Ir al contenido principal

"La serpiente de Essex" de Sarah Perry



La literatura gótica vuelve. Y no solamente en las reminiscencias que podemos observar en la literatura juvenil, esas sagas llenas de seres extraños, paisajes tenebrosos, héroes formidables y muchachas en peligro. También vuelve en la literatura de adultos y este libro es una muestra de ello. El neogótico literario tiene en Sarah Perry una representante y la editorial Siruela ha apostado publicando este libro que tiene todos los ingredientes para ser una lectura apasionante y entretenida. 

La protagonista de la historia es Cora Seaborne, que se ha quedado viuda de un hombre que nunca la hizo feliz y que, junto con su hijo Francis (un niño "extraño" al que hay que entender) abandona la ciudad de Londres para instalarse en un lugar del que espera paz: Essex. Esa vuelta a los paisajes rurales, a lugares en los que la ciencia se esconde y brilla la leyenda y la superstición, es un elemento sustancial de la novela. En la parroquia de Aldwinter se cuenta que una criatura monstruosa ha vuelto después de poblar durante años el estuario y de llevarse muchas vidas por delante. Esto supondrá un reto para Cora, que se lanza a investigar qué hay de verdad en ello. Aparece entonces un antagonista, el representante de la iglesia, el vicario, William Ransome, que tiene que velar porque sus feligreses no se extravíen. Ambos mantendrán un equilibrio muy difícil en sus relaciones, un equilibrio por momentos alterado y que puede terminar en un final que no imaginamos. 

Sarah Perry nació en el mismo Essex en 1979 y con esta su segunda novela consiguió en 2016 el British Word Award. La crítica la ha saludado con gran interés y ha tenido una importante aceptación en el público. El libro comienza en Nochevieja y se desarrolla en cuatro capítulos cada uno de los cuales abarca diferentes meses del año. Así, el primer capítulo Extrañas nuevas hay en Essex, ocupará enero, febrero y marzo. El segundo, Ponga él todo su empeño, abril y mayo. El tercero, Velad, pues, en todo tiempo, trata de junio, julio y agosto. Para cerrar el libro, el cuarto capítulo, Estos últimos tiempos de rebelión, sucede en septiembre y noviembre. Si nos fijamos en la sucesión de meses, solamente faltan dos meses octubre y diciembre. 

La autora combina un estilo narrativo sencillo y sin caer en la pormenorización exagerada, con luna descripción de lugares y personas hecha en forma muy sensorial, de manera que se pueden percibir los ambientes, las reacciones y sentimientos dando un aire de verosimilitud a lo que no es sino una fantasía extraordinaria. Por otro lado, mantiene en la escritura una personal interpretación de la escritura gótica, de esas novelas de finales del siglo XVIII en las que se inspira, tanto en la construcción de las frases como en el empleo de figuras literarias y vocabulario. 

El conflicto entre ciencia y religión aparece en todo su amplio contenido. Sin embargo, no se trata de una contienda cerrada ni de un enfoque maximalista, pues ambas posturas se irán acercando y separando paulatinamente en función del flujo de relaciones entre las dos personas que las representan y al hilo también de los acontecimientos. El comienzo del libro, Nochevieja, en el que se narra la peripecia de un joven que ha bebido durante horas y se acerca al río Blackwater para hallar una temible aparición, es genial, pone la narración en su momento exacto y te sumerge en la novela con muchas ganas de saber quién ganará esta singular batalla. 

La dedicatoria del libro es tan inimitable que no puedo dejar de reproducirla aquí y tiene mucho que ver con el desenlace. Es del libro de Michel de Montaigne, De los afectos, y dice así: Si me apuran para que diga por qué le amaba, siento que es algo que no puedo expresar, salvo contestando: "Porque él era él; y porque yo era yo". 

La serpiente de Essex. Sarah Perry. Editorial Siruela. Colección Nuevos tiempos. 
Traducción de Carlos Jiménez Arribas
408 páginas
GANADORA DEL BRITISH BOOK AWARD 2016 
Señalada como libro del año por la cadena de librerías Waterstones y número uno en la lista de libros más vendidos del Sunday Times, La serpiente de Essex también fue finalista del Costa Award 2016 y seleccionada para los premios Wellcome Book y el Baileys 2017.

Comentarios

Entradas populares de este blog

"Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante"

(Aibileen Clark con la niña a la que cuida, Mae Mobley Leefolt en Criadas y señoras, 2011) Una frase puede valer tanto como un tratado. La mayoría de los que escriben darían oro por una buena frase. Las frases son como las ideas: lo más difícil de hallar, lo más fácil de plagiar y lo más duradero. Una buena frase representa un logro para el que la escribe o pronuncia. Detrás de una buena frase siempre hay una idea valiosa. Y, además, una buena frase te hace pensar en cuestiones que merecen la pena.  La película Criadas y señoras (The Help, 2011, de Tate Taylor) incluye esta frase en boca de la criada negra de la niñita blanca: "Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante" . La criada negra no ha estudiado psicología pero ha criado ella sola a diecisiete niños. Todos ajenos. Todos blancos. Resulta incongruente cómo en esta película ( y supongo que también en la realidad que retrata) las mujeres blancas dejan a sus preciosos hijos blancos en manos de criadas

"El placer de vivir sola" de Marjorie Hillis

Para quienes piensen que este es un libro más de esos de autoayuda que nos tienen cercados hace tiempo basta fijarse en el año de su publicación original, 1936. Marjorie Hillis (1889-1971) es una pionera en todos los sentidos. Su trabajo en la revista Vogue la puso en contacto con mujeres que, como ella, llevaban las riendas de su vida. La publicación del libro obtuvo un enorme éxito. Es verdad que ella terminó saliendo del círculo de solteras independientes a las que iba dedicado: se casó en 1939. Pero eso no significa nada, salvo que esperó a casarse el momento en que encontró al hombre adecuado. Este resultó ser Thomas Henry Roulston, viudo y propietario de algunas tiendas en Brooklyn. El matrimonio duró diez años pues su marido murió en 1949.  Hillis, que llegó a ser editora asistente de Vogue, era hija de un pastor congregacional y estudió en un colegio para señoritas en New Jersey. Después del éxito de este libro escribió otro dedicado a los negocios que podía emprend

Hombres solos, hombres solitarios

Presumes que eres la ciencia y yo no lo entiendo así porque siendo tú la ciencia no me has comprendido a mí. (Soleares. Juanito Mojama) ✿✿ En los tiempos del Oeste americano, que tanta literatura ha creado y, sobre todo, tanto cine, los hombres cargaban sobre sus hombres el peso de la valentía. Ser cobarde era un oprobio. Ningún cobarde podía sacar adelante a su familia, ni mantener sus tierras, ni vivir con dignidad. Pareciera que la valentía era la moneda de curso legal. Y, sin embargo, el cine nos cuenta que los valientes o los dignos eran la excepción. Más bien hombres solos, a veces también solitarios, que, llegada la hora de la verdad, se encontraban en la más estricta y descarnada soledad. Los guionistas de los westerns eran, como se ve, grandes conocedores de la naturaleza humana, bastante más que la propia señorita Marple que decía siempre, comparando a la gente que conocía con la de su pueblo natal Saint Mary Mead, que "es la misma en todas partes