Ir al contenido principal

"La novena hora" de Alice McDermott

El mes de mayo nos va a traer esta novela de Alice McDermott (Nueva York, 1953) a través de la editorial Libros del Asteroide. Una gran noticia porque es el último libro de la autora y hace poco que se publicó en su idioma original. Fue la misma editorial la que sacó a la luz su anterior novela: Alguien, en 2015. La serena visión de las vidas cotidianas, tratadas con sutileza, respeto y un punto de ternura que traza McDermott, me parece una manera de narrar sobresaliente. Comparto esa mirada, quizá por eso sigo a esta autora y la considero una de las narradoras más vivas e inteligentes de este momento. 

Así lo cuenta ella misma en una entrevista al diario El País realizada por Carles Geli con motivo de la publicación de Alguien: “La vida la vivimos entre dos oscuridades, sabiendo que es temporal y que la mortalidad nos hace frágiles en todo momento; eso está en toda mi obra pero aquí quizá más y en un solo personaje... Sabemos que somos mortales pero tenemos unas ganas locas de vivir, amamos, construimos grandes esperanzas; me interesa reflejar esa balanza, o ese duelo, entre realidad e ilusión y esa capacidad de admirar la vida que tiene la gente a pesar de saber cómo acabará todo”

Esta profesora de Humanidades de la Universidad John Hopkins, hija de irlandeses, se acerca a la gente corriente con una postura cómplice. No es lo suyo el género fantástico ni la invención desorbitada sino la narración, ajustada, sencilla y digna, de lo que la vida depara a la mayoría de nosotros: momentos felices, destellos de alegría, tránsito de penas y mucho tiempo de espera. La familia, los lazos que se establecen entre las personas, las emociones y sentimientos, tienen sitio de sobra en sus libros, porque son la argamasa, el cemento que nos ata a la vida. 

En La novena hora Alice McDermott (tres veces finalista de los Pulitzer—Aquella noche (1987, Tusquets), En bodas y entierros (1992, Tusquets), After This (2006)), trata el tema de la solidaridad entre los humanos, a partir de la historia de un suicidio que deja a una joven viuda y una hija sin amparo, salvo el de unas monjas, todo ello en el Brooklyn de principios del siglo XX. Ese punto social, ese acercamiento a clases marginadas es uno de los elementos de la obra de McDermott que más llaman la atención. Su gusto por los detalles, muy dickensiano como se ha dicho, complementa a la perfección el relato de hechos que presentan la parte mala de la vida. Pero sin acritud, con la casi resignada paciencia filosófica que quizá sea la que haga posible que, dentro del aluvión de problemas, aflore una cierta sonrisa. 


(Alice McDermott en la actualidad)

La novena hora de Alice McDermott. Editorial Libros del Asteroide. 
Traducción: Carlos Manzano Tamaño: 12,5 x 20 cm. Páginas: 296 ISBN: 978-84-17007-40-9 Fecha de lanzamiento: 14/05/2018

Sinopsis de la editorial: 

En una oscura tarde de invierno, en el Brooklyn de principios de siglo xx, un joven inmigrante irlandés que acaba de ser despedido convence a su mujer, que está a punto de dar a luz, para que salga a hacer la compra. Una vez solo en el apartamento, abre el gas y se suicida. La hermana St. Savior, una monja de un convento cercano, será quien ayude a Annie, la pobre viuda, a rehacer su vida. Annie trabajará durante muchos años como planchadora en la lavandería del convento. Su hija Sally, la verdadera protagonista de la historia, se cría entre pilas de ropa blanca y el siseo constante de la plancha, pero llegado el momento tendrá que elegir su propio camino en la vida. La novena hora es una preciosa novela sobre el perdón y el olvido, sobre cómo la solidaridad es uno de los sentimientos más genuinamente humanos. En esta historia que recorre tres generaciones de un pequeño vecindario de Brooklyn, McDermott vuelve a demostrar que es una de las más notables escritoras norteamericanas en activo. Una preciosa novela sobre cómo la solidaridad es uno de los sentimientos más genuinamente humanos.

Sobre la autora (datos de la editorial): 

Alice McDermott nació en Brooklyn, Nueva York, en 1953. Es profesora de Humanidades en la Universidad John Hopkins y una de las autoras literarias más prestigiosas de su país. Ha publicado seis novelas, entre las que destacan Un hombre con encanto (1998, ganadora del National Book Award), Alguien (2013; Libros del Asteroide, 2015) y La novena hora (2017)

Comentarios

Entradas populares de este blog

"Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante"

(Aibileen Clark con la niña a la que cuida, Mae Mobley Leefolt en Criadas y señoras, 2011) Una frase puede valer tanto como un tratado. La mayoría de los que escriben darían oro por una buena frase. Las frases son como las ideas: lo más difícil de hallar, lo más fácil de plagiar y lo más duradero. Una buena frase representa un logro para el que la escribe o pronuncia. Detrás de una buena frase siempre hay una idea valiosa. Y, además, una buena frase te hace pensar en cuestiones que merecen la pena.  La película Criadas y señoras (The Help, 2011, de Tate Taylor) incluye esta frase en boca de la criada negra de la niñita blanca: "Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante" . La criada negra no ha estudiado psicología pero ha criado ella sola a diecisiete niños. Todos ajenos. Todos blancos. Resulta incongruente cómo en esta película ( y supongo que también en la realidad que retrata) las mujeres blancas dejan a sus preciosos hijos blancos en manos de criadas

"El placer de vivir sola" de Marjorie Hillis

Para quienes piensen que este es un libro más de esos de autoayuda que nos tienen cercados hace tiempo basta fijarse en el año de su publicación original, 1936. Marjorie Hillis (1889-1971) es una pionera en todos los sentidos. Su trabajo en la revista Vogue la puso en contacto con mujeres que, como ella, llevaban las riendas de su vida. La publicación del libro obtuvo un enorme éxito. Es verdad que ella terminó saliendo del círculo de solteras independientes a las que iba dedicado: se casó en 1939. Pero eso no significa nada, salvo que esperó a casarse el momento en que encontró al hombre adecuado. Este resultó ser Thomas Henry Roulston, viudo y propietario de algunas tiendas en Brooklyn. El matrimonio duró diez años pues su marido murió en 1949.  Hillis, que llegó a ser editora asistente de Vogue, era hija de un pastor congregacional y estudió en un colegio para señoritas en New Jersey. Después del éxito de este libro escribió otro dedicado a los negocios que podía emprend

Hombres solos, hombres solitarios

Presumes que eres la ciencia y yo no lo entiendo así porque siendo tú la ciencia no me has comprendido a mí. (Soleares. Juanito Mojama) ✿✿ En los tiempos del Oeste americano, que tanta literatura ha creado y, sobre todo, tanto cine, los hombres cargaban sobre sus hombres el peso de la valentía. Ser cobarde era un oprobio. Ningún cobarde podía sacar adelante a su familia, ni mantener sus tierras, ni vivir con dignidad. Pareciera que la valentía era la moneda de curso legal. Y, sin embargo, el cine nos cuenta que los valientes o los dignos eran la excepción. Más bien hombres solos, a veces también solitarios, que, llegada la hora de la verdad, se encontraban en la más estricta y descarnada soledad. Los guionistas de los westerns eran, como se ve, grandes conocedores de la naturaleza humana, bastante más que la propia señorita Marple que decía siempre, comparando a la gente que conocía con la de su pueblo natal Saint Mary Mead, que "es la misma en todas partes