Conclusiones




-¿Qué haces?-dijo él
-Te miro-le contestó ella
-Y ¿qué ves?- repuso el hombre, esponjándose, saboreando de antemano el regalo de sus palabras
-Nada-dijo ella. 


Entonces, ella dirigió la mirada hacia su propio interior, pero, sobre todo, miró a los otros, miró el mundo que la rodeaba, agua, árbol, cielo. "¿Qué veo?", se preguntó. "Todo".

(Fotografías de Giselle Freund)

Comentarios

Lo más leído

"Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante"

Al otro lado de la calle

Los mares de Austen