Conclusiones




-¿Qué haces?-dijo él
-Te miro-le contestó ella
-Y ¿qué ves?- repuso el hombre, esponjándose, saboreando de antemano el regalo de sus palabras
-Nada-dijo ella. 


Entonces, ella dirigió la mirada hacia su propio interior, pero, sobre todo, miró a los otros, miró el mundo que la rodeaba, agua, árbol, cielo. "¿Qué veo?", se preguntó. "Todo".

(Fotografías de Giselle Freund)

Comentarios

Entradas populares de este blog

"Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante"

El verano es (también) tiempo de lecturas

Historia de un narcisista: incapaz de amar

Los tres golpes de Tomás de Perrate

"Nudos de vida" de Julien Gracq. Una fascinación sin compromiso.

"Diario de una soledad" de May Sarton