Ir al contenido principal

"Geopolítica de las series o el triunfo global del miedo" de Dominique Moïsi


El impacto que las series de televisión están teniendo en la conformación del pensamiento e incluso del modo de vida actual es evidente. En el mundo occidental, el que disfruta de canales de televisión por cable, fibra óptica y de pago, las series han sustituido cualquier otro tipo de entretenimiento. La adicción que supone ha generado cambios en las costumbres familiares y sociales. El gusto por una u otra da lugar a interpretaciones psicológicas acerca de la personalidad de los espectadores. Las series retratan la vida pero dan un paso más: proponen una clase de vida a la que podíamos aspirar si estamos convencidos de ello.
Algunos de estos personajes, los que forman parte de las sagas más exitosas, tienen un papel en el imaginario general, son como de la familia, referentes, personas casi de carne y hueso que nos inspiran frases, ideas, formas de vestir e, incluso de ser. Revolucionan la vida cotidiana por el sencillo método de estar presentes en nuestras vidas. El último paso, logrado a través de las plataformas de pago, es verlas en nuestro dispositivo móvil, nuestra Tablet o nuestro ordenador. El elemento de visión colectiva que da el aparato de televisión desaparece. Cada uno de los miembros de la familia tiene su propia serie de referencia.
Por supuesto que el autor de este libro da un paso más: dada su condición profesional ha decidido ver la influencia que las series de televisión tienen como muestrario del mundo actual en su aspecto más público: la política.
Analizando determinadas series de éxito y poniendo como hechos referentes algunos acontecimientos fundamentales de este tiempo, logra encontrar aspectos clave que dan idea del papel de las series y de su relación con el entorno geopolítico en el que se enclavan o al que se dirigen, estableciendo diferencias de comportamiento en los distintos ámbitos culturales y sociopolíticos.
Comprender el mundo en que vivimos es, por lo tanto, también, entender los modelos de ocio, de representación y de cultura. Las series, en cuanto que participan de los tres elementos, sirven en este caso como paradigma de comportamiento, guía de ideas y muestrario de ideologías. El libro de Moïsi ahonda en todo esto.

Ficha del libro:
Autor/es: Dominique Moïsi
Traducción: Silvia Moreno Parrado
Fecha de publicación: 25/09/2017
Formato: 14 x 21,5
Páginas: 200
PVP: 18,50 €
ISBN: 978-84-16544-48-6

Reseña del autor (editorial Errata naturae):
Nacido en 1946, Dominique Moïsi es politólogo y una de las máximas figuras internacionales en el ámbito de la geopolítica. Nacido en Estrasburgo e hijo de un superviviente del campo de exterminio de Auschwitz, estudió Ciencias Políticas y Derecho en la Universidad de la Sorbona. Fue asistente de Raymond Aron, y ha impartido clase en algunas de las instituciones más importantes del mundo, como la Universidad de Harvard o el King’s College de Londres. Actualmente es catedrático de Geopolítica del Collège d’Europe y colaborador habitual de periódicos como El PaísThe Financial TimesThe New York TimesDie Welt o Les Echos. Entre sus últimos libros cabe destacar Un juif improbableLa Géopolitique de l’émotion o Le nouveau déséquilibre du monde.

Entradas populares de este blog

"Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante"

(Aibileen Clark con la niña a la que cuida, Mae Mobley Leefolt en Criadas y señoras, 2011) Una frase puede valer tanto como un tratado. La mayoría de los que escriben darían oro por una buena frase. Las frases son como las ideas: lo más difícil de hallar, lo más fácil de plagiar y lo más duradero. Una buena frase representa un logro para el que la escribe o pronuncia. Detrás de una buena frase siempre hay una idea valiosa. Y, además, una buena frase te hace pensar en cuestiones que merecen la pena.  La película Criadas y señoras (The Help, 2011, de Tate Taylor) incluye esta frase en boca de la criada negra de la niñita blanca: "Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante" . La criada negra no ha estudiado psicología pero ha criado ella sola a diecisiete niños. Todos ajenos. Todos blancos. Resulta incongruente cómo en esta película ( y supongo que también en la realidad que retrata) las mujeres blancas dejan a sus preciosos hijos blancos en manos de criadas

"El placer de vivir sola" de Marjorie Hillis

Para quienes piensen que este es un libro más de esos de autoayuda que nos tienen cercados hace tiempo basta fijarse en el año de su publicación original, 1936. Marjorie Hillis (1889-1971) es una pionera en todos los sentidos. Su trabajo en la revista Vogue la puso en contacto con mujeres que, como ella, llevaban las riendas de su vida. La publicación del libro obtuvo un enorme éxito. Es verdad que ella terminó saliendo del círculo de solteras independientes a las que iba dedicado: se casó en 1939. Pero eso no significa nada, salvo que esperó a casarse el momento en que encontró al hombre adecuado. Este resultó ser Thomas Henry Roulston, viudo y propietario de algunas tiendas en Brooklyn. El matrimonio duró diez años pues su marido murió en 1949.  Hillis, que llegó a ser editora asistente de Vogue, era hija de un pastor congregacional y estudió en un colegio para señoritas en New Jersey. Después del éxito de este libro escribió otro dedicado a los negocios que podía emprend

Hombres solos, hombres solitarios

Presumes que eres la ciencia y yo no lo entiendo así porque siendo tú la ciencia no me has comprendido a mí. (Soleares. Juanito Mojama) ✿✿ En los tiempos del Oeste americano, que tanta literatura ha creado y, sobre todo, tanto cine, los hombres cargaban sobre sus hombres el peso de la valentía. Ser cobarde era un oprobio. Ningún cobarde podía sacar adelante a su familia, ni mantener sus tierras, ni vivir con dignidad. Pareciera que la valentía era la moneda de curso legal. Y, sin embargo, el cine nos cuenta que los valientes o los dignos eran la excepción. Más bien hombres solos, a veces también solitarios, que, llegada la hora de la verdad, se encontraban en la más estricta y descarnada soledad. Los guionistas de los westerns eran, como se ve, grandes conocedores de la naturaleza humana, bastante más que la propia señorita Marple que decía siempre, comparando a la gente que conocía con la de su pueblo natal Saint Mary Mead, que "es la misma en todas partes