácil de plagiar y lo más duradero. Una buena frase representa un logro para el que la escribe o pronuncia. Detrás de una buena frase siempre hay una idea valiosa. Y, además, una buena frase te hace pensar en cuestiones que merecen la pena.  La película Criadas y señoras (The Help, 2011, de Tate Taylor) incluye esta frase en boca de la criada negra de la niñita blanca: "Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante" . La criada negra no ha estudiado psicología pero ha criado ella sola a diecisiete niños. Todos ajenos. Todos blancos. Resulta incongruente cómo en esta película ( y supongo que también en la realidad que retrata) las mujeres blancas dejan a sus preciosos hijos blancos en manos de criadas

"El placer de vivir sola" de Marjorie Hillis

Para quienes piensen que este es un libro más de esos de autoayuda que nos tienen cercados hace tiempo basta fijarse en el año de su publicación original, 1936. Marjorie Hillis (1889-1971) es una pionera en todos los sentidos. Su trabajo en la revista Vogue la puso en contacto con mujeres que, como ella, llevaban las riendas de su vida. La publicación del libro obtuvo un enorme éxito. Es verdad que ella terminó saliendo del círculo de solteras independientes a las que iba dedicado: se casó en 1939. Pero eso no significa nada, salvo que esperó a casarse el momento en que encontró al hombre adecuado. Este resultó ser Thomas Henry Roulston, viudo y propietario de algunas tiendas en Brooklyn. El matrimonio duró diez años pues su marido murió en 1949.  Hillis, que llegó a ser editora asistente de Vogue, era hija de un pastor congregacional y estudió en un colegio para señoritas en New Jersey. Después del éxito de este libro escribió otro dedicado a los negocios que podía emprend

Hombres solos, hombres solitarios

Presumes que eres la ciencia y yo no lo entiendo así porque siendo tú la ciencia no me has comprendido a mí. (Soleares. Juanito Mojama) ✿✿ En los tiempos del Oeste americano, que tanta literatura ha creado y, sobre todo, tanto cine, los hombres cargaban sobre sus hombres el peso de la valentía. Ser cobarde era un oprobio. Ningún cobarde podía sacar adelante a su familia, ni mantener sus tierras, ni vivir con dignidad. Pareciera que la valentía era la moneda de curso legal. Y, sin embargo, el cine nos cuenta que los valientes o los dignos eran la excepción. Más bien hombres solos, a veces también solitarios, que, llegada la hora de la verdad, se encontraban en la más estricta y descarnada soledad. Los guionistas de los westerns eran, como se ve, grandes conocedores de la naturaleza humana, bastante más que la propia señorita Marple que decía siempre, comparando a la gente que conocía con la de su pueblo natal Saint Mary Mead, que "es la misma en todas partes