Ir al contenido principal

"La llamada de la tribu" de Mario Vargas Llosa

La autobiografía intelectual del Premio Nobel de Literatura Mario Vargas Llosa es el sentido último de este libro. Un recorrido que se realiza partiendo de aquellos pensadores que contribuyeron, según reconoce él mismo, a la conformación de su ideología política, social y económica. A cada uno de ellos dedica un capítulo: Adam Smith, Ortega y Gasset, Frederick von Hayek, Karl Popper, Isaiah Berlin, Raymond Aron, Jean-François Revel. Antes de eso, un pormenorizado capítulo de introducción explica sus intenciones y su recorrido vital desde las primeras posturas juveniles hasta la actualidad. 

Vargas expresa en una frase lo que será su pensamiento futuro: “Odio a los dictadores”. La situación de su Perú natal le influyó poderosamente a través de la lectura de La noche quedó atrás, de Jan Valtin, que leyó en 1952. Su primera militancia fue en el Grupo Cahuide (de ideas comunistas) en la Universidad de San Marcos, pública, popular y revolucionaria, según afirma. Las lecturas de Sartre ya eran parte de su bagaje y reafirmó su compromiso con estas ideas ante la revolución cubana desde 1958. Unos años después, en 1962, estuvo allí como periodista y deja claro que entonces pensó, como gran parte del mundo, que esa revolución sería un espacio de libertades (incluida la de expresión) frente a la dictadura. 

Su desengaño con la URSS (Camus tenía razón, y no Sartre, afirma), fue seguido de su ruptura con Cuba que tuvo como colofón el caso Padilla. Heberto Padilla, poeta y luego un alto cargo del régimen, fue acusado de espía al servicio de la CIA por el simple hecho de deslizar algunas críticas mal recibidas. Entonces Vargas redactó, con sus amigos Juan y Luis Goytisolo, Hans Magnus Enzensberger  y José María Castellet, una carta de protesta que sería firmada por otros prestigiosos escritores. Eso fue su sentencia de expulsión para siempre del paraíso cubano. 

Dos figuras políticas de enorme peso en el siglo XX son los pivotes sobre los que bascula de forma práctica su adhesión al liberalismo. Margaret Thatcher y Ronald Reagan, a los que conoció en algunas cenas con intelectuales, le llevan a pensar en que, si bien en muchos temas morales no logran concitar su acuerdo, sí son un exponente importante de la racionalidad de la dirigencia política en contra de la tribalidad que adjudica a los regímenes comunistas. Como dice en uno de sus párrafos, el liberalismo ofrece, como doctrina, más dudas que certezas, pero sus principios básicos, los que todo liberal aceptaría, al margen de otras diferencias que resultan lógica por la naturaleza no dogmática de estas ideas, están en la defensa de la libertad a todos los niveles, la igualdad de oportunidades para todos (con la educación como elemento central) y la descentralización del poder, con un Estado “pequeño” que asuma competencias en defensa, justicia y orden público e impulse a la vez las iniciativas pública y privada. 

A partir de esta exposición de sus ideas, argumentadas en la lectura de los autores a los que considera las máximas autoridades de su ideario, Vargas realiza una incursión con tintes personales, autobiográficos y contextualizado en su propio itinerario, de los siete pensadores antes referidos. No puede decirse que no quede claro su objetivo, esto es, dotar al liberalismo de una suerte de explicación pública, de defensa incluso, del mismo modo que lo tienen otras ideologías que, a su juicio, han sido mejor explicadas y, por ello mismo, divulgadas. 

Sinopsis sobre el autor (editorial): 

Mario Vargas Llosa, Premio Nobel de Literatura 2010, nació en Arequipa, Perú, en 1936. Aunque había estrenado un drama en Piura y publicado un libro de relatos, Los jefes, que obtuvo el Premio Leopoldo Alas, su carrera literaria cobró notoriedad con la publicación de La ciudad y los perros, Premio Biblioteca Breve (1962) y Premio de la Crítica (1963). En 1965 apareció su segunda novela, La casa verde, que obtuvo el Premio de la Crítica y el Premio Internacional Rómulo Gallegos. Posteriormente ha publicado piezas teatrales (La señorita de Tacna, Kathie y el hipopótamo, La Chunga, El loco de los balcones, Ojos bonitos, cuadros feos, Las mil noches y una noche y Los cuentos de la peste), estudios y ensayos (La orgía perpetua, La verdad de las mentiras, La tentación de lo imposible, El viaje a la ficción y La civilización del espectáculo), memorias (El pez en el agua), relatos (Los cachorros) y, sobre todo, novelas: Conversación en La Catedral, Pantaleón y las visitadoras, La tía Julia y el escribidor, La guerra del fin del mundo, Historia de Mayta, ¿Quién mató a Palomino Molero?, El hablador, Elogio de la madrastra, Lituma en los Andes, Los cuadernos de don Rigoberto, La Fiesta del Chivo, El Paraíso en la otra esquina, Travesuras de la niña mala, El sueño del celta, El héroe discreto y Cinco Esquinas. Ha obtenido los más importantes galardones literarios, desde los ya mencionados hasta el Premio Cervantes, el Príncipe de Asturias, el PEN/Nabokov y el Grinzane Cavour.

Ficha técnica: 
Título: La llamada de la tribu
Autor (es): Mario Vargas Llosa
Sello: ALFAGUARA. Penguin Random House, Grupo Editorial SAU
Fecha publicación: 03/2018
Idioma: Español
Diseño de cubierta: Paco Lacasta
Fotografía de cubierta: Pogonici/ Thinkstock

Comentarios

Entradas populares de este blog

"Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante"

(Aibileen Clark con la niña a la que cuida, Mae Mobley Leefolt en Criadas y señoras, 2011) Una frase puede valer tanto como un tratado. La mayoría de los que escriben darían oro por una buena frase. Las frases son como las ideas: lo más difícil de hallar, lo más fácil de plagiar y lo más duradero. Una buena frase representa un logro para el que la escribe o pronuncia. Detrás de una buena frase siempre hay una idea valiosa. Y, además, una buena frase te hace pensar en cuestiones que merecen la pena.  La película Criadas y señoras (The Help, 2011, de Tate Taylor) incluye esta frase en boca de la criada negra de la niñita blanca: "Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante" . La criada negra no ha estudiado psicología pero ha criado ella sola a diecisiete niños. Todos ajenos. Todos blancos. Resulta incongruente cómo en esta película ( y supongo que también en la realidad que retrata) las mujeres blancas dejan a sus preciosos hijos blancos en manos de criadas

"El placer de vivir sola" de Marjorie Hillis

Para quienes piensen que este es un libro más de esos de autoayuda que nos tienen cercados hace tiempo basta fijarse en el año de su publicación original, 1936. Marjorie Hillis (1889-1971) es una pionera en todos los sentidos. Su trabajo en la revista Vogue la puso en contacto con mujeres que, como ella, llevaban las riendas de su vida. La publicación del libro obtuvo un enorme éxito. Es verdad que ella terminó saliendo del círculo de solteras independientes a las que iba dedicado: se casó en 1939. Pero eso no significa nada, salvo que esperó a casarse el momento en que encontró al hombre adecuado. Este resultó ser Thomas Henry Roulston, viudo y propietario de algunas tiendas en Brooklyn. El matrimonio duró diez años pues su marido murió en 1949.  Hillis, que llegó a ser editora asistente de Vogue, era hija de un pastor congregacional y estudió en un colegio para señoritas en New Jersey. Después del éxito de este libro escribió otro dedicado a los negocios que podía emprend

Hombres solos, hombres solitarios

Presumes que eres la ciencia y yo no lo entiendo así porque siendo tú la ciencia no me has comprendido a mí. (Soleares. Juanito Mojama) ✿✿ En los tiempos del Oeste americano, que tanta literatura ha creado y, sobre todo, tanto cine, los hombres cargaban sobre sus hombres el peso de la valentía. Ser cobarde era un oprobio. Ningún cobarde podía sacar adelante a su familia, ni mantener sus tierras, ni vivir con dignidad. Pareciera que la valentía era la moneda de curso legal. Y, sin embargo, el cine nos cuenta que los valientes o los dignos eran la excepción. Más bien hombres solos, a veces también solitarios, que, llegada la hora de la verdad, se encontraban en la más estricta y descarnada soledad. Los guionistas de los westerns eran, como se ve, grandes conocedores de la naturaleza humana, bastante más que la propia señorita Marple que decía siempre, comparando a la gente que conocía con la de su pueblo natal Saint Mary Mead, que "es la misma en todas partes