Ir al contenido principal

"Te encontraré. En busca del hombre que me violó" de Joanna Connors

   El comienzo del libro es sensacional. Describe, como si le ocurriera a otra persona, la violación que sufrió con treinta años cuando estaba cubriendo la información de una obra de teatro. El relato de ese hecho está realizado de forma magistral. Podemos verlo y, sobre todo, podemos sentirlo.
   Así  se inicia esta historia verdad de Joanna Connors, periodista y violada. Como si contara una noticia. "Tenía treinta años cuando abandoné mi cuerpo por primera vez"
   Después de eso, nos relata cómo ese acto de violencia, porque no otra cosa es una violación, conformó su vida, influyendo en ella más que todas las cosas buenas que hasta entonces había vivido. Cómo la convirtió en una mujer miedosa, asustadiza, llena de dudas. Cómo estas dudas se extendieron como una mancha de aceite sobre todo lo que la rodeaba, incluidos sus seres más queridos.
   Habla también de silencio y, por fin, de revelación. Porque, a continuación, nos explica porqué y cómo contó a sus dos hijos, Dan y Zöe, aquello que le había ocurrido y que tras la condena del violador, ella enterró en lo más profundo de su ser, allí donde más daño podía hacerle. Ese dolor enquistado, esa renuncia a la verbalización, ese estigma, la fue comiendo por dentro y convirtiéndola en alguien que antes no era.
   El momento que elige para hablar con sus hijos está relacionado con sus miedos. Dan ya está en la universidad pero Zöe irá por primera vez. Y tema por ella. Una chica que está expuesta a todos los peligros que acechan en los campus. En un campus como cualquier otro ocurrió "lo suyo". Por eso Joanna Connors decide que tiene que advertir a su hija y, de paso, contarlo a su hijo. Y lo hace dentro de un coche, de camino, porque así no hay forma de escapar a la revelación.
   Su condición de periodista la pone en situación de poder investigar lo ocurrido. Y decide hacerlo porque ya no puede vivir con el miedo. Así, ir descubriendo cosas acerca de aquel hombre se trocará en un exorcismo. Hija y nieta de reporteros, es ese conocimiento específico el que hará que construya un itinerario que, al fin, describe cómo la violencia es parte de la sociedad en que vive y cómo librarse de ella es una odisea que no siempre está asegurada.
   Al tiempo que nos revela qué ocurrió durante aquella hora fatídica, cómo lo abordó con su marido, los médicos y los policías, nos muestra paso a paso su vuelta a los infiernos, esa necesidad de explicarse y de explicar, de conocer a su agresor, su entorno, su familia y los motivos, si es que existen, de que a ella le cambiara la vida el simple hecho de entrar en un teatro universitario, solitario y a oscuras.
   Una especie de herida, mucho más honda que la herida del cuello, que logra cicatrizar después de muchos cuidados médicos, es la que la convierte en otra persona. Es alguien diferente, quizá herido, alguien a quien los otros apenas conocen, y tiene que aceptarlo pero para ello han de pasar más de veinte años, ha de suceder que la oscuridad se aposente en su corazón, y ha de ocurrir que se aleje de todos, porque el secreto marca y esconde los verdaderos sentimientos.
   Este es un libro sobre la capacidad de redención de las palabras, sobre la necesidad de verbalizar, de cerrar las heridas a través de un relato, más o menos cierto, el que sea. También sobre la fuerza de los seres humanos para reconstruirse desde la destrucción, para juntar las piezas del puzzle de sus emociones para lograr un cierto equilibrio, un cierto perdón, una posibilidad de vida más allá del dolor y la desesperanza.


Te encontraré. En busca del hombre que me violó. Joanna Connors. Errata Naturae. Colección El pasaje de los panoramas. Traducción de Alba Ballesta. Primera edición enero de 2018. Título original: I Will Find You. In Search of  the Man who Raped Me. Imagen de cubierta: Getty Images. 

Sobre Joanna Connors (editorial errata naturae): Es periodista. Su trabajo ha aparecido  además de en otros muchos medios en Los Angeles Time y Chicago Tribune. Ha recibido varios galardones, entre los que se cuentan- por los artículos que dieron lugar a este libro-la prestigiosa Medill Medal for Courage in Journalism de la Universidad Northwestern y el Dart Award for Excellence in Coverage of Trauma de la Universidad de Columbia. 


Comentarios

Entradas populares de este blog

"Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante"

(Aibileen Clark con la niña a la que cuida, Mae Mobley Leefolt en Criadas y señoras, 2011) Una frase puede valer tanto como un tratado. La mayoría de los que escriben darían oro por una buena frase. Las frases son como las ideas: lo más difícil de hallar, lo más fácil de plagiar y lo más duradero. Una buena frase representa un logro para el que la escribe o pronuncia. Detrás de una buena frase siempre hay una idea valiosa. Y, además, una buena frase te hace pensar en cuestiones que merecen la pena.  La película Criadas y señoras (The Help, 2011, de Tate Taylor) incluye esta frase en boca de la criada negra de la niñita blanca: "Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante" . La criada negra no ha estudiado psicología pero ha criado ella sola a diecisiete niños. Todos ajenos. Todos blancos. Resulta incongruente cómo en esta película ( y supongo que también en la realidad que retrata) las mujeres blancas dejan a sus preciosos hijos blancos en manos de criadas

"El placer de vivir sola" de Marjorie Hillis

Para quienes piensen que este es un libro más de esos de autoayuda que nos tienen cercados hace tiempo basta fijarse en el año de su publicación original, 1936. Marjorie Hillis (1889-1971) es una pionera en todos los sentidos. Su trabajo en la revista Vogue la puso en contacto con mujeres que, como ella, llevaban las riendas de su vida. La publicación del libro obtuvo un enorme éxito. Es verdad que ella terminó saliendo del círculo de solteras independientes a las que iba dedicado: se casó en 1939. Pero eso no significa nada, salvo que esperó a casarse el momento en que encontró al hombre adecuado. Este resultó ser Thomas Henry Roulston, viudo y propietario de algunas tiendas en Brooklyn. El matrimonio duró diez años pues su marido murió en 1949.  Hillis, que llegó a ser editora asistente de Vogue, era hija de un pastor congregacional y estudió en un colegio para señoritas en New Jersey. Después del éxito de este libro escribió otro dedicado a los negocios que podía emprend

Hombres solos, hombres solitarios

Presumes que eres la ciencia y yo no lo entiendo así porque siendo tú la ciencia no me has comprendido a mí. (Soleares. Juanito Mojama) ✿✿ En los tiempos del Oeste americano, que tanta literatura ha creado y, sobre todo, tanto cine, los hombres cargaban sobre sus hombres el peso de la valentía. Ser cobarde era un oprobio. Ningún cobarde podía sacar adelante a su familia, ni mantener sus tierras, ni vivir con dignidad. Pareciera que la valentía era la moneda de curso legal. Y, sin embargo, el cine nos cuenta que los valientes o los dignos eran la excepción. Más bien hombres solos, a veces también solitarios, que, llegada la hora de la verdad, se encontraban en la más estricta y descarnada soledad. Los guionistas de los westerns eran, como se ve, grandes conocedores de la naturaleza humana, bastante más que la propia señorita Marple que decía siempre, comparando a la gente que conocía con la de su pueblo natal Saint Mary Mead, que "es la misma en todas partes