Ir al contenido principal

Seis libros para leer junto a las buganvillas


(Fotografía de Nina Leen)

Quizá tu verano esté poblado del tacto áspero de la buganvilla, de ese polvillo abrasador que sueltan sus hojas y del aire dorado que resulta, sin embargo, del violeta, del fucsia de su aspecto. Si es así, habrás probado la sensación única de sentarte en cualquier sitio incómodo, el suelo, una escalera, una butaca de pequeño tamaño, el alféizar de una ventana, un rincón de tu cuarto de verano, y abrir un libro cuajado de esperanza. La lectura en verano tiene el aire sosegado de un romance que un trovador cantara y lanzara hasta el aire esperando que su eco resuene más allá del silencio. Las páginas se posan y las manos discurren para encontrar la huella exacta que en ti quedará después de haberlo leído. En las noches, cuando el calor dispara su flecha y no se apaga. En los amaneceres. Junto al mar. En el sordo paraíso febril de la ciudad. En cualquier parte. 

Aquí tienes seis libros para leer este verano que, ahora sí, avanza sin detenerse y empañando el aire con una determinación que no se conocía en la extraña primavera que hemos vivido. En días, el calendario dará la bienvenida y será tiempo de llenar la alforja de lecturas. Si alguno de estos te acompaña, te abraza, verás qué fácil es dejarse seducir por su encanto. 

La señorita Pym dispone de Josephine Tey, con la editorial Hoja de Lata. Porque es un libro tierno, cuidadoso, de alguien en la mediana edad que conserva intacta la capacidad de observar, eso que a los humanos nos acompaña hasta el final de nuestras vidas, si la naturaleza es benévola con nosotros. Una investigación criminal de lo más subjetiva. Unos ojos que ven más allá y un desenlace no exento de enseñanzas de esas que te asaltan sin pedirlas y al final agradeces. 

Hace cuarenta años de María Van Rysselberghe, publicado por Errata naturae. ¿Quién no ha sentido que el amor se le escapaba, que no era suficiente con tener un matrimonio razonable, que alguien te ha robado el corazón y nunca te lo ha devuelto? María habla de sí misma, cambia los nombres para no hacer daño y espera el tiempo suficiente para que la vida haya sepultado las anécdotas. Pero el sentimiento permanece incólume y te atrapa. Eso, ya lo sabes, puede ocurrirle a cualquiera en cualquier instante. 

La mujer singular y la ciudad de Vivian Gornick, de Sexto Piso. La escritora tiene un punto de vista original, especial, muy suyo, acerca de la vida, de su vida. Su talento lo despliega a la hora de escribir esta especie de memorias de transeúnte, para contarnos cómo ha recorrido su ciudad buscando explicaciones, cómo ha querido entenderse a sí misma por medio de los otros y cómo sus interrogaciones han caído, en ocasiones, al vacío. Tú también has pensado alguna vez que tanta incertidumbre era demasiada. Vivian, sabiéndolo, la ha logrado trocar en una especie de autoafirmación que la hace más fuerte y, sobre todo, más libre. 

El asesinato de mi tía de Richard Hull, editada por Alba, en Rara Avis. Qué pícaro este Hull, de qué manera nos envuelve en la historia para conducirnos al lugar que él quiere. Su protagonista tiene la virtud de contar y de no decir, de aclarar y de dejar, al tiempo, cabos sueltos. Los suficientes para que la historia tenga dos lecturas y para que la tía, que no es manca, intervenga para dejar sentadas algunas cosas que se nos habían escamoteado. Una divertida historia que puede ser tragedia si así lo consideras, tú, el lector, el que sabrá poner punto final y aprender que no es oro todo lo que reluce. 

Objeto de amor de Edna O´Brien, en edición de Lumen. Esta colección de cuentos escritos por la autora irlandesa más importante del siglo XX y de lo que va de ese siglo XXI sin dudarlo, es una joya. Una auténtica joya de estilo, belleza, elegancia, misterio, compasión y vida, todo mezclado en un cóctel con la inigualable técnica O´Brien, esa forma de contar que apasiona y que te conduce a un lugar en el que penetras de puntillas, porque no quieres romper el hechizo. Magia con una realidad incontestable. Personas de carne y hueso, luchadores y vencidos, héroes y perdedores, todo sin escatimar nada, entregándose de forma generosa al lector que sabe hallar esta deliciosa mezcla que solo ella combina con maestría. 

Levadura de malicia de Robertson Davies, publicado por Libros del Asteroide. Robertson Davies es un genio de la literatura. Un escritor excepcional. Un narrador inusual, con una permanente voluntad de estilo y, sobre todo, con una tierna ironía, una visión llena de inteligencia y de pequeñas observaciones únicas. Hay pocos escritores que me hayan despertado tanta pasión al leer como él. Y este libro es un tesoro. Su argumento es tan original que no puede pasarse por alto. Su desarrollo es un río embravecido. Y su desenlace es lo que nadie espera y siempre era posible. Una preciosidad. 

Comentarios

Tabuyo Alonso ha dicho que…
Interesante selección. No he leído ninguno pero me gusta mucho como escribe Edna O´Brian.

Besos.
Cathy L. B. ha dicho que…
Ojalá alguno de ellos te guste y te haga pasar buenos ratos. Seguro que sí. Un abrazo

Entradas populares de este blog

"Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante"

(Aibileen Clark con la niña a la que cuida, Mae Mobley Leefolt en Criadas y señoras, 2011) Una frase puede valer tanto como un tratado. La mayoría de los que escriben darían oro por una buena frase. Las frases son como las ideas: lo más difícil de hallar, lo más fácil de plagiar y lo más duradero. Una buena frase representa un logro para el que la escribe o pronuncia. Detrás de una buena frase siempre hay una idea valiosa. Y, además, una buena frase te hace pensar en cuestiones que merecen la pena.  La película Criadas y señoras (The Help, 2011, de Tate Taylor) incluye esta frase en boca de la criada negra de la niñita blanca: "Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante" . La criada negra no ha estudiado psicología pero ha criado ella sola a diecisiete niños. Todos ajenos. Todos blancos. Resulta incongruente cómo en esta película ( y supongo que también en la realidad que retrata) las mujeres blancas dejan a sus preciosos hijos blancos en manos de criadas

"El placer de vivir sola" de Marjorie Hillis

Para quienes piensen que este es un libro más de esos de autoayuda que nos tienen cercados hace tiempo basta fijarse en el año de su publicación original, 1936. Marjorie Hillis (1889-1971) es una pionera en todos los sentidos. Su trabajo en la revista Vogue la puso en contacto con mujeres que, como ella, llevaban las riendas de su vida. La publicación del libro obtuvo un enorme éxito. Es verdad que ella terminó saliendo del círculo de solteras independientes a las que iba dedicado: se casó en 1939. Pero eso no significa nada, salvo que esperó a casarse el momento en que encontró al hombre adecuado. Este resultó ser Thomas Henry Roulston, viudo y propietario de algunas tiendas en Brooklyn. El matrimonio duró diez años pues su marido murió en 1949.  Hillis, que llegó a ser editora asistente de Vogue, era hija de un pastor congregacional y estudió en un colegio para señoritas en New Jersey. Después del éxito de este libro escribió otro dedicado a los negocios que podía emprend

Hombres solos, hombres solitarios

Presumes que eres la ciencia y yo no lo entiendo así porque siendo tú la ciencia no me has comprendido a mí. (Soleares. Juanito Mojama) ✿✿ En los tiempos del Oeste americano, que tanta literatura ha creado y, sobre todo, tanto cine, los hombres cargaban sobre sus hombres el peso de la valentía. Ser cobarde era un oprobio. Ningún cobarde podía sacar adelante a su familia, ni mantener sus tierras, ni vivir con dignidad. Pareciera que la valentía era la moneda de curso legal. Y, sin embargo, el cine nos cuenta que los valientes o los dignos eran la excepción. Más bien hombres solos, a veces también solitarios, que, llegada la hora de la verdad, se encontraban en la más estricta y descarnada soledad. Los guionistas de los westerns eran, como se ve, grandes conocedores de la naturaleza humana, bastante más que la propia señorita Marple que decía siempre, comparando a la gente que conocía con la de su pueblo natal Saint Mary Mead, que "es la misma en todas partes