Ir al contenido principal

"La hermosa burócrata" de Helen Phillips

Helen Phillips (Colorado, USA, 1983) es una de las nuevas voces de la narrativa americana. Vive en Nueva York e imparte clases en el Brooklyn College. Este es su primer libro publicado en castellano y antes de él publicó en inglés dos colecciones de relatos. 

No puede negarse la originalidad del planteamiento y la frialdad de la fórmula escogida para presentarlo. Una mujer joven, Josephine Anne Newbury, se presenta a una entrevista de trabajo con la ilusión de quien lleva ya varios años en el dique seco. Su marido, también administrativo, es Joseph David Jones y trabaja cerca de este sitio al que se dirige con esperanza Josephine. No es un buen agüero el que la reciba un ser extraño, no se sabe si hombre o mujer, de quien no conoce su nombre y al que llama, en su interior, La Persona con Mal Aliento

Es un trabajo gris. Como gris es el edificio, una masa de hormigón sin ventanas que está situada en las afueras. La claustrofobia es el primer sentimiento que produce saber que no hay luz natural en el interior y que los sistemas de ventilación, siempre en funcionamiento, generan una banda sonora inquietante y molesta. El trabajo de Josephine consiste en meter en una Base de Datos, una serie de elementos. Es un trabajo rutinario, que no parece ir más allá. Sin embargo, la misma escasez de pasión en esta tarea hace que Josephine se plantee cosas que van más allá de su cometido y, además, todo esto se dispara y se convierte en algo totalmente distinto cuando su marido, con el que lleva cinco años de feliz matrimonio, desaparece. A partir de este acontecimiento, lo que era primero un trabajo, después una incógnita y luego una preocupación, puede transformarse en un terrible paraíso de la duda. 

Este es el planteamiento del libro. La escritora maneja con mucha soltura el trajín de los datos, de la informática y de todo aquello que convierte la supuesta oficina en un ente fantasmagórico, como si fuera una nave espacial y como si lo que allí ocurre fuera un mal sueño, una tragedia o un absurdo. La misma dedicatoria del libro no deja de ser ocurrente: Para ADT, RPT, NPT y PT. Un guiño inicial a lo que vendrá después. El inicio también suministra pistas, no puede ser más explícito: "La persona que la entrevistó no tenía rostro". 

La hermosa burócrata ha sido traducida para la Editorial Siruela en su división Nuevos Tiempos por Daniel de la Rubia. Su primera edición en castellano ha salido en abril de 2018. 

Reseña de la autora (editorial):

Helen Phillips (Colorado, 1983) vive en Nueva York, donde imparte clases en el Brooklyn College. Además de La hermosa burócrata, que la situó a la vanguardia de la hornada de jóvenes narradores que está revolucionando el panorama literario estadounidense, ha publicado las colecciones de relatos And Yet They Were Happy (2011) y Some Possible Solutions (2016). Su obra, traducida a cinco idiomas y merecedora de numerosas distinciones, ha recibido el reconocimiento unánime de la crítica y de todas las grandes voces de su generación.

Comentarios

Entradas populares de este blog

"Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante"

(Aibileen Clark con la niña a la que cuida, Mae Mobley Leefolt en Criadas y señoras, 2011) Una frase puede valer tanto como un tratado. La mayoría de los que escriben darían oro por una buena frase. Las frases son como las ideas: lo más difícil de hallar, lo más fácil de plagiar y lo más duradero. Una buena frase representa un logro para el que la escribe o pronuncia. Detrás de una buena frase siempre hay una idea valiosa. Y, además, una buena frase te hace pensar en cuestiones que merecen la pena.  La película Criadas y señoras (The Help, 2011, de Tate Taylor) incluye esta frase en boca de la criada negra de la niñita blanca: "Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante" . La criada negra no ha estudiado psicología pero ha criado ella sola a diecisiete niños. Todos ajenos. Todos blancos. Resulta incongruente cómo en esta película ( y supongo que también en la realidad que retrata) las mujeres blancas dejan a sus preciosos hijos blancos en manos de criadas

"El placer de vivir sola" de Marjorie Hillis

Para quienes piensen que este es un libro más de esos de autoayuda que nos tienen cercados hace tiempo basta fijarse en el año de su publicación original, 1936. Marjorie Hillis (1889-1971) es una pionera en todos los sentidos. Su trabajo en la revista Vogue la puso en contacto con mujeres que, como ella, llevaban las riendas de su vida. La publicación del libro obtuvo un enorme éxito. Es verdad que ella terminó saliendo del círculo de solteras independientes a las que iba dedicado: se casó en 1939. Pero eso no significa nada, salvo que esperó a casarse el momento en que encontró al hombre adecuado. Este resultó ser Thomas Henry Roulston, viudo y propietario de algunas tiendas en Brooklyn. El matrimonio duró diez años pues su marido murió en 1949.  Hillis, que llegó a ser editora asistente de Vogue, era hija de un pastor congregacional y estudió en un colegio para señoritas en New Jersey. Después del éxito de este libro escribió otro dedicado a los negocios que podía emprend

Hombres solos, hombres solitarios

Presumes que eres la ciencia y yo no lo entiendo así porque siendo tú la ciencia no me has comprendido a mí. (Soleares. Juanito Mojama) ✿✿ En los tiempos del Oeste americano, que tanta literatura ha creado y, sobre todo, tanto cine, los hombres cargaban sobre sus hombres el peso de la valentía. Ser cobarde era un oprobio. Ningún cobarde podía sacar adelante a su familia, ni mantener sus tierras, ni vivir con dignidad. Pareciera que la valentía era la moneda de curso legal. Y, sin embargo, el cine nos cuenta que los valientes o los dignos eran la excepción. Más bien hombres solos, a veces también solitarios, que, llegada la hora de la verdad, se encontraban en la más estricta y descarnada soledad. Los guionistas de los westerns eran, como se ve, grandes conocedores de la naturaleza humana, bastante más que la propia señorita Marple que decía siempre, comparando a la gente que conocía con la de su pueblo natal Saint Mary Mead, que "es la misma en todas partes