"Mira que eres canalla"


Ha apagado el teléfono. Ha encendido la música, una cosa de jazz o bossa, no recuerda. Ha bañado su pelo con un champú de rosas y los hilos brillantes se han estirado al tiempo que susurra canciones que aprendió hace unos años. Ha cerrado la historia, ha inventado el silencio. En la página web ha comprado un jersey y un vestido del tono del azul del océano y ha sonreído firme al mirarse al espejo, con una pinza roja enfrente de la imagen. 
Ha borrado las lágrimas. Ha olvidado los sueños. Ha buscado una frase que valga para el caso. Ha recordado todas las palabras vacías, las palabras crueles, las palabras manchadas de ese olor a soberbia y a corazón sin tiempo. Ha vencido por fin. Ha acariciado un libro. Ha levantado a Tara como si fuera tierra y ha jurado que nunca volverá a pasar pena, volverá a pasar llanto, volverá a pasar miedo.


(Fotografía de Arnold Newman. Título de Luis Eduardo Aute) 

Comentarios

Relibro ha dicho que…
Qué bien ha quedado el título con el resto del escrito. He pinchado en el artículo al encontrar atisbo de Aute.
Caty León ha dicho que…
Gracias. Vuelve por aquí cuando quieras. Adoro a Aute y odio a los canallas.

Entradas populares de este blog

"Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante"

Al otro lado de la calle

Los mares de Austen

"Felicidad" de Mary Lavin

"Tras los pasos de Jane Austen" de Espido Freire

"Como cambia el mar" de Elizabeth Jane Howard

Bogart y Hammett: El halcón maltés

Rosalía

Derramaré mis sueños

"Bajo la superficie" de Daisy Johnson